Compartir
Publicidad
'The Equalizer 2' es un notable thriller que supera a la primera entrega
Críticas

'The Equalizer 2' es un notable thriller que supera a la primera entrega

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

‘The Equalizer’ funcionó bastante bien en taquilla cuando se estrenó hace ya 4 años, pues logró una recaudación mundial de 192 millones de dólares frente a un presupuesto de 55 millones. De hecho, Sony ni siquiera esperó a su llegada a los cines para anunciar la secuela, una noticia sorprendente si tenemos en cuenta que Denzel Washington no había hecho ninguna a lo largo de su extensa carrera.

Sin embargo, ‘The Equalizer 2’ salió adelante, manteniendo tanto al actor como a Richard Wenk y Antoine Fuqua, guionista y director de la primera entrega. Eso invitaba a pensar en una propuesta repetitiva para conseguir dinero fácil, pero lo cierto es que han querido plantear algo diferente, dando más profundidad al personaje protagonista sin que ello suponga sacrificar las escenas de acción. El resultado es un notable thriller que personalmente disfruté algo más que su estimable predecesora.

Llevando la historia en otra dirección

Denzel Ashton

El propio Fuqua destacó que uno de los motivos por los que quiso hacer ‘The Equalizer 2’ es que es una cinta con más emoción, señalando la relación entre el protagonista y el personaje interpretado por Ashton Sanders como elemento más destacado en esa dirección y justo es reconocer que es algo totalmente cierto.

El guion de Wenk presta más atención a qué motiva a nuestro héroe, le adjudica un nuevo trabajo que encaja totalmente con él y en paralelo plantea la amenaza a la que va a tener que hacer frente. Para ello echa mano de varios lugares comunes y sobre el papel no hay nada particularmente memorable, pero sí que se puede calificar su trabajo como funcional para que sean Fuqua y Washington los que doten de otra dimensión ese material.

Denzel Washington

En el caso de Washington se recupera con facilidad los aspectos con los que conquistó al público en ‘The Equalizer’, pero llevándolo todo un poco más allá al dotar a prácticamente todas sus acciones de un elemento familiar que nos permite entenderle mejor, desde ayudar a los dueños de la librería a la que viaja a menudo hasta dejar de lado el retiro de su antiguo oficio por una amiga de toda la vida.

Sus motivaciones son sencillas pero él sabe cómo dar con el toque adecuado para diferenciarlas en función de qué es lo que busca el personaje en cada momento. De hecho, estoy convencido de que muchos otros actores habrían convertido sus conversaciones con Miles en rutina de baja calidad y él realmente consigue insuflarlas de la emoción necesaria para que esa parte de la película no acabe convirtiéndose en un bache narrativo.

‘The Equalizer 2’ merece la pena

Pascal

Y es que ‘The Equalizer 2’ se aleja completamente de esos thrillers que van directamente a la acción sin molestarse en intentar aportar algo más al espectador. Con esto no hagáis caso a los que dicen que todo queda para el, eso sí, alucinante tramo final, pues con anterioridad sí que se recurre a la fuerza bruta cuando la ocasión lo requiere. Ya el prólogo echa mano de ello y luego aparece en varias ocasiones más.

A eso hay que sumar la solvente realización de esas escenas por parte de Fuqua, quien opta por un acercamiento directo y visceral en lugar de andarse con florituras innecesarias. Incluso en ese magnífico tercer acto, los brotes de violencia son repentinos y van directos a lo que hay que ir. Además, entonces se echa mano de una ambientación perfectamente hilada para mantener al espectador en tensión incluso cuando ni siquiera sabe dónde está exactamente el héroe de la función.

A eso le añadimos un resto del reparto bastante solvente, en especial un Pedro Pascal que borda un personaje que tampoco parecía dar para tanto -estupenda la escena que comparte con Washington en la casa de la familia del personaje interpretado por el primero-

En definitiva, ‘The Equalizer 2’ es un notable thriller de acción que logra superar a la estimable primera entrega, y lo hace sin optar por la mera repetición, pues prefiere ampliar el universo que nos presentó en la primera entrega y llevarlo en una dirección distinta. Con todo, lo mejor es su vibrante y atmosférico tramo final, solamente por eso ya merecería la pena acercarse al cine a verla.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio