Publicidad

'¿Qué apostamos?', Nostalgia TV

'¿Qué apostamos?', Nostalgia TV
19 comentarios

Publicidad

Publicidad

Se podrán decir muchas cosas de Ramón García y Ana Obregón, y no todas buenas, pero lo que nadie puede negar es que fueron la gran pareja de éxito profesional de los 90, con permiso de Emilio Aragón y Lidia Bosch. Juntos presentaron el concurso por excelencia de los viernes por la noche, ‘¿Qué apostamos?’, un formato que cada noche reunía a niños y adultos frente al televisor para ver las pruebas más arriesgadas y, por qué no decirlo, a Ana Obregón empapada bajo la ducha al final del programa.

En 1993, TVE decidió adaptar este formato, que ya se emitía con éxito con Alemania e Italia. Francesco Boserman sería el encargado de dirigir y realizar este concurso que, por sus características, requería la coordinación de un enorme equipo técnico humano. Se emitía en directo y casi siempre incluía rodaje en exteriores, lo que dotaba de mayor espectacularidad a un concurso que marcó la infancia y juventud de toda una generación.

Mecánica del concurso

Ana Obregón y Ramón García
Cada programa de ‘¿Qué apostamos?’ se componía de cuatro retos que cuatro personas o grupos anónimos intentaban superar. Las pruebas eran de lo más variopintas: desde reconocer cualquier hueso del cuerpo con sólo tocarlo hasta atravesar un campo de globos con un todoterreno sin explotar ninguno, pasando por contruir un castillo de naipes enorme capaz de sostener a una persona de peso medio. Cualquier reto difícil era bienvenido, y generalmente uno por cada programa se hacía en exteriores.

Pero antes de llevar a cabo la prueba, un grupo de famosos tendría que apostar una cierta cantidad de dinero a favor o en contra del reto, en función de si pensaban que iban a conseguirlo o no. TVE seguía así la tendencia de la mayoría de programas de los 90, en los que era imposible no encontrar un famoso como invitado. Por ‘¿Qué apostamos?’, además de caras nacionales, desfilaron múltiples famosos internacionales (algunos sin saber muy bien qué hacían allí) como Sofía Loren, Cher o Jean Claude Van Damme, así como la “creme de la creme” de nuestro famoseo más español, con Elsa Pataky, Ángeles Martín, Chiquito de la Calzada, Eugenia Santana, Ivonne Reyes, Jesulín de Ubrique…

En el año 1998, y con la llegada de Antonia Dell’Atte como presentadora, el programa cambió su mecánica. El número de apuestas se redujo a tres, pero cada programa comenzaba siempre con una prueba especial denominada “Superpapá”. En ella, el padre o la madre de una familia enfrentaba un reto propuesto por el programa, y si lograba superarlo conseguía una serie de regalos para toda su familia (coches, ordenadores, bicicletas…). El éxito de esta nueva prueba hizo que más tarde se creara un programa específico de este estilo, llamado ‘Todo en Familia‘, y que sería presentado también por Ramón García.

La ducha

Nunca un elemento creó tanta expectación como la ducha final de ‘¿Qué apostamos?’. Al comienzo de cada programa, los presentadores planteaban un reto a la audiencia, que implicaba dejar todo lo que estuvieras haciendo en ese momento e irte corriendo rápidamente para el plató del programa. Las pruebas podían ser, de nuevo, de lo más variopintas; desde conseguir reunir a 100 mujeres llamadas Cristina hasta convocar 200 personas disfrazadas de vampiro en la puerta del plató.

Al final de la noche se hacía el recuento, y si se conseguía el reto, el apostante se salvaba de la ducha. Pero si no se conseguía, como frecuentemente pasaba, alguien debía pringar y meterse en la ducha incluso con la ropa puesta. La verdadera comidilla de todo esto era ver a la Obregón poniendo excusas a La Comisión (la voz en off que era la que partía la pana) para librarse del remojón, y con suerte se la podía ver empapando su bonito peinado y su vestido largo frente a millones de espectadores.

Realmente aquello era más una pachanga entre amigos que una prueba propiamente dicha. Tanto si se conseguía el reto como si no, siempre había alguien que acababa metido en la ducha, ya fuese Ramón García, Ana Obregón o cualquiera de los invitados que hubiera esa noche en el programa. No es que esta parte del programa tuviera mucho sentido, pero al menos se iba uno a la cama con una sonrisa de oreja a oreja.

Etapas del concurso

Qué apostamos

Desde su creación en 1993 hasta el año 1998, Ramón García y Ana Obregón se mantuvieron al frente del programa, coincidiendo también con los años de oro del concurso. En la temporada 1998-1999, TVE tiró de morbo y contrató a Antonia Dell’Atte para sustituir a la Obregón; en esta edición, además, fue cuando se incorporó la prueba del “Superpapá”, que más tarde llegaría a tener programa propio.

En la última (y corta) edición del concurso en el año 2000, Ramón García estaría acompañado de Raquel Navamuel y Mónica Martinez, para finalmente desaparecer en junio de ese mismo año con apenas tres meses en antena. Finalmente, en el año 2008, la Forta recuperaría el formato para emitirlo en varias comunidades autónomas. Rocío Madrid y Carlos Lozano fueron los encargados de presentarlo, pero una discreta acogida por parte de la audiencia y los elevados gastos de producción hicieron que desapareciera por completo poco después.

El opening

Para despedir, os dejo con la canción de la cabecera del programa. Tanto Ramón como Ana afinaron sus gargantas y entre ambos se cocinaron esta canción original que a más de uno le podrá producir dolor de cabeza. Aun así, la mayoría de vosotros os la sabreís, así que venga, no os cortéis…

Qué apostamos, qué apostamos, arriesga lo imposible y no des marcha atrás. Esto es un juego, la vida es un juego y hay que apostar, todo es posible, el triuuunfo es aarrieeesgaaar

Ficha Técnica: ‘¿Qué apostamos?’

Ana Obregón
  • Título Original: ‘Qué apostamos’
  • Género: Concurso
  • Cadena: TVE-1
  • Emitida en España: TVE-1 (1993-2000) y La Forta (2008)

En ¡Vaya Tele! | Nostalgia TV

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios