Compartir
Publicidad

¿Qué es el test de Bechdel y cómo se aplica a las series?

¿Qué es el test de Bechdel y cómo se aplica a las series?
36 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace algunos meses, una cadena de cines en Suecia saltaba a la atención de la opinión pública internacional al utilizar un nuevo sistema de calificación de las películas, además del de por edades. Según contaba entonces The Guardian, ese sistema otorgaba una A, su calificación más alta, a las cintas que tuvieran una representación más igualitaria de los roles de hombres y mujeres, y se basaba para ello en algo conocido como el test de Bechdel. No es ningún sistema "oficial", pero se encuadra dentro de los debates que la comunidad artística sueca ha tenido en el último año sobre la igualdad en género en el cine y en las artes, en general, y ha servido para generar conversación sobre ese tema más allá de las pocas personas que conocían la existencia de ese test de Bechdel con anterioridad.

Lo peculiar es que este test no es más que una curiosidad, un chiste que se ha salido de quicio y que ha terminado convirtiéndose en algo así como un estándar para medir la relevancia de los personajes femeninos en cine y televisión, para detectar si no son más que accesorios del protagonista masculino o si son entes independientes por sí mismos. Hasta han surgido los inevitables artículos pidiendo una actualización porque no sirve ya, como si fuera algo realmente serio. No es ningún tipo de método científico sino, como decimos, nada más que un divertimento que, eso sí, sí tiene una base real. Pero antes de ver cómo puede aplicarse a las series actuales, veamos de dónde viene ese test de Bechdel.

El origen

orangeisthenewblock

El test proviene de una tira publicada en 1985 por la dibujante Alison Bechdel, dentro de su cómic 'Dykes to watch out for'. En esa tira en concreto, titulada 'The Rule', una chica le cuenta a otra la norma que tiene para ir al cine, pues sólo ve películas que cumplan tres requisitos: uno, tienen que tener, al menos, dos personajes femeninos; dos, éstos tienen que compartir escenas y hablar entre ellos, y tres, tienen que hablar de algo que no sea un hombre. Como decimos, no es más que un chiste que, sin embargo, comenta una situación real, que es el hecho de que los personajes femeninos pocas veces son los grandes protagonistas y que suelen moverse en relación con un hombre. Pero también es cierto que, si hablamos de aplicarlo a las obras audiovisuales, las películas y las series no son lo mismo y tampoco es igual la situación en televisión en 1985 y en 2014.

Evidentemente, hay series que pasan el test de Bechdel porque sus protagonistas centrales son mujeres y lo que las une es su trabajo, como la muy exitosa 'Cagney y Lacey', de tal modo que ese último punto del test, que hablen de algo que no sea un hombre, es fácil de superar. Las conversaciones entre Jane y Maura en 'Rizzoli & Isles' giran muchas veces en torno a los casos que investigan, lógicamente, y 'Orange is the new black' tiene fácil superarlo porque su reparto está formado al 90% por mujeres, y sus preocupaciones en la cárcel van más allá de los hombres de sus vidas. También 'American Horror Story: Coven' lo tiene más fácil; al fin y al cabo, lo que vemos es una pugna entre brujas por conseguir el poder.

¿Puede aplicarse el test a las series?

americanhorrorstory

En las series, de todos modos, el test no puede aplicarse de un modo muy rígido. A veces hay capítulos que lo pasan y otros que no, o hay pares de personajes femeninos que lo aprueban y otros que no. 'The Good Wife' suele pasarlo por cosas como las conversaciones entre Kalinda y Robyn sobre la mejor manera de llevar a cabo su trabajo, pero Alicia y Jackie muchas veces están hablando sobre Peter. Un estreno de este año, como 'Agents of SHIELD', no tiene problemas en pasar el test porque no hay más que poner a May y Simmons comentando los avances del caso que están investigando. Para muchas series, el test de Bechdel es un estándar muy bajo, pero tampoco es suficiente para determinar si los personajes femeninos están desarrollados de una manera tan relevante como los masculinos.

Como hemos comentado, esto no es más que un divertimento, una broma que tiene casi treinta años y que ha escapado por completo de las intenciones de su autora, que en el cómic no parecían ser más que iluminarnos sobre cómo es el personaje que afirma tener esas normas y, al mismo tiempo, comentar sobre el estado del cine de Hollywood en aquella época. Este test no es ningún estándar de calidad ni sirve para nada más que para generar discusión sobre el modo en el que se presenta a las mujeres en las series, en este caso. Sí, toca muy superficialmente un asunto que podría analizarse con mucha más profundidad y que se extiende también a los equipos creativos y ejecutivos detrás de dichas series, pero eso es ya una cuestión más compleja.

En ¡Vaya Tele! | La representación de la mujer en televisión

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio