Publicidad

'The Raid 3': Gareth Evans explica su increíble idea para la tercera película de la saga, pero no la veremos jamás

'The Raid 3': Gareth Evans explica su increíble idea para la tercera película de la saga, pero no la veremos jamás
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

Aún recuerdo como si fuese ayer la primera vez que vi 'The Raid' —aquí titulada como 'Redada asesina', vayan ustedes a saber por qué—. Fue en una proyección en el Festival de Sitges que se transformó en una auténtica fiesta, con espectadores levantándose de sus asientos, gritando, aplaudiendo y celebrando cada muerte en pantalla. Una experiencia inolvidable que sólo podría brindar un largometraje único en su especie.

Tres años más tarde, su director Gareth Evans elevó la apuesta en 'The Raid 2'; una secuela más ambiciosa, etiquetada por muchos como "'El Padrino' de las artes marciales", que amplió su universo y voluntad narrativa con un rico entramado criminal salpimentado por unas secuencias de combate espectaculares que no perdieron ni un ápice de la esencia del filme original.

Por suerte o por desgracia, los fans de esta épica de artes marciales indonesia nos quedamos con las ganas de ver materializada una 'The Raid 3' que terminó cayendo en saco roto. Pero ahora, en un nuevo podcast del medio Empire, Evans ha hablado largo y tendido sobre los planes que tenía preparados para el largo que cerraría la trilogía. Idea que, para empezar, no tenía al Rama de Iko Uwais de nuevo como protagonista.

"No podía encontrar otra puta razón por la que arriesgaría su vida y se separaría de nuevo de su puta esposa e hijo otra vez. Estaba en plan, no puede ser sobre Rama. Simplemente, no puede serlo, porque si hace algo para alejarse de su pobre jodida mujer y de su hijo una vez más, yo diría, 'Hmm... ahora mereces morir de verdad. ¡Asume la responsabilidad y sé padre para variar!".

Un gran cambio de aires 

Esta decisión se antoja más que lógica, sobre todo si tenemos en cuenta que las últimas palabras de Rama en 'The Raid 2' fueron "I'm done". Teniendo claro el cambio de protagonista, Evans decidió aprovechar el panorama de bandas rivales que planteó la segunda película para desviarse de los capos indonesios y dar un salto temporal.

"La historia iba a ir atrás en el tiempo al momento en 'The Raid 2' en el que Goto Gang, la banda japonesa, está teniendo una reunión, y Goto le dice a su mano derecha que se encargue de ello, aniquile a cada policía y político corrupto que tienen registrado y comiencen de nuevo. 'The Raid 3' empezaría con Rama saliendo de ese edificio después de haber matado a todo el mundo y diciendo 'No, I'm done'. Se aleja caminando hacia el agente Bunawar, que le estaría esperando en su coche, se sube, y se van conduciendo. Y tu te quedas con la banda japonesa, que están en plan '¿Qué cojones hacemos ahora? Todo el mundo está muerto, no tenemos a nadie que matar'. Se suben en su coche y, mientras conducen, otro vehículo se aproxima y los bombardea, y los coches se estrellan. Goto, su hijo, y su mano derecha son los únicos supervivientes del ataque, y corta a los créditos que dicen 'The Raid 3'".
Goto

La cosa, además de complicarse, se va poniendo más y más interesante...

"Entonces saltaría atrás en el tiempo. La idea era que la mano derecha, después de que le dijesen que matase a todos los policías y políticos y que hiciese borrón y cuenta nueva, llamaría a Tokio al gran jefazo y le diría, 'Goto se está volviendo loco. Esto es una puta locura, ¿qué hago?'. La jugada del cuartel general es 'Mantenlo cerca, que no haga nada, enviaremos gente a encargarse de ello, y si haces esto por nosotros, puedes apoderarte de su territorio'. El ataque sale mal; es un escuadrón de asesinos de Japón que ha aparecido y ha eliminado a los Goto. Goto no tiene ni idea de que su mano derecha le ha traicionado y es quien preparó la emboscada".

Y es en este momento cuando hace acto de presencia el elemento que cambiaría por completo la franquicia: una nueva localización centrada en la jungla indonesia.

"Se marchan y se esconden en las junglas del oeste de Java. Goto organiza un encuentro con una vieja jefa de la mafia [interpretada por] Christine Hakim, que ha entrenado asesinos en su retiro en la jungla. Está dando protección a Goto porque, tiempo atrás, ella fue la que le enseñó Yakarta por primera vez. La idea es que este este escuadrón de asesinos japonés, que está acostumbrado a las calles de Tokio, de repente tiene que lidiar con una cacería en la jungla, un poco a lo 'Depredador'. La milicia de Christine se encargaría de la intrusión japonesa en su tierra. No resolví todo esto al completo, pero, en un momento, el hijo de Goto habría sido asesinado, se habría dado cuenta de que fue la mano derecha quien le había traicionado desde el principio, y habrían lidiado con él de una forma tribal y realmente retorcida. Y Goto y su banda guerrillera de asesinos indonesios volverían a Tokyo para encargarse de las personas que ordenaron matarle".
Raid

A-lu-ci-nan-te. Pero Evans es plenamente consciente de que esta arriesgada jugada, que, además, aspiraba a recuperar el formato de 90 minutos sin cortapisas del original, iba a suponer un cambio lo suficientemente drástico como para que el público no lo aceptase con todo el optimismo que cabría esperar.

"Creo firmemente que habría cabreado a muchísima gente, así que, tal vez, ahora que saben lo que tenía planeado, la gente dirá, '¿Sabes qué? ¡No te preocupes por 'The Raid 3', estamos bien!".

Gareth Evans afirma que no se veía volviendo atrás para hacer 'The Raid 3' después de haberse volcado en otros proyectos como 'Apostle' o 'Gangs of London', habiendo cambiado sus intereses durante los últimos años. No negaré que leer sus ideas para la malograda tercera entrega de la saga me ha puesto los dientes larguísimos, pero me conformaré con poder disfrutar una y otra vez de las dos catedrales del cine de artes marciales que nos regaló en 2011 y 2014.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios