Publicidad

X Festival de Cine Europeo de Sevilla | '3 bodas de más'

X Festival de Cine Europeo de Sevilla | '3 bodas de más'
8 comentarios

Publicidad

Publicidad

Desde el pasado viernes y hasta el sábado 16 tiene lugar una nueva edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla, que cumple diez años. Ya os comenté que es la primera vez que cubro el certamen y de momento la valoración es muy positiva. Se nota la escasez de presupuesto cuando al recoger la acreditación solo te dan el programa gratuito que reparten al público, echo en falta más pases de prensa por la mañana --por ejemplo, ayer no había nada programado desde las 10:30 hasta las 17:15-- y he comprobado un ligero descontrol informativo con las entradas y los sitios de venta, pero en lo fundamental todo va sobre ruedas. Las películas están gustando y las salas están llenas.

La décima edición del certamen andaluz arrancó con la proyección de '3 bodas de más', lo nuevo de Javier Ruíz Caldera tras 'Spanish Movie' (2009) y 'Promoción fantasma' (2012). Inma Cuesta encarna a la protagonista, Ruth, una investigadora "experta en langostas" que entra en crisis cuando la deja su último novio. Pensando que atraviesa la peor etapa de su vida descubre que tres de sus últimas parejas se van a casar y todos le piden que esté presente en las bodas. Un joven becario la ayudará a superar esta inusual aventura...

Algo increíblemente habitual con las comedias es escuchar a espectadores que se han partido de risa durante la película soltar expresiones poco entusiastas al valorar el conjunto; "no ha estado mal", "vale para pasar el rato"... Sin embargo, basta que un drama toque temas como la pobreza, la discriminación o la guerra para recibir grandes alabanzas. Así que aclaremos algo: el principal objetivo de '3 bodas de más' es provocar numerosas y ruidosas carcajadas, algo mucho más complicado de lo que parece, y lo consigue. Desde la primera secuencia, una desternillante ruptura, la historia y los personajes se dirigen a esa finalidad, cuesta abajo y sin frenos, por lo que si uno decide subirse a bordo debe ser con la mentalidad de divertirse y dejarse llevar por situaciones que solo tienen sentido en un universo deliberadamente humorístico.

'3 bodas de más' revela una fuerte influencia de las formas del cine norteamericano en este género pero lo que podría ser un defecto, una limitación a los mecanismos de una fórmula de probado éxito, es aprovechado por Caldera para dotar de ritmo a la narración y por los guionistas, Breixo Corral y Pablo Alén, para exprimir las extravagancias y gamberradas de unos personajes con indudable esencia española --ojo a la incompetente jefa de la protagonista y su coro de seguidoras o al alcalde del pueblo que aprovecha el casamiento de su hija para vender un proyecto hotelero--.

Inma Cuesta en Tres Bodas de Más

La única pega que le pongo a esta fresca, ingeniosa y desvergonzada comedia con un amplio abanico de hilarantes secundarios --cabe destacar las aportaciones de Berto Romero, Paco León, Rossy de Palma, Quim Gutiérrez y un cameo estelar al final-- es el soso papel del becario-modelo (Martín Rivas) y la discutible elección de una despampanante Cuesta como atolondrada friki de laboratorio deprimida porque se ha quedado sin novio, aunque cabe interpretarlo, si uno quiere, como otro chiste sobre el estilo de Hollywood --esas historias donde la chica fea se quita las gafas, se arregla un poco el pelo, y de pronto es una belleza--.

En todo caso, la actriz cumple, se lo pasa bomba con el personaje y eso se transmite al público, y se agradece que, para variar, el relato gire en torno a los conflictos amorosos, profesionales y vitales de una mujer. Que lo otro ya está muy visto.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir