Publicidad

'Isabel', la gloria trae nuevos conflictos

'Isabel', la gloria trae nuevos conflictos
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ayer, TVE hizo frente a la guerra de las audiencias con un soldado de oro: 'Isabel', que estrenó la que será su última temporada en el canal público, tan sólo unas semanas después de que la plataforma Movistar TV hiciera lo propio. La noche estuvo realmente muy disputada pero puede que os pase como a mí, y que, en ningún momento, dudarais de cuál iba a ser vuestra opción para el prime time. A mí, la reina de Castilla me tiene el corazón ganado.

'Isabel' volvió con la carga dramática y narrativa que acostumbra. La decisión de contar la vida de este personaje en tres intensas temporadas me ha parecido un movimiento bastante inteligente. Parece que puede dar paso a una nueva concepción de la ficción española: abordarla desde la calidad, dando todo en cada capítulo, sin estirar tramas convirtiendo un buen producto en otra cosa distinta.

Intensidad histórica

isabel-familia.jpg

El visionado del primer capítulo me recordó el enorme mérito que tiene esta serie: trazar un repaso fehaciente, riguroso pero entretenido y atractivo, por una de las épocas más convulsas de nuestra historia. 'Isabel' es esa serie que se las ingenia para contar traiciones, guerras, pactos, sabotajes, uniones... de las que marcaron el mundo tal y como lo entendemos hoy, con precisas pinceladas, sin los recursos económicos de otras; logrando que los diálogos y la estructura de las secuencias tengan un protagonismo prioritario.

La cosa promete y los conflictos no paran de crecer alrededor de los personajes, en un mapa que va aumentado más y más: Colón ha llegado a América, pero es tentado por un poderoso rey de Portugal que quiere un trozo del pastel; el rey francés quiere expandir sus dominios y la guerra en Europa está más que próxima; el Papa es un regente más que busca no perder ni un ápice de poder... Todas estas tramas nos auguran una temporada muy intensa con la que, desde luego, podremos también aprender mucho sobre nuestro pasado.

A los problemas institucionales, habrá que unir las tensiones personales que se gestan en el seno de esta familia tan poderosa. Isabel y Fernando, unidos por los éxitos, parecen encontrarse a cada paso, al borde de un abismo al que las diferentes ambiciones pueden llevar. El papel que tendrán sus hijos será fundamental. Para terminar, me gustaría destacar la última secuencia del capítulo: la entrada de un Colón que trae las maravillas americanas ante una corte que abre unos atónitos ojos. Muchas, muchas ganas de seguir viendo nuevos capítulos.

En ¡Vaya Tele! | 'Isabel', el sabroso caldo histórico

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir