Compartir
Publicidad
'La Visita', escalofriante y divertida al mismo tiempo
Críticas

'La Visita', escalofriante y divertida al mismo tiempo

Publicidad
Publicidad

Hay dos tradiciones que gustan mucho en Estados Unidos relacionadas con el cine con una gran relación entre ellas. La primera es aprovechar cualquier síntoma de debilidad para atacar con extrema dureza a alguien que hubiera destacado mucho y la segunda es el impulsar el regreso por la puerta grande de antiguas estrellas caídas en desgracia. M. Night Shyamalan lleva muchos años atrapado en lo primero, hasta el punto de que algunos creen que todo fue a peor tras el estreno de ‘El sexto sentido’ (The Sixth Sense).

Por mi parte, creo que ‘El protegido’ (Unbreakable) es el punto álgido de su carrera y hasta defiendo títulos con muy mala fama como ‘El incidente’ (The Happening) o ‘After Earth’, pero es innegable que el interés de su cine había bajado durante los últimos años. Quizá por eso aceptase el reto de rodar una película de terror de bajo presupuesto que ha acabado siendo mucho más que eso, ya que ‘La Visita’ (The Visit) es un paso en la buena dirección por mucho que se quede un poco lejos de sus mejores trabajos.

’La Visita’, un cóctel peculiar

La escena del horno de

Sospecho que a estas alturas ya sabréis que Shyamalan realizó tres montajes diferentes de ‘La Visita’, el primero centrado en su lado más terrorífico, el segundo dando prioridad a su lado más cómico y un tercero alternando los dos primeros. Finalmente se decantó por este último y no me extrañaría que muchos espectadores no entrasen en la película como consecuencia de ello, sobre todo si tenemos en cuenta los problemas que ha tenido con anterioridad el cine de Shyamalan por las diferencias entre lo que vendían los tráileres y lo que acababan siendo en realidad.

Lo que no conviene dejar de lado es que estamos ante una película que en su raíz es un drama familiar, ya que Shyamalan no tiene interés en reducir este elemento a que el motivo de que los nietos no conozcan prácticamente nada de sus abuelos a un mero macguffin y prefiere hacer hincapié en ello para ligar esas dos realidades en principio tan incompatibles como el terror de verdad y la comedia ligera, logrando así que ni siquiera esos peculiares raps que se marca el personaje interpretado por Ex Oxenbould te saquen de lo que te están contando. De hecho, es un detalle esencial para definirlo y ‘La Visita’ bajaría varios enteros sin ellos.

Escena de la película

Sin entrar en spoilers, Oxenbould representaría el lado más cómico –aunque hay más que rascar tras la mera superficie-, Olivia DeJonge el drama –impagable el momento en el que la cámara se va acercando a su rostro para que con simples gestos tenga que mostrar su desolación interior- y los abuelos ese elemento de terror que va pasando de pequeñas y sospechosas rarezas a cosas cada vez más desconcertantes. La cuestión es que la unión funciona en gran parte porque el trabajo de los actores raya a muy buen nivel y también porque Shyamalan establece una relación fluida entre ellos a través del guión.

Sí que es cierto que se le pueden poner varios peros a las soluciones adoptadas por el cineasta indio para construir la historia –todas ellas encaminas hacia el giro de guión quizá menos sorprendente de su carrera, pero a cambio el más lógico y mejor construido-, aunque tampoco son saltos de fe excesivos. A cambio nos propone un estimulante juego en el que lo que podría ser visto como altibajos de interés o incapacidad para mantener la sensación de suspense no es más que la consecuencia de una decisión muy meditada para convertir a ‘La Visita’ en mucho más que una “simple” película de terror.

Sacando todo el jugo al found footage

El found footage de

Mi otro gran miedo hacia ‘La Visita’ era que Shyamalan cometiese un error habitual en el cine de metraje encontrado, y es dejar que las obvias limitaciones del found footage te esclavicen. Por suerte, lo que sucede aquí es que lo asimila e integra dentro de su discurso -hasta altera varios elementos definitorios del found footage- y lo único realmente cuestionable de su utilización está en lo creíble que pueda ser que un par de chavales muestre tanto talento para los encuadres de lo que está pensando como un mero documental para ayudar a superar a su madre un hecho traumático del pasado.

Además, Shyamalan también lo aprovecha para trazar un retrato bastante certero de la actitud cambiante de cada uno según esté siendo o no enfocado por la cámara, siendo este uno de los muchos detalles para que el found footage sea una forma de exteriorizar las heridas internas de todos los personajes, algunas más evidentes a simple vista y otras con un elemento oscuro que ayuda a dar más fuerza a esos momentos en los que el terror se adueña de la función, todos ellos muy bien ejecutados en lo visual y que siempre consiguen el impacto deseado.

Los protagonistas de

Se crea entonces una interesante conexión entre la vertiente más emocional y la más comercial de ‘La Visita’, aunque justo es reconocer que dista mucho de ser perfecta y hay algunos momentos que no llegan a cuajar. Ojo, sí que entiendo su presencia y lo que Shyamalan busca con ellos, pero siempre ha sido mucho mejor director que guionista –a decir verdad, creo que la caída de interés de su cine se debe primordialmente a esto, ya que su talento visual siempre ha estado ahí, aunque no siempre con la misma intensidad- y eso también se nota aquí.

Además de a través del trabajo de dirección de Shyamalan y de que el conjunto en sí mismo funciona, el trabajo de los actores también resulta esencial, ya que la naturalidad que se transmite resulta esencial para la implicación emocional del espectador en lo que está sucediendo en ese momento y en lo que vamos descubriendo que sucedió en el pasado. Con todo, no son actuaciones de esas que ves y te dejan impresionado por sí mismas, pero lo realmente importante es que cumplen su función para elevar la película, así que yo no tengo ninguna queja reseñable en este aspecto.

En definitiva, ‘La Visita’ es un estimulante cóctel que mezcla terror, comedia y drama de una forma que desconcertará a algunos –si lo que buscáis es “sólo” pasar miedo, os recomiendo que recuperes en casa la estupenda película de la que os hablé hace poco- y eso hará que algunos acaben odiándola. Por mi parte, os animaría a darle una oportunidad siendo conocedores de antemano de lo que podéis esperar de ella, y como tal está a un nivel bastante alto.

Otra crítica en Blogdecine | 'La Visita', la broma

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos