'El señor de los anillos: Los anillos de poder' (1x07): cóctel de cenizas de Mordor y pelosos en un episodio de calma antes de que llegue el final de temporada
Críticas

'El señor de los anillos: Los anillos de poder' (1x07): cóctel de cenizas de Mordor y pelosos en un episodio de calma antes de que llegue el final de temporada

Estamos ante unas semanas curiosas, en el sentido de que se acercan los finales de las primeras temporadas de las granes apuestas de fantasía televisiva de 2022. Si bien 'La casa del dragón' todavía nos acompañará durante lo que queda de mes, a 'El señor de los anillos: Los anillos de poder' le queda una semana ya que hoy hemos visto su séptimo y penúltimo episodio.

A partir de aquí, spoilers de 'El ojo', el episodio 1x07 de 'El señor de los anillos: Los anillos de poder'.

Después del intenso, y espectacular final del episodio anterior, volvemos a las Tierras del Sur con Galadriel (Morfydd Clark) envuelta en cenizas. Un infierno naranja envuelve todo el paisaje tras la brutal erupción del Monte del destino. El panorama es desolador (más de lo acostumbrado en las adaptaciones tolkienianas), con varias bajas acaecidas.

De ahí saldrá la elfa junto a Theo (Tyroe Muhafidin), marchando hacia el campamento númenóreano sin muchas esperanzas de encontrar ahí a los supervivientes de la erupción. Una pareja curiosa de aventura que funciona bastante bien en lo que recorren los terrenos intentando no ser vistos por los orcos de Adar.

Extraños y sectarios

Rpaz S1 Ut 210618 Rotben 00059 R3 3000

Pero vayamos a lo realmente interesante: los pelosos. Nori (Markella Kavenagh) y familia llegan al asentamiento solo para ver que ha quedado destruido por la explosión del volcán. Arruinadas las cosas, intentan ver si El Extraño (Daniel Weyman) es capaz de arreglarlo... sin embargo tenemos un fracaso y una decepción más de la joven Brandipié, a la que casi se lleva por delante. Esto acarrea el exilio del presunto maia, cuya magia restauradora es revelada después de su marcha.

La alegría de este reflorecer es interrumpida ante la llegada de los misteriosos personajes que cargan el Ojo como su símbolo. La serie todavía no nos desvela nada de ellos, salvo que probablemente sean (al menos el personaje de Birdie Sisson) también magos/maiar y que podrían pertenecer al culto de Melkor. El encuentro con estos resulta fatídico para el pueblo peloso, que ve destruido lo poco que le queda con la magia de este trío siniestro.

El tercer escenario que tenemos es, de nuevo, Khazâd-dum, sitio al que regresa Elrond (Robert Aramayo) junto a Durin (Owain Arthur), para ver si son capaces de convencer al rey de los enanos para excavar mithril y dárselo a los elfos para salvar la raza. El plan sale como nos temíamos: no solo con la negativa sino también con la "pillada" a la excavación clandestina del preciado metal y la expulsión del elfo (no sin antes llevarse una muestra).

La calma antes del final

El tramo final del episodio nos pone en situación cara al episodio final del episodio: los pelosos van en busca del Extraño, adentrado en los bosques; los humanos desplazándose a la desembocadura del Anduin; la flota númenóreana va de regreso a casa, con el juramento de venganza por parte de la reina (Cynthia Addai-Robinson); Adar (Joseph Mawle) siendo vitoreado como señor del recién bautizado Mordor y... el despertar del balrog de las profundidades de las minas Moria.

Unos cuantos frentes abiertos en lo que llega un final de temporada en el que probablemente tengamos una nueva amenaza por parte de las fuerzas del mal mientras esperamos respuestas: ¿sabremos al fin dónde anda Sauron?, ¿quién es realmente el Extraño y sus perseguidores?, ¿habrá destrucción cortesía del balrog?

Temas
Inicio