Compartir
Publicidad
'Wonder Wheel': anhelos, dulzura y amargor en el rincón más mágico de la Gran Manzana
Críticas

'Wonder Wheel': anhelos, dulzura y amargor en el rincón más mágico de la Gran Manzana

Publicidad
Publicidad

Aunque la aventura europea de Woody Allen nos haya regalado más de una perla dentro de su filmografía como 'Cassandra's Dream' o 'Match Point', no hay duda de que Nueva York le sienta especialmente bien al director originario del barrio de Brooklyn; siendo una buena muestra de ello su último y maravilloso largometraje estrenado hasta la fecha: 'Wonder Wheel'.

En esta ocasión, Allen acota el terreno en el que desarrolla su historia dentro de la gran manzana limitándose a los idílicos confines de Coney Island, hogar de los Warriors de Walter Hill y, probablemente, uno de los lugares más especiales que pueden encontrarse en la conocida como la capital del mundo. Un marco de ensueño, perfecto para ambientar un relato tan cautivador, bello y, a su vez, amargo, en el que aspiraciones y anhelos colisionan contra la más cruda realidad.

'Wonder Wheel', que hereda su título de la noria que preside desde 1920 Coney Island, edifica su rotundo éxito sobre tres sólidos pilares con nombres propios, aportando cada uno de ellos su grano de arena en su especialidad para dar forma a una de las mejores películas de 2017. Estos no son otros que el propio director Woody Allen, el director de fotografía Vittorio Storaro y la actriz principal del filme Kate Winslet.

Los tres inigualables puntales de 'Wonder Wheel'

Del primero de ellos, 'Wonder Wheel' hereda su peculiar tratamiento tonal, que hace confluir de una forma inusitadamente orgánica y natural la comedia propia del autor y el drama inherente a los temas que trata la película en una mezcla tan óptima como agridulce. Además de esto, la particular garra de Allen para el diálogo permanece intacta, así como un tratamiento de personajes que se erige como lo mejor de una cinta que, haciendo honor a la verdad, adolece de unos altibajos en su ritmo tan molestos como perdonables.

Wonder Wheel

Embelleciendo la precisa en términos generales, y algo titubeante en momentos concretos, labor de Allen, la figura del director de fotografía Vittorio Storaro brilla con luz propia gracias a su abrazo al expresionismo colorido y a una puesta en escena que traslada el mundo del teatro del guión a la realización; dando forma a pasajes especialmente hermosos e inspirados en los que Coney y alrededores son representados bajo la exageración propia de la farsa en la que se desenvuelven los protagonistas.

Pero, por encima de todo, está ella. Una Kate Winslet que personifica la infelicidad, los brotes de optimismo y la asfixia de la mujer de mediana edad insatisfecha con el rumbo de su vida a través de los ojos y experiencias de la luchadora Ginny en una interpretación descomunal que pide a gritos un más que merecido reconocimiento en esta temporada de premios.

Wonder Wheel2

'Wonder Wheel', pese a no destacar como una de las obras cumbres del director de 82 años, sí que se sitúa como uno de sus mejores trabajos de los últimos años, estando a la altura de la fantástica 'Blue Jasmine' —cinta que, curiosamente, también se sostenía sobre una interpretación femenina de órdago—. Todo un logro que, deficiencias rítmicas aparte, sabe enamorar, robándonos un pedazo de corazón con dulzura y buen humor y destrozando la otra mitad a golpe de melancolía y desazón.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio