Qué ver en HBO Max: Christian Bale y Hugh Jackman sobresalen en un maravilloso juego de humo y espejos de Christopher Nolan
HBO

Qué ver en HBO Max: Christian Bale y Hugh Jackman sobresalen en un maravilloso juego de humo y espejos de Christopher Nolan

La exaltación de la figura de Christian Bale como intérprete ha sido muy repetida sin casi demasiado cuestionamiento, a pesar de que comportamientos habituales suyos como los cambios extremos de peso, la obsesión por el método o los comportamientos irracionales en sets serían muy señalados y hasta objeto de mofa en otros -hola, Jared Leto-. Es uno de esos actores que parece tener bula papal hasta para estar pasadísimo, y que se perciba como otro gran trabajo (El Roto lo ha vuelto a hacer).

Esto, por supuesto, no quiero que se interprete como tirria por mi parte de su figura y su obra. De hecho, siempre lo he tenido en alta estima por algunos de sus grandes trabajos, sobre todo en obras "menores" como 'Rescate al amanecer' o 'Enemigos públicos'. También en otras obras más populares, como 'El truco final (El prestigio)', quizá su mejor colaboración con Christopher Nolan que se puede ver en HBO Max.

Observa fijamente

Chris y su hermano Jonathan Nolan aprovecharon el caché de 'Batman Begins' para sacar adelante un modesto proyecto de mediano presupuesto antes de cambiar para siempre el cine de superhéroes y poner sus carreras en un punto de no retorno. Retomaron la idea de adaptar la novela del mismo nombre de Christopher Priest, puesto en pausa con la post-producción de 'Insomnio' y el posterior encargo del Caballero oscuro.

Nolan toma al actor de Batman para interpretar a uno de los dos magos protagonistas, siendo el otro interpretado por Hugh Jackman. La película sigue su intensa rivalidad, ambos obsesionados por alcanzar la fama y el aplauso en un momento donde ser mago te podía garantizar eso. Sus diferentes caracteres favorece una rivalidad que llevará a lanzar retorcidos juegos a través de terceras personas o incluso ponerse en riesgo a sí mismos.

La clave para mantener tan intrigante este duelo está, además de en un buen manejado suspense y buen trabajo de construcción de personajes, en un increíble juego de humos y espejos realizado por Nolan. Todavía no había llegado a sus mayores niveles de espectacularidad visual -aquí todavía sigue los peores vicios de su primera etapa, con muchos primeros planos simplones en escenas que no cumplen más propósito que exponer diálogo-, pero hace uno de sus más interesantes guiones a través de una estructura bien medida.

'El truco final (El prestigio)': abracadabra

Pero, ante todo, está su inteligente uso de lo mostrado y de emplear el montaje para narrar. Así, la película te está señalando constantemente un aparente punto de giro que tú como espectador vas a reconocer y creer que estás muy por delante de ella. Pero es todo un buen elaborado truco de Nolan para, cuando se desvele realmente lo que subyace en la cinta, sea realmente potente.

Aquí el director consigue emular perfectamente la profesión mágica que está relatando, dirigiendo tu mirada hacia otro punto para luego sorprendente de verdad cuando ve todo el truco.

Parte del éxito también está también en un excelente reparto, mostrando el que puede ser el mejor trabajo en dirección de actores de Nolan. Y es difícil no fijarse en Bale, con un rol tan complicado como altamente interesante, en el que profundiza desde todos los aspectos posibles. Es uno de los motivos por los que es la película de su filmografía -y la del director- que más crece con el tiempo y con los repetidos visionados. Es pura magia.

Temas
Inicio