Compartir
Publicidad
Publicidad

"Fue aterrador": William Friedkin rueda un exorcismo real para su nuevo largometraje

"Fue aterrador": William Friedkin rueda un exorcismo real para su nuevo largometraje
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pese a que la filmografía de William Friedkin nos ha dejado auténticas joyas como 'Contra el imperio de la droga' o 'Vivir y morir en Los Angeles', la carrera del realizador siempre será ensombrecida por su obra maestra 'El exorcista'. Resulta curioso que, tras haber quitado el sueño a medio mundo con el filme protagonizado por Linda Blair, Friedkin las haya pasado canutas en su nueva producción sobre posesiones diabólicas; y es que la realidad, como suele decirse, supera a la ficción.

La cinta cuyo rodaje ha estremecido al de Chicago no es otra que 'The Devil and Father Amorth': un documental centrado en la figura del Reverendo Gabriele Amorth en el que el religioso practica su noveno exorcismo a una mujer italiana. Friedkin, cuyo último trabajo pudo verse en el festival de Venecia, ha comentado a Variety su experiencia durante el ritual: "Fue aterrador. Pasé de estar asustado de lo que podía pasar a sentir una gran empatía con esa mujer y su sufrimiento."

Exorcismo Goya

El director, que consiguió acceso al exorcismo sin acompañantes, y armado con una única cámara que le permitió estar "a un metro de la acción, o incluso más cerca",** consultó a varios científicos y especialistas** enseñándoles el material obtenido en la grabación. Todos ellos se mostraron tan estupefactos como el propio Friedkin:

"Consulté a neurólogos y neurocirujanos, algunos de los mejores de Estados Unidos. Los neurocirujanos no tenían ni idea de qué dolencia padecía, y ninguno recomendaría una operación. Creían que todo se originaba en el cerebro pero, como dicen en el filme, nunca habían visto algo similar a aquellos síntomas. Luego, los psiquiatras... todos describieron cómo la psiquiatría diagnostica la posesión demoníaca. Lo llaman trastorno de identidad disociativo/posesión demoníaca. Si un paciente llega y dice que está poseído por un demonio, no le dicen que no lo está... Hacen cualquier tratamiento psiquiátrico que crean indicado, incluyendo medicación. Y después, llevan un exorcista.

No importa vuestro grado de escepticismo frente a este tipo de temas, ny el punto de vista que el autor haya utilizado para aproximarse a ellos en 'The Devil and Father Amorth'; ver a William Friedkin regresar al universo que le encumbró —ya sea desde la ficción o la no-ficción— es un acontecimiento digno de celebración. Pongamos una vela a nuestro santo favorito para que la podamos disfrutar lo antes posible.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos