Compartir
Publicidad

'Patinazo a la Gloria', poco espacio para otro personaje memorable de Will Ferrell

'Patinazo a la Gloria', poco espacio para otro personaje memorable de Will Ferrell
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado viernes 20 de julio se estrenó en nuestro país 'Patinazo a la Gloria', ocasión que aproveché para volver a la carga con el polémico tema del absurdo doblaje. Como se podía comprobar claramente al comparar los trailers, la nueva comedia protagonizada por el divertidísimo Will Ferrell perdía muchos enteros al pasarla al castellano. Afortunadamente, en esta ocasión pude disfrutar de la película en versión original, no como con su anterior comedia, la recomendable 'Pasado de Vueltas' (lamentable "traducción" del original 'Talladega Nights: The Ballad of Ricky Bobby'). Y aclaro esto porque es posible que esta crítica pueda parecerle muy positiva en ciertos aspectos a algunos que ya vieron la película en el cine; estas personas sólo tienen que tener en cuenta que se han perdido toda la gracia que aporta Ferrell a su personaje. Este actor sin su voz, sencillamente no es él. Si sólo lo habéis visto doblado, no tenéis ni idea de quién es Ferrell.

'Patinazo a la Gloria' ('Blades of Glory') se centra en dos patinadores artísticos tan extraordinarios como sumamente diferentes: Chazz Michael Michaels y Jimmy MacElroy. Tras un ajustado empate, se les entrega a ambos el título de campeón del mundo; sin embargo, su rivalidad les hace pelearse en plena ceremonia y la federación no sólo les quita las medallas sino que les prohíbe volver a competir. Años después, sin embargo, los dos se reencuentran y deciden formar equipo para patinar en la modalidad de parejas, la única vía que les queda para volver a competir en el deporte que aman.

Dejando el tema del doblaje a un lado, 'Patinazo a la Gloria' no es la película que esperaba, a tenor de las buenas críticas recibidas en los Estados Unidos, donde, como de costumbre, Ferrell logró una magnífica respuesta del público (el film alcanzó una recaudación de más de 100 millones de dólares). No se entiende cómo, sabiendo esto, la película ha tenido tan mala distribución en España, no llegando a localidades donde sí envían normalmente todo tipo de productos norteamericanos. En cualquier caso, como decía, lo nuevo de Ferrell no está a la altura de su máxima estrella, quien compone otro personaje genial pero que carece de un guión que permita desplegar todo su potencial. 'Patinazo a la Gloria' tiene un comienzo fantástico, tiene también algunos gags buenísimos y un par de momentos memorables, pero conforme avanza el metraje se va quedando sin gasolina, llegando a un último acto donde no queda nada de fuerza y cada escena que se sucede va siendo más absurda que la anterior. La labor de los directores, Josh Gordon y Will Speck, es demasiado convencional, televisiva, carente de fuerza e imaginación; de todas formas, en este tipo de productos no es nada raro, para ellos es un simple encargo profesional más. Sólo la resolución de la divertida y emocionante competición final permite mantener atento al espectador. Por cierto, es una lástima que no aprovecharan más ese torneo mostrando a más patinadores, y de diferentes países, pero todo apuntan a que se conformaban con poco. Y volvemos a lo de siempre. ¿Es que el cine no puede ser mero entretenimiento? ¡Por supuesto que sí! En muchas ocasiones me he encontrado sólo con ánimo para consumir ese tipo de cine. Está muy bien que se hagan estas películas, simplemente para echar unas risas y pasar el rato. Pero, personalmente, creo que había potencial para dar mucho más, y es eso lo que me "molesta". No parece que se haya trabajado lo suficiente el guión. Y es una pena, porque la película tiene momentos de morirse de risa, sobre todo gracias a un Ferrell sensacional y al buen equipo que forma con Jon Heder, un dúo cómico de lo más extraño que funciona a la perfección.

Jon Heder y Jenna Fischer
Y es que a Ferrell parece gustarle la idea de tener a compañeros muy diferentes a su lado. En la mencionada 'Pasado de Vueltas', donde interpretaba a un tipo muy cercano a George W. Bush, Ferrell se tenía que enfrentar a Sacha Baron Cohen, que encarnaba a un piloto francés muy refinado (ya sabéis a qué me refiero). Aquí, en 'Patinazo a la Gloria' presenciamos la rivalidad (convertida más tarde en cooperación) entre un patinador imposible (papel de Ferrell) con cuerpo cervecero y adicto al sexo, y un patinador perfeccionista, elegante y con evidente toque gay; éste es el papel de Heder, un actor que saltó a la fama por protagonizar 'Napoleon Dynamite'. Ambos personajes están bien dibujados, dentro de lo que cabe, y caen simpáticos desde el principio. Sin duda, ellos son la película. El resto del poco lujoso reparto lo componen Craig T. Nelson, que hace del entrenador de los protagonistas, Jenna Fischer, la atractiva chica de Heder, William Fichtner, famoso ahora por 'Prison Break', más Will Arnett y Amy Poehler, que interpretan a la pareja rival de los protagonistas en la segunda mitad del film, pasando de caer simpáticos (son tan raros como los otros dos) a desear que los eliminen cuanto antes. También hay un actor bastante conocido que realiza un divertido cameo, pero no creo que deba desvelar más.

En conclusión, 'Patinazo a la Gloria' es una comedia de bajo vuelo que cumple exactamente lo que pretende, hacer pasar una hora y media entretenida, logrando estar por encima de la media en lo que a "cine de consumo rápido hollywoodiense" se refiere. Tal como está el panorama, es una cita recomendable para echar unas risas. Eso sí, puede ser que os dañe los oídos oír al habitual actor de doblaje de Jim Carrey intentando imitar al Chazz Michael Michaels creado por Ferrell.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos