Publicidad

'Westworld' 3x08: la temporada acaba con un irregular episodio que reúne lo mejor y lo peor de la serie de HBO
Críticas

'Westworld' 3x08: la temporada acaba con un irregular episodio que reúne lo mejor y lo peor de la serie de HBO

Publicidad

Publicidad

Y fin. Al menos, por un tiempo. 'Westworld' se despide de sus seguidores con una intensa season finale que prometía ser el capítulo más emocionante y épico de la temporada 3, con una duración de largometraje (¡una hora y dieciséis minutos!). Lamentablemente, el desenlace deja un sabor agridulce.

Ya comenté la semana pasada que celebro la decisión de HBO de renovar la serie a pesar de no estar muy satisfecho con el rumbo que estaba tomando la actual temporada. Visto el octavo y último episodio, con un par de cliffhangers insertados tras los créditos, parece claro por dónde van a continuar y solo espero que puedan reconducir la historia y sacar más partido a los personajes y el apasionante mundo creado hasta ahora.

Aviso: a partir de aquí hay SPOILERS de 'Westworld'. No sigas leyendo si no estás al día con la serie...

Lo mejor y lo peor de 'Westworld' resumido en el final de temporada 3

Hemos hablado previamente sobre la evolución de 'Westworld' y cómo, después del bajón de audiencia, esta tercera temporada tenía el reto de recuperar el éxito de la primera, y convertirse otra vez en uno de los grandes ganchos de HBO para captar suscriptores en la (cada vez más competitiva) guerra del streaming. En el episodio 3x08, titulado 'Crisis Theory', se percibe el desvío de forma notable.

Aaron Paul y Thandie Newton

Hay mucha acción en estos últimos 76 minutos. Incluso otro duelo entre Dolores (Evan Rachel Wood) y Maeve (Thandie Newton) que ya no posee la emoción del anterior. Ninguna pega en absoluto a que 'Westworld' se convierta en un festival de tiros, peleas, persecuciones o simple violencia; al contrario, va unido al concepto del brutal parque donde las máquinas se rebelan contra los humanos que los han estado utilizando para su morbosa diversión.

El problema es la puesta en escena, cómo está narrada la acción. Durante gran parte del episodio es convencional, repetitiva y aburrida, carente de imaginación o sorpresa. Sabes lo que va a pasar, y solo esperas que acabe para que avance la trama. Da igual que los personajes hablen de grandes amenazas, de obstáculos imposibles o de numerosos enemigos; sabes que conseguirán llegar al objetivo.

No importa la situación de desventaja en la que se encuentren o las veces que les disparen, todo es tan previsible que no sientes el riesgo y desconectas. Esto es particularmente grave cuando seguimos a Caleb (Aaron Paul), obligado a alzarse como líder de la revuelta, personaje falto de carisma. El desarrollo de los disturbios callejeros, la entrada en y la huida tras cumplir el plan, parecen trámites para llegar a la trágica muerte por la que recordaremos este final y pasar página, hasta la temporada 4.

Vincent Cassel

Por otro lado, el guion es demasiado explicativo. Los personajes no dejan de verbalizar sus ocurrencias, intenciones o motivaciones, intentar convencer a los demás o a sí mismos de sus ideas, o demostrar la claridad, profundidad o brillantez de sus ideas. Acaba siendo ridículo. Ya sabemos qué persigue cada uno, no es necesario el subrayado, ni ser tan evidentes. Cuando esto se mezcla con la acción de relleno, tenemos lo peor de 'Westworld'.

En este sentido, es decepcionante cómo termina Serac (Vincent Cassel), hasta este episodio mucho más intrigante y inteligente. De pronto, se le acaba la inspiración y solo es uno de esos villanos sin otra solución que gritar, desesperarse y ordenar que maten a los héroes, tropezando en casi todas sus decisiones. Y eso a pesar de contar con la voz del Dios artificial que creó junto a su hermano.

Desde luego, no todo está mal en este episodio. 'Westworld' dispone de un mundo fascinante, posibilidad de crear imágenes poderosas, un estimulante reparto que atrapa la mirada y giros argumentales que dejan con la boca abierta. Todo esto lo seguimos encontrando, afortunadamente, aunque en dosis más escasas de lo esperado para el gran final de temporada.

Westworld 3x08

La forma en la que se ha cerrado la temporada, con extrañas decisiones en cuanto a la aparición y desaparición de personajes o la inesperada muerte de uno de los grandes protagonistas reservada como escena adicional de poscréditos, deja la sensación de que los responsables de 'Westworld' no han estado hábiles a la hora de rematar todo lo que tenían abierto o quizá habían ideado algo demasiado ambicioso para lo que HBO podía hacer realidad.

No obstante, para un aficionado al género, la balanza se inclina hacia lo positivo, y confío en que la cuarta temporada volverá a proporcionar suficientes alegrías para continuar enganchados a esta ficción. Las alianzas formadas a última hora y las consecuencias de la estrategia llevada a cabo por Dolores, dejan un escenario aún prometedor... siempre y cuando no se repita el esquema de esta irregular temporada 3.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios