'Resident Evil': la violenta serie de Netflix vuela libre respecto a los videojuegos pero solamente acierta a medias
Críticas

'Resident Evil': la violenta serie de Netflix vuela libre respecto a los videojuegos pero solamente acierta a medias

Netflix anda siempre a la búsqueda de nuevas franquicias. Eso le llevó a pagar una salvajada por 'Puñales por la espalda 2' y también ha dado pie a algunos históricos fracasos como el de 'Jupiter's Legacy'. Sin embargo, la plataforma no se rinde y uno de sus últimos grandes intentos ha sido intentar capitalizar las posibilidades televisivas de 'Resident Evil'.

Hace ya un año pudimos ver 'Resident Evil: Oscuridad infinita', un anime con poca mordiente que tampoco hizo demasiado ruido. A partir de este jueves 14 de julio llega el segundo intento, pues será entonces cuando 'Resident Evil' llegue a Netflix. Esta serie en imagen real prometía bastante, pero al menos en su arranque resulta una pequeña decepción, ya que arrincona su componente más visceral a situaciones muy concretas en beneficio de un misterio sin el gancho suficiente.

Muy desigual

La primera serie en imagen real de 'Resident Evil' opta por coger únicamente los elementos del universo de los videojuegos que cree conveniente para crear su propio mundo de infectados. Para ello va saltando de forma constante en el tiempo para intentar incidir en cómo unos hechos que tuvieron lugar en 2022 se relacionan con el panorama postapocalíptico de 2036.

La organización Umbrella juega un papel fundamental en ello y también encontramos algún viejo conocido como Albert Wesker, pero la mitología varía para ajustarse a las necesidades de la serie. Por mi parte, totalmente a favor de probar con cosas nuevas sin romper completamente lo ya conocido, pero aquí el cóctel de ingredientes que se utiliza dista mucho de ser apasionante.

Por lo pronto, el enfoque varía de forma considerable según estemos en el presente o en el pasado. Lo que sucede ahora sí tiene ese punto salvaje que uno espera de 'Resident Evil', e incluso cuando la cosa está calmada se nota la tensión en el ambiente, pero en el presente todo resulta un tanto plano. Y además queda la sensación de que estamos más tiempo en esos orígenes de la historia que en la situación actual.

Mejor en lo visceral que en lo "misterioso"

Resident Evil Netflix Villana

Está claro que el equipo de guionistas liderado por Andrew Dabb busca urdir un misterio alrededor del cataclismo que desató la infección que amenaza con acabar con la humanidad, pero para ello echa mano de estirar tramas de tal forma que uno puede acabar desesperado con esa parte en el pasado. Hay algún momento puntual que sí funciona como la escena en la que Wesker (correcto pero poco memorable Lance Reddick) exhibe su autoridad para defender a una de sus hijas, pero lo más habitual es que simplemente no nos interese lo que sucede.

Por suerte, la cosa cambia en la actualidad, tanto por la mayor energía con la que se aborda la historia como por el hecho de que todo lo relacionado con los infectados tiene mayor presencia. Se puede decir que ahí es cuando 'Resident Evil' realmente nos da lo que esperábamos, pero lo hace intentando ofrecer una visión diferente de este universo. Por ahora, lo que ha presentado en sus primeros episodios en esta parte de la serie sí incita a seguir viendo.

Resident Evil Lance Reddick

Luego sucede algo curioso. En la parte del pasado, da la sensación de que 'Resident Evil' quiere aparentar ser una gran producción pero a la hora de la verdad acaba resultando un tanto genérica, como si quisiera aparentar más de lo que es capaz de conseguir. En cambio, en la parte presente abraza su naturaleza de serie B con el despliegue de las criaturas y los diferentes escenarios, consiguiendo, por momentos, lucir mejor de lo que debería.

Al final lo que queda es un producto muy desequilibrado, tan cansino en los flashbacks que hasta uno puede llegar a echar de menos las películas menos inspiradas de la saga liderada por Milla Jovovich, pero mucho más estimulante y prometedor cuando la acción se sitúa en tiempo presente para sus personajes. Lo que sí es más consistente es el trabajo de sus actores, pero lo es a costa de oscilar entre lo intrascendente y lo simplemente cumplidor.

En resumidas cuentas

Resident Evil

'Resident Evil' muestra dos caras muy enfrentadas. En una ofrece un espectáculo salvaje quizá no antológico pero sí con fuerza y que deja con ganas de más, pero en la otra puede acabar desesperando al espectador al plantear un misterio que pincha en hueso. Por mi parte, seguiré viendo más episodios, pero espero que el pasado tenga cada vez menos importancia en la serie de Netflix...

Os recuerdo que tenemos una lista con las mejores series de Netflix de lo que llevamos de año y otra con las mejores películas de la plataforma en este 2022.
Temas
Inicio