Compartir
Publicidad
Publicidad

'Religulous', la disparatada y peligrosa religión

'Religulous', la disparatada y peligrosa religión
Guardar
465 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La ironía de la religión es que por su poder para desviar al hombre hacia rutas destructivas, el mundo puede llegar realmente a su final. El hecho evidente es que la religión debe morir para que la raza humana viva.

(Bill Maher)

Con motivo de la famosa, costosa y polémica visita del Papa Benedicto XVI a España este pasado fin de semana, para un evento, la Jornada Mundial de la Juventud, que reunió a miles de peregrinos de numerosas nacionalidades (todos comprometidos con la causa de la Iglesia, por supuesto, todo muy serio, no hay más que ver las imágenes), volví a ver la película documental ‘Religulous’ (2008), como antídoto para contrarrestar toda la tontería, la hipocresía y la falsedad que ha recorrido nuestro país desde hace días, representada por ese anciano señor alemán cuyo rostro recuerda curiosamente al del mayor villano de la saga ‘Star Wars’. Nada mejor que una dosis de verdad, humor y cinismo para superar la indignación que provocan las declaraciones del Santo Padre y de sus fieles seguidores (tan obsesionados y emocionados como los que arrastran las estrellas de cine o la música), muy felices en su propio mundo, ajenos a los verdaderos problemas de la gente y de nuestro planeta.

Aunque obtuvo cierto éxito en Estados Unidos (demostrando una vez más que el género documental puede ser muy rentable), y es evidente que el tema da mucho juego, ‘Religulous’ (una contracción de las palabras inglesas “religión” y “ridículo”) no llegó a estrenarse en nuestro país y, misteriosamente, tampoco puede conseguirse en videoclubs ni tiendas; la única alternativa, como viene siendo habitual, es acceder a Internet, y la buena noticia es que se encuentra fácilmente, por ejemplo podéis verlo gratuitamente en Youtube con subtítulos en castellano. Y deberíais verlo, aunque algunos todavía os dejéis llevar por esos prejuicios que os engañan diciendo que todos los documentales son aburridos; ‘Religulous’ no lo es, es sumamente divertido, y también ácido, inteligente, lúcido y aterrador, es un combate de apenas cien minutos donde se encara la religión y se la enfrenta con el conocimiento y el sentido común. No lo resiste.

Dirigido por Larry Charles (conocido por su colaboración con Sacha Baron Cohen en ‘Borat’ y ‘Brüno’), ‘Religulous’ es un documental ideado, presentado y protagonizado por el norteamericano Bill Maher, popular cómico (además de actor, presentador, escritor y comentarista político) que suele criticar la religión organizada y las decisiones políticas en sus actuaciones. Básicamente, la película consiste en una serie de entrevistas que Maher realiza a lo largo de un viaje alrededor del mundo que lo lleva a lugares relacionados con la creencia en Dios, y entidades similares. Para animar el relato se suelen insertar segmentos de películas, noticiarios, fotografías o animaciones de temática religiosa, así como subtítulos aclaratorios para poner en evidencia a los entrevistados; y buscando la complicidad con el espectador, a veces la cámara enfoca a Maher durante los trayectos para que exponga su punto su vista o dé su opinión sobre algunas entrevistas.

A pesar de ello, Bill Maher no se calla en presencia de los entrevistados (incautos, pues al parecer las reuniones se organizaban alegando que eran para un documental titulado ‘Un viaje espiritual’, omitiendo la participación del cómico), no se guarda los comentarios para contárselos luego al público “en privado”. Maher actúa con seguridad y espontaneidad, y si bien intenta siempre comportarse con educación y respeto, más de la que se merecen algunos de los implicados en este documental (cualquiera que haya estado en situaciones similares sabrá lo que cuesta mantener la compostura), no tiene ningún reparo en contestar, discutir, argumentar e incluso burlarse de la gente que habla con él, y es que hay disparates y necedades que solo pueden ser respondidas con asombro y carcajadas. Particularmente, creo que la charla con el senador (que llega a decir que no hace falta pasar un test de inteligencia para ocupar su puesto) y el tipo que asegura ser descendiente de Jesús (no tiene muy claro el concepto de la reencarnación) se llevan la palma.

Aunque el humor es fundamental en esta cruzada de Maher por desenmascarar a los mentirosos y exponer los absurdos de las creencias religiosas (de todas, tampoco se corta un pelo con los temidos musulmanes), se hace especial hincapié en los males que se han causado en nombre de Dios y los peligros que nos acechan si dejamos que nos controlen individuos que confían en la fe, que atacan la ciencia y creen encontrar todas las respuestas en los libros sagrados. Desde luego no es un documental perfecto, ni mucho menos. Charles y Maher buscan ante todo el humor, a toda costa, y eso a veces significa ridiculizar a sus entrevistados sacando de contexto sus declaraciones o montar las intervenciones de manera que se queden sin palabras, como si tomasen conciencia de que están diciendo alguna tontería. Asimismo, se echa en falta que Maher se reuniese con personas más relevantes o que tuviesen cosas más interesantes que decir sobre sus convicciones o su modo de vida, y no tanto farsante o chalado (lástima que no conociese al que hay en Murcia). En definitiva, no es imparcial ni riguroso, pero las risas y el debate están asegurados.

PD: A continuación os dejo dos vídeos; una de las secuencias eliminadas del montaje final del documental (incluida en los extras del DVD), donde se discute si estamos siendo controlados por reptiles, y un extracto de un monólogo de Maher en el que vuelve a hablar de la religión:

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos