Compartir
Publicidad

'Un príncipe para Laura', segundas partes son difíciles

'Un príncipe para Laura', segundas partes son difíciles
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer por la noche se estrenó en Cuatro la nueva temporada de 'Un príncipe para...' en este caso Laura, lo que supone la segunda edición del reality busca-parejas 'Un príncipe para Corina'. La expectación en torno al programa viene, sin duda, por ver si los nuevos participantes están a la altura de los concursantes de la primera edición, ya que algunos de esos chicos tienen ya una plaza fija en el museo del trospidismo más puro.

'Un príncipe para Laura' ha debutado con un 7,4%, una cifra que mejora el estreno del año pasado, que se quedó en un 7%, (pero que luego no paró de subir). Eso sí, en la batalla contra otro de los grandes estrenos de la noche, el programa de La Sexta 'El jefe infiltrado', el canal de Mediaset perdió, pues el programa de Atresmedia consiguió unas excelentes cifras de audiencia que ya han hecho historia en el canal, y se colocó en muy buena posición con un 14,6% y un 18,6%.

Las nuevas claves del cuento

'Un príncipe para Laura' tiene un díficil reto pues si bien la primera edición se puso en marcha casi como una travesura que no sabríamos hasta dónde daría de sí, esta segunda edición tiene que demostrar si el formato tiene o no futuro. De momento, la estrategia es afianzarse mucho en el tema paródico respecto al universo de cuento. La productora Eyeworks Cuatrocabezas ha desplazado la producción del espacio hasta la isla de Madeira. Ha habilitado un pueblecito de esos de postal como plató y, de hecho, le llama El Reino de Laura.

laura-candidatos

Todas las actitudes de cuento se han intensificado: Luján Argüelles vuelve a ser Bruján, y resulta una conductora bastante divertida, está muy metida en su papel y se la ve disfrutar de cada una de las fases. Las referencias al amor, a los deseos de una princesa, a los caballeros... son una constante, aunque, realmente, necesitamos ver más "chicha" para saber si la referencialidad funciona o acaba siendo un juego un tanto agotador.

Por supuesto, en la gala de ayer, no hubo cortapisas a la hora de usar los recursos humorísticos que tantas veces hemos visto y que ya forman parte del formato del trospidismo: montajes surrealistas, chistes visuales, músicas... Se ha incluído un elemento nuevo que realmente parece dar mucho juego como son los fondos en los que se coloca a los concursantes para acompañar y, por supuesto, parodiar todo lo que están diciendo. El uso del chroma cada vez se extiende más en nuestro país y hay formatos a los que parece sentarles de maravilla.

De todas maneras, existe la posibilidad de que tanto montaje, repetición y "truco" rompa un tanto con la naturalidad de un programa que necesita que sus tróspidos tengan potencia per se, y no sólo porque la postproducción les haga repetir una frase hasta la saciedad. Por mucho que se acuse a estos programas de estar guionizados, lo cierto es que necesitan materia prima fresca y auténtica porque por mucho que se intente, si no hay mata, no hay patata.

En ¡Vaya Tele! | 'Un príncipe para Laura' llegará a Cuatro el próximo jueves

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio