Compartir
Publicidad

'Shooter: el Tirador', Mark Wahlberg es la justicia

'Shooter: el Tirador', Mark Wahlberg es la justicia
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si Paul Kersey levantase la cabeza vería con todo orgullo que el personaje central de 'Shooter: el Tirador' es uno de sus hijos o algo parecido. Un hombre convencido de que para hacer el bien hay que implantar la justicia de la manera más fastizoide posible, tal y como reflejaban aquellos pestiños protagonizados por Charles Bronson, desde 'El Justiciero de la Ciudad' hasta 'La Ley de Murphy', pasando por 'Yo Soy la Justicia' y un sinfín de films más, que junto con otras lindezas protagonizadas por otros actores, no eran más que prostituciones del mítico Harry Callahan, reducido a la mínima expresión de tantas imitaciones banales que le salieron.

En 'Shooter: el Tirador' tenemos a un experto francotirador que trabaja para el gobierno en casos difíciles. En una misión en África, sucede un imprevisto y su gobierno le abandona a él y a su observador, el cual es abatido por el fuego enemigo. Después de uno de esos rótulos en los que se avisa que han pasado unos cuantos años, pero dicho en meses para que el espectador haga cuentas, nuestro tirador favorito vive recluído en la montaña con un perro que es más listo que Sherlock Holmes. Hasta allí llegan unos hombres del gobierno de los Estados Unidos de América para pedirle que planifique el asesinato del Presidente de los mismos estados, con el fin de impedirlo, ya que se sospecha que hay alguien que quiera atentar contra el Presi. Evidentemente, y como nos cuenta su trailer, todo es una trampa, y le echan la culpa a él.

18603.jpg
Argumentalmente la película es de risa de principio a fin. Y con sentido del humor es como hay que verla, pero con un sentido del humor muy, muy grande, porque sino podemos salirnos del cine antes de que la proyección termine. Las incongruencias hacen acto de presencia y son la tónica del relato. La trampa en la que cae el protagonista, sinceramente es para tontos, pero claro, con alguien que suelta frases del tipo: "¿qué dices? han matado a mi perro", o "saben qué fibras tocar, y cuando a mí me tocan la fibra del patriotismo dejo lo que sea y von a donde haga falta", pues la verdad, de tonto para arriba. Después, cuando toda la trama se desenmaraña, hay un detalle que se descubre al final, sobre cierto rifle, que cuando se descubre, llegamos a la conclusión de que los malos son todavía más tontos que el protagonista.

Antoine Fuqua dirige con menos eficacia que otras veces, y no es que otras veces haya estado genial, pero películas como 'Training Day' o 'Lágrimas del Sol' tenían cierta pericia tanto visual como narrativa, con cierta sobriedad totalmente alejada de los efectismos de hoy día. En 'Shooter: el Tirador' cambia totalmente de registro, y se asemeja más a uno de esos directores salidos de la factoría de Jerry Bruckheimer, que parecen todos iguales, combinado mil planos por minuto con un uso excesivo de la cámara lenta. Pues bien, Fuqua combina eso con alguna que otra secuencia de acción bien rodada, como cierta persecución en la que participan coches y helicópteros, o algunas en las que los disparos a larga distancia tienen protagonismo. Respecto al estilo efectista, decir que la película tiene escenas tan bochornosas como Mark Wahlberg caminando a cámara lenta, con la bandera americana de fondo, mientras la machacante música de Mark Mancina adorna la escena. El hecho de que el director ande mezclando dos estilos hace que la película no tenga personalidad.

18604.jpg
El trabajo actoral tampoco es de lo más destacable. Mark Wahlberg parece que sólo fue actor a las órdenes de Martin Scorsese, porque aquí sigue demostrando lo tremendamente inexpresivo que puede llegar a ser. A su lado, un Michael Peña salido del cine de calidad para meterse, aquí con algo más de pelo, en un producto totalmente alimenticio que no aportará ni lo más mínimo a su carrera. Les acompañan un par de veteranos que desde luego han conocido tiempos mejores, uno es Danny Glover, cuyo personaje parece una caricatura, a las órdenes de Ned Beatty, eterno secundario, en el papel de un senador corrupto, y que realmente es de juzgado de guardia. No nos olvidemos de Elias Koteas, que interpreta al esbirro de turno, palillo en boca, y cuyo destino es sonrojante, en una de esas escenas totalmente imposibles, y por las cuales la película pierde toda verosimilitud. Y eso que la violencia que muestra el film es de lo más destacable, y está bien mostrada.

Una película muy floja, pero que sin duda tiene su público, y en nuestro país seguro que triunfará. Ya sea por lo de moda que está Wahlberg, o por el tema del film, que sin duda colmará los deseos de mucha gente de tomarse la justicia por su mano. Por honor, porque mataron a su perro, por los Estados Unidos de América.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio