Publicidad

'El pionero' y Jesús Gil: cómo el tiempo lo cura todo en una inteligente maniobra nostálgica de HBO
HBO

'El pionero' y Jesús Gil: cómo el tiempo lo cura todo en una inteligente maniobra nostálgica de HBO

Publicidad

Publicidad

La nostalgia es un arma, ya lo decía Astrud. Es un arma multiusos, casi la navaja suiza de los recursos narrativos. Lo mismo te sirve para la realzar la ficción más popular, como la recién estrenada 'Stranger Things 3', que viene de perlas para, en este caso, la no ficción del primer trabajo documental de HBO en España: 'El Pionero'.

Cualquier tiempo pasado no fue mejor

El 15 de junio de 1969 Jesús Gil, un apasionado empresario con algunos claroscuros notables ya en sus espaldas, fue el principal responsable de lo que aún es la mayor tragedia acontecida en la provincia de Segovia en su historia más o menos reciente. En un ejercicio de total inconsciencia, también marca de la casa de un tipo que, a pesar de todo, calculaba las cosas mucho mejor de lo que pensamos (palabra de José María García), y fruto del ansia por embolsar un importante montante a cuenta de un acto con una popular cadena de alimentación, la estructura del restaurante que acogía el evento se vino abajo. Murieron sesenta personas.

'El pionero' arranca fuerte, porque Jesús Gil es mucho más que fútbol, escándalos costeros y surrealistas intervenciones televisivas. Pero, claro, el opio del pueblo, como tal, tiene propiedades narcóticas que provocan amnesia, y entre el tiempo y los balones es posible que no toda la historia de este animal empresarial se mantenga fresca en la memoria de todos los abonados a la plataforma.

Enric Bach, cincuenta por ciento del interesante 'Muerte en León', también en HBO, recurre al primer plano amplio, cada vez más habitual en el género, lo que hace que no solo sean bustos parlantes los que se encargan de dar testimonio, ofreciendo una imagen ancha, con profundidad de campo, mucho más agradecido que un primer plano más tradicional y sin más información que un rostro.

El precio del poder

"Un ente de ficción compulsivo". Así describe Enrique Sánchez de León, rival en las elecciones por la presidencia del Atlético de Madrid, a Jesús Gil. Lo cierto es que Gil pudo y prometer y prometió lo que más anhelase la comunidad a la que fuera dirigido su discurso. Fuera Segovia, Madrid, Marbella o la mismísima cárcel, Gil supo medrar con todo y con todos. Ese es uno de los grandes valores del trabajo documental que presenta la plataforma, apreciar la diferencia entre lo efímero de la tragedia y la eternidad de la leyenda. Cómo explicar el paso desde la tragedia de San Rafael al climático ascenso a los cielos de la Copa del Rey.

26 de mayo de 1991. Gil arrasa en las elecciones y se convierte en alcalde de Marbella. Desde 1987 preside el Atlético de Madrid, mezclando las finanzas del club con las suyas propias. La tragedia de Los Ángeles de San Rafael y su paso por la cárcel quedan ya muy lejos. El futuro que nos aguarda la serie de no ficción, imaginamos, es la de una radiografía y un vistazo al pasado. 'El pionero' es un proyecto complejo, complicado.

Blanquear la imagen de un personaje como Gil no tiene cabida en ninguna cabeza, pero tampoco esperamos a estas alturas caer en la caricatura burda con la que habitualmente recordamos a este peso pesado de los negocios en España. Bueno, de los negocios y de lo que se pusiera a tiro. Gil fue el antecesor de un retrato que hoy es tendencia y que, además, ha perdido la gracia y la frescura. No vamos a decir que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero creo que más divertido sí podía ser. O más honesto dentro de su deshonestidad.

el-pionero-gil-barco

Lo cierto es que estamos ante uno de esos personajes de nuestra historia que más poder de atracción ha ofrecido al resto de los simples mortales que pasábamos apuros para llegar a fin de mes. Otros tenían 'El lobo de Wall Street'. Nosotros teníamos a Gil.

En su segundo episodio, la trama se complica y aparecen los tejemanejes de su etapa marbellí, las sociedades mercantiles que financiaron los nuevos planes urbanísticos y como se adelantó a todos constantemente. Una década antes de la irrupción de Berlusconi, Gil supo aunar política, negocio y deporte. Jesús Gil fue muchas cosas, pero "pionero" le hace mucha justicia.

Mención especial merece la maniobra, espectacular, que Gil y Cerezo realizaron para evitar la desaparición del Atlético de Madrid en un momento que parece salido de una película de atracos. Y es que este retrato de no ficción se mueve por momentos entre el thriller y un episodio de 'Black Mirror'. Ese es el nivel de la constante Gil. Un ascenso a unos cielos cada vez más elevados para caer cada vez en un pozo más profundo que el anterior. Hoy rey de todo, mañana emperador de la nada.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir