Compartir
Publicidad
La primera temporada de ‘(Des)encanto’ se queda a medio gas: la nueva serie de Matt Groening no explota todo su potencial
Críticas

La primera temporada de ‘(Des)encanto’ se queda a medio gas: la nueva serie de Matt Groening no explota todo su potencial

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Tras meses de espera, por fin Netflix ha estrenado la primera temporada ("parte" como la llaman) de '(Des)encanto', la nueva serie de animación de Matt Groening ('Los Simpson', 'Futurama'). Tras hablar de unas primeras impresiones con los dos primeros episodios vistos, toca ver si ha evolucionado la serie en esta "Parte 1" de diez capítulos.

En '(Des)encanto' ('Disenchantment') seguimos la historia de la princesa Bean de Utopia (Dreamland en el original), una joven chica más interesada en cerrar bares e irse de juerga que en hacer sus "labores de princesa", sobre todo cuando su boda por conveniencia es inminente.

En estas se verá cuando conocerá a Luci, un demonio personal que lo tendrá demasiado fácil a la hora de llevar a Bean por el mal camino; y a Elfo, un pequeño e ingenuo elfo que decide salir de su país mágico en busca de aventuras.

Desencanto Cayendo

Tras un primer episodio de presentación y un segundo en el que resuelven la parte "nupcial" de la serie, Bean se verá navegando entre dos aguas. Por un lado está su necesidad de demostrar que ella vale para algo más que para ser la mujer de alguien y, por el otro, las ganas de disfrutar de amigos y alcohol. Además la sangre de Elfo podría ser clave para fabricar Elixir de la Vida, por lo que intentarán sacarle toda la sangre posible.

Ya dije en su momento que quien busque en '(Des)encanto' la nueva 'Futurama' o 'Los Simpson' este no es su lugar. Sí que es cierto que se pueden reconocer fácilmente los engranajes con los que funciona el humor de Groening y compañía y tienen mucho de ese tono y estilo... e incluso hay personajes con los que es fácil relacionar las diferentes series. Pero creo que es justo olvidar todo esto y analizar esta comedia como el ente diferenciado que es.

Ep 6 Candy House Color

Quizá uno de los mayores enemigos que tiene '(Des)encanto' sea que esté en Netflix y lo que eso conlleva. Tanto a efectos de duración como de serialización. El estar diseñada para ser maratoneada hace que tenga que equilibrar cierta serialización impuesta en gran medida por la plataforma.

Afortunadamente aquí los guionistas han sido algo sensatos y esto lo han traducido más en una continuidad entre episodios que en una serialización dura... por lo menos hasta los tres últimos capítulos. Cada episodio tiene su trama (o "el lío en el que se mete Bean y compañía") pero hay elementos transversales intrínsecos del arco general de la serie.

Ep 4 Exorcist Color

Pero tampoco esto es preciso. Lo que nos lleva a hablar de la duración de cada episodio. No hay ni uno solo de los diez episodios de '(Des)encanto' que no se haga largo. Claro, lo que uno esperaría si en vez de moverse por la horquilla de los 22-25 minutos que tiene un capítulo estándar de una serie de animación, nos vamos hasta la media hora.

Si se piensa friamente no es que esos cinco-ocho minutos parezcan muchos, pero a la hora de desarrollar una serie animada sí que lo son. Máxime cuando se nota que los guionistas han usado malabares para solventar esta duración: desde alargar los gags hasta crear una minitrama para resolver un episodio que se quedaba corto.

Ep 2 Sorcerio Lab Color

Un ejemplo lo podemos tener en el sexto episodio, donde Bean ejerce de embajadora y la cosa se complica. Solo decir (sin spoilers) que hay un momento en el que el episodio podría haber terminado perfectamente pero, como quedaban minutos por llenar, pues se les mete a los protagonistas en un nuevo lío. Es como si cada episodio fuera un dos en uno.

Independientemente de la duración, y como ya dije en su momento, creo que '(Des)encanto' ha hecho una primera temporada en la que no ha sabido encontrarse cómoda como un todo. Algo que es bastante típico de las nuevas comedias, que tardan bastante en averiguar su punto óptimo.

Esto se traduce que, a lo largo de estos diez episodios, '(Des)encanto' ha navegado por un margen demasiado amplio de ensayos y errores. Ha habido gags y episodios que han funcionado bastante bien pero otros en los que han fallado el tiro de largo. Peor cuando ya parecía que habían encontrado un buen rumbo.

En definitiva, creo que '(Des)encanto' es una serie animada correcta que estaba llamada (no sé si por antecedentes o por estar donde está) a ser algo mucho mejor de lo que ha resultado ser. Tiene un buen reparto, buenas ideas en el guion y bastante potencial pero le ha faltado esa afinación que necesitaba para destacar.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio