Compartir
Publicidad
Por qué todo internet está obsesionado con 'Making a murderer'
Entretenimiento

Por qué todo internet está obsesionado con 'Making a murderer'

Publicidad
Publicidad

Internet no vivía este nivel de obsesión con un caso real de asesinato desde que el podcast 'Serial' convirtió en famoso a Adnan Syed, condenado por la muerte de su ex novia en 1999. El acusado que, en esta ocasión, ha atraído la atención del público se llama Steven Avery, está en la cárcel por el asesinato, en 2005, de Teresa Halbach y es el centro de la docuserie de Netflix, 'Making a murderer'.

La serie se estrenó en la plataforma de streaming a finales del año pasado y fue ganando popularidad durante las Navidades, cuando bastantes críticos estadounidenses maratonearon sus diez episodios y se pusieron a escribir sobre ella. Porque 'Making a murderer' ha dado pie a muchos artículos que intentan discernir si Avery fue incriminado por el crimen por la policía, y en realidad es inocente.

De qué va 'Making a murderer'

La docuserie está dirigida por Laura Ricciardi y Moira Demos, que en 2005 eran dos estudiantes de cine que descubrieron el caso de Avery a través de un artículo en The New York Times que lo explicaba. Ricciardi había trabajado un par de años como abogada y estaba familiarizada con el sistema legal estadounidense, así que la historia de Avery les picó la curiosidad.

Resumamos. Steven Avery, un tipo perteneciente a una familia no demasiado bien vista en un pequeño pueblo del condado de Manitowoc, en Wisconsin, es acusado en 1985 de violación y pasa 18 años en la cárcel por ello. Sin embargo, el departamento del sheriff hace oídos sordos a pruebas que apuntan a que Avery puede ser inocente de ese crimen. Finalmente, un test de ADN exonera a Avery, que sale de prisión en 2003 y decide demandar al condado, pidiendo una indemnización de 36 millones de dólares.

Dean Strang y Jerry Buting, los abogados de Avery, se han convertido en dos improbables estrellas mediáticas

Dos años más tarde, una joven fotógrafa de una revista de coches, Teresa Halbach, desaparece poco después de haber visitado el desguace de la familia de Steven. Éste es acusado de su asesinato, y este caso es el que cuenta 'Making a murderer'. A través de diez episodios, Demos y Ricciardi muestran grabaciones de la policía (de interrogatorios, registros, etc.), vídeos del juicio contra Steven y declaraciones de su familia y sus abogados para componer una obra que termina enganchando casi sin que te des cuenta.

'Making a murderer' no tiene narrador, sino que la historia se va construyendo con todo ese material audiovisual al que Demos y Ricciardi acceden, y con entrevistas a los padres de Steven y a sus abogados, Dean Strang y Jerry Buting, que se han convertido, de la noche a la mañana, en dos estrellas de las redes sociales y, en el caso de Strang, hasta en un improbable sex-symbol. Las conversaciones de ambos abogados decidiendo su estrategia durante el juicio, o el sarcasmo de Buting en sus apariciones ante la prensa, han acabado ganando muchos fans.

La obsesión de internet

Abogados

'Making a murderer' podía ser, antes de su estreno, un documental que generara cierta prensa por tratar un caso de asesinato en el que no está del todo clara la culpabilidad de Steven Avery, y en el que se presentan circunstancias externas que arrojan aún más dudas sobre todo el asunto. Los fallos del sistema legal estadounidense, y lo difícil que es para alguien sin dinero, o que no tenga los recursos intelectuales para manejarse en su recovecos, escapar de él se exponen en la serie, y era de esperar que los periodistas escribieran sobre ello.

Pero lo que se ha descontrolado por completo es el nivel de obsesión de internet por el caso de Avery. Los precedentes de 'Serial' y, sobre todo, 'The Jinx', la serie de HBO sobre Robert Durst, ya apuntaban que 'Making a murderer' podía ser el nuevo interés de los detectives amateur de Reddit, que tiene un extenso hilo dedicado al caso.

Internet se ha propuesto resolver definitivamente si Steven Avery es culpable de la muerte de Teresa Halbach

Las dudas sobre la culpabilidad de Avery, los intentos de averiguar qué pasó realmente con Teresa Halbach y, si Steven es inocente, quién la asesinó, los comentarios sobre las pruebas que la serie no muestra... Todo esos puntos son demasiado jugosos para que los internautas los dejen pasar y, aparte de obsesionarse con los abogados o con dos periodistas locales que aparecen también en varios episodios, como Angenette Levy y Aaron Keller, se han dedicado a intentar resolver el caso por su cuenta.

Las historias del subgénero del true crime se prestan mucho a que los espectadores se pregunten si el condenado por el caso es de verdad culpable, a que especulen sobre otros posibles asesinos, a que diseccionen hasta el más mínimo detalle para elaborar sus propias teorías... Si se hace con las series de televisión, no va a dejar de hacerse con estas docuseries, aunque éstas tengan el añadido ético de que se está tratando con personas e historias reales.

Y sí, es verdad que 'Making a murderer' es muy adictivo y que resulta difícil no enredarse en el mismo juego de intentar adivinar, si Steven Avery es inocente, quién asesinó entonces a Teresa Halbach.

En ¡Vaya Tele! | 'Orphan Black' y otras 8 sorpresas seriéfilas de Netflix España

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio