Compartir
Publicidad
'Carlos, Rey Emperador', una buena historia con mala fortuna
La 1

'Carlos, Rey Emperador', una buena historia con mala fortuna

Publicidad
Publicidad

Anoche terminó su periplo la serie 'Carlos, Rey Emperador', una producción histórica con la que TVE trataba de recoger el legado de la serie 'Isabel', que tan buenos réditos le dio en cuanto a crítica. Pero, lo cierto es que las audiencias no han acompañado demasiado a la historia del nieto de los Reyes Católicos y el final de la serie se ha visto adelantado.

'Carlos, Rey Emperador' es una producción de Diagonal TV, la misma empresa que demostró su buen hacer con 'Isabel'. Así, ha tratado de narrar los hechos tal y como ya lo hizo con su serie predecesora, imitando el estilo y el tono pues, cuando se afronta una serie de época con un presupuesto limitado para batallas y escenarios regios, el guión es más importante que nunca.

Audiencias en declive

Si bien se estrenó con un notable 15,6% del share, con más mérito si cabe por enfrentarse con un todoterreno como 'La Voz Kids', en Telecinco, semana a semana, la pérdida de espectadores ha sido una constante. En su capítulo número once, anotó el 9,7%, unos números peligrosos pues bajaban de la dos cifras que dan cierto respiro a las cadenas. Ahí, se tomó la decisión de adelantar el parón navideño que se había previsto, y se emitieron dos capítulos el 23 de novimebre.

Carlos

Pero las vacaciones no mejoraron los datos y, finalmente, ayer la serie cerró definitivamente su ciclo con dos capítulos finales que sumaron un 11,4%. Al comentar las cifras no podemos obviar el hecho de que la serie se ha emitido en un día muy complicado en parrilla, con rivales fuertes como 'Mar de plástico', que han hecho mella también en sus audiencias

Intensidad histórica

Porque lo cierto es que no podemos negar que 'Carlos, Rey Emperador' nos ha contado una historia interesante, suculenta, llena de matices y recovecos. Cómo se forjó la política en nuestro país en el siglo XVI equivalía a conocer cómo se desarrollaban los hechos en toda Europa y, por supuesto, en la recién "descubierta" América.

Las intrigas palaciegas se han visto aliñadas por muchos conflictos familiares en los que las rencillas entre hermanos han supuesto un ingrediente más. Los diferentes movimientos (guerras, bodas, traiciones) han sido jugosas tramas en las que hemos podido enfrentarnos al devenir de la historia comprendiendo las dificultades de esos años. Ha habido grandes personajes que nos han acompañado de manera portentosa, interpretados por actores que han estado a un nivel muy alto.

El legado, ¿en peligro?

Francisco

Pero, precisamente, el hecho de querer abarcar tantas tramas y subtramas puede haber supuesto uno de los problemas para que la serie conectara con el público. Demasiada complejidad, un desarrollo muy veloz, la necesidad de almacenar muchos datos y personajes... La serie estaba planeada en una única temporada de 17 capítulos. Quizá, un desarrollo más pausado le hubiera sentado mejor.

Nuestra duda ahora se plantea con la que todos esperábamos fuera la sucesora de esta serie. La vida de Felipe II ya se ha comenzado a apuntar en los últimos capítulos de esta ficción. Y resulta tan interesante como la de los reyes que le precedieron. Pero, después de que las audiencias no hayan acompañado, ¿se atreverá TVE a poner en marcha más proyectos de esta índole?

En ¡Vaya Tele! | 'Carlos, Rey Emperador', el legado de 'Isabel' está en buenas manos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio