Compartir
Publicidad
Publicidad

'Revolutionary Road', mujeres desesperadas

'Revolutionary Road', mujeres desesperadas
Guardar
27 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Frank y April se conocen en una fiesta, se casan y se mudan a una coqueta casa unifamiliar en Revolutionary Road, donde tienen dos hijos. Él entra a trabajar en el departamento de ventas de la empresa de ordenadores donde había trabajado su padre, a pesar de que nunca deseó acabar siendo como él. Ella intenta hacer carrera como actriz, pero sus intentos no la llevan a ningún sitio. Tras una representación fallida, April se sume en una crisis de autoestima y ambos mantienen una acalorada discusión matrimonial.

April es Kate Winslet y Frank, Leonardo DiCaprio. El guión de ‘Revolutionary Road’ lo ha escrito Justin Haythe basándose en la novela ‘Vía Revolucionaria’ de Richard Yates. Dirige Sam Mendes, quien ya había explorado las partes más oscuras de una relación marital en ‘American Beauty’ con excelentes resultados. A partir de mañana, 23 de enero, se podrá ver en los cines este drama sobre la frustración y la falta de libertad.

La premisa de una película habitualmente se desarrolla a lo largo, es decir, narrando diversas cosas, introduciendo contenido, giros y elementos de guión. Pero también existe una forma de desarrollarla que es hacia lo más profundo. En lugar de contar nuevas cosas, se profundiza en aquellas de las que se parte. Esto es muchísimo más difícil de hacer, pero si se hace bien y se llega lo bastante hondo, apenas importa si se han narrado pocos hechos. Escasos son los ejemplos de cine que logra esto último. ‘Revolutionary Road’ es uno de ellos.


El retrato psicológico y de personajes que se hace en esta película es insigne, agudo, devastador. Se dibuja a estos dos seres a través de unos diálogos maravillosos, que los presentan como personas inteligentes, imaginativas y demasiado aventajadas socialmente para el tipo de vida que les ha tocado vivir. Pero también se plantea la posibilidad de que hubiesen sido ellos quienes se hubiesen creado expectativas demasiado altas con respecto a sus existencias y quienes se hubiesen creído más especiales de lo que eran.

Además de presentar la opción de una doble lectura, el título de la obra es muy ilustrativo, ya que la mayor parte del metraje transcurre entre las paredes de esa casa que ha significado tanto para el matrimonio. Las dos horas de duración de la película varían poco en cuanto a escenarios y están casi llenas de disputas, pero eso no significa que el guión sea repetitivo. En esta estructura aparentemente detenida en el tiempo, todo va cambiando muy por debajo, la situación va evolucionando tanto que, a partir de cierto punto, el avance se convierte en imparable.

Ambos actores protagonistas están impagables y Winslet merece el Globo de Oro que ya ha obtenido y los subsecuentes galardones que probablemente se llevará. En papeles muy difíciles y de gran exigencia, tanto ella como DiCaprio lo dan todo para lograr unos personajes complejos, cambiantes, cargados de sentimientos y de anhelos. Los intérpretes nos dejan ver, sin decírnoslo directamente, todo lo que pasa por sus cabezas y sus corazones. Cada uno en un grado de madurez intelectual diferente, pero también con distintas capacidades para adaptarse, son a la vez el contrapunto perfecto y el complemento perfecto el uno del otro.

El reparto es muy escaso por lo que, más que adaptación de una novela, ‘Revolutionary Road’ parecería ser una obra teatral llevada al cine. Junto a los dos actores principales, encontramos a Kathy Bates como agente inmobiliaria que les vende la casa y a Michael Shannon, en el papel de John, el hijo de ésta. John es un hombre perturbado que no sabe comportarse en sociedad. Ha estado ingresado en un manicomio y todos lo toman por loco. Sin ningún disimulo, Mendes sitúa la voz de la razón en este personaje para hacer una crítica de las convenciones sociales. A pesar de ello, su nominación al Oscar al Mejor Actor Secundario me parece infundada.

Conocemos, por la filmografía de Sam Mendes, el gran gusto estético de este director. Su clasicismo nos ofrece planos grandiosos, con encuadres en los que la colocación de cada personaje y de cada elemento tiene un significado o una posible interpretación icónica. Con estilo clásico no quiero decir rancio, sino canónico; pues durante todo el film percibimos un aire de modernidad que nos hace pensar que cualquiera de las cosas que estamos viendo podría darse en la actualidad de manera calcada. La distinción del diseño de producción nos presenta a unos protagonistas que se desmarcan del resto de las personas que los rodean. La banda sonora de Thomas Newman puntualiza con preciosas notas todas las escenas dramáticas adaptándose cabalmente al film.

‘Revolutionary Road’ es una película de gran calado social y emocional que explora lo destructivo que puede ser acomodarse, conformarse con una vida aburrida y esperar más del mundo y de nosotros mismos de lo que llegaremos a obtener jamás.

En Blogdecine:

Tráilers y noticias sobre ‘Revolutionary Road’.

Mi puntuación:

4,5

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos