Compartir
Publicidad

'16 Calles', el resurgir del buen Cine de acción

'16 Calles', el resurgir del buen Cine de acción
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los que crecimos en los 80 disfrutando de buenas películas de acción (género injustamente infravalorado), estamos de enhorabuena. Esta semana se estrena entre nosotros '16 Calles', la reunión de dos de los máximos representantes del género, Richard Donner y Bruce Willis, cuyas 'Arma Letal' y 'Jungla de Cristal', después del tiempo que ha pasado siguen siendo dos extraordinarias películas, que no han perdido un ápice de su espectacularidad, siendo imitadas hasta la saciedad, y tal vez igualadas, pero nunca superadas. Son dos claros ejemplos de lo que este tipo de cine nos ofrecía por aquellos años, y que vistas hoy, se alzan como dos de las mejores muestras del género. Guiones y actores efectivos, un uso de la violencia envidiable, narración excelente, y sobre todo no tratar al espectador como si fuera imbécil. Mirad todo el cine de acción que se hace hoy día, a ver cuántas películas cumplen todo eso. Donner y Willis se han unido para recordarnos aquellos días, y conscientes de que tal vez este tipo de films ya no se lleven, nos ofrecen una película excelente, el último aliento de otros tiempos, poco apreciado por lo que se ve en los resultados de taquilla.

Jack Mosley es un policía de poca monta, cansado y bebedor. Un día le encargan llevarun preso hasta un juzgado que se encuentra a 16 manzanas de la comisaría (¡manzanas, no calles, señor traductor de los títulos!). Lo que en principio parece muy fácil, pronto se convertirá en una pesadilla, ya que ese preso es un testigo importante en un caso de corrupción policial. Muchos son los que no quieren que testifique, y harán todo lo posible para que no llegue a su destino.

El argumento recuerda a muchas otras películas, e incluso a series de televisión. Concretamente me viene a la memoria un film de Clint Eastwood, 'Ruta Suicida', cuya premisa es exactamente igual. Pero a pesar de que la historia la hayamos vista otras veces, la pericia de Donner y el guionista hacen que sigamos el film con sumo interés, e incluso dan lecciones de cómo se deben de hacer las cosas. Donner, que probablemente por su edad, 75 años, cada vez rueda más espaciadas sus películas, no se adapta a los nuevos tiempos, y no renuncia a una forma de narrar cine que parece perdida. En ese aspecto es uno de los últimos artesanos que quedan, perfectos conocedores de su oficio. Su labor en '16 Calles' es sorprendente, y no exagero al asegurar que ha realizado uno de sus mejores films. Con una puesta en escena extraordinaria, que ya les gustaría a muchos, nos ofrece una ejemplar muestra de buena narración, gracias a un ritmo perfecto que no decae en ningún momento.

Donner combina todos los elementos con inusitada sobriedad. A parte de ofrecernos escenas de acción memorables (la del autobús), nos da también unos diálogos mínimamente inteligentes, los cuales tienen suma importancia en varios momentos del film, sobre todo en aquellos protagonizados por Willis y David Morse, donde la acción física pasa a un segundo plano, para dar paso a la acción verbal. En ese aspecto, Donner se maca un tanto al hacer algo que otros muchos directores renunciarían a hacer: dos de los momentos cumbres de la película son escenas de diálogo, sin un solo tiro.

La labor de sus actores es excelente, aunque no todos. Me refiero sobre todo a Bruce Willis, el cual interpreta sin ningún tipo de reparo a un policía mayor, cansado de muchas cosas. Por cierto, su personaje queda perfectamente definido en su primera escena, en la que con tan sólo 30 segundos nos basta para saber cómo es. Aunque no lo parezca, Willis logra apartarse de esa imagen de héroe que tuvo durante tantos años, y compone una versión mayor, y distinta, de aquellos personajes. Su antagonista, David Morse, está igual de fantástico, componiendo un villano interesante, con algo que decir, y no limitarse simplemente a ser el malo de la función. Sus enfrentamientos cara a cara con Willis son de lo mejorcito de la película.

Pero no puede decirse lo mismo de Mos Def, el gran problema del film. El actor está bastante cargante en su personaje, resultando insoportable por momentos. Incluso se puede hacer un chiste al respecto, ya que de lo pesado que es muchos desearán que Bruce Willis no lo proteja. Bromas aparte, Def está bastante mal en su papel, y protagoniza algunos de los momentos más flojos del film. Su interpretación, más un par de pequeñas trampas en el guión, apenas sin importancia, serían lo menos destacable de la plícula.

No quiero olvidarme de mencionar la excelente banda sonora del film, obra de Klaus Badelt, quien compone un score realmente impresionante, y que en algunos momentos cobra una fuerza extraordinaria. Curiosamente, esos momentos son los más tranquilos, donde la música se vuelve melódicamente intimista, destacando por encima de todo lo demás.

Una película muy buena, que nos devuelve al mejor Donner, al mejor Willis, y el mejor cine de acción. Hecha para disfrutar como un enano de principio a fin, es probablemente lo mejor de la cartelera, al lado de esa obra maestra titulada 'V de Vendetta'.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio