Cannes 2021: las 16 mejores películas de una edición de gran nivel, marcada por la necesidad de un triunfal regreso bajo la sombra de la COVID-19
Listas

Cannes 2021: las 16 mejores películas de una edición de gran nivel, marcada por la necesidad de un triunfal regreso bajo la sombra de la COVID-19

Acabó el 74º Festival de Cannes y un nombre queda en boca de todos. Julia Ducournau. La francesa ha ganado una Palma de Oro muy especial, una que ha tardado dos años en llegar, una que la convierte en la segunda cineasta en toda la historia del certamen que se alza con el galardón más preciado. Ducournau rechaza la distinción de género pero el dato está ahí y es bonito que Jane Campion ya no esté sola.

En todo caso, el triunfo de la realizadora va más allá de una anécdota histórica. Su 'Titane' es una salvajada, una bomba, la feliz confirmación de que el fantástico vive un gran momento y ha cautivado a Cannes. El festival y el jurado, liderado por el adorable bocazas de Spike Lee, acertaron de pleno. La anterior Palma fue para Bong Joon-ho, que con 'Parásitos' arrasó después en los Óscar. ¿Se atreverán en Hollywood a encumbrar un film tan extremo como 'Titane'? Desde ya apuesto que no aunque sería escandaloso que Ducournau no sea nominada.

Cubriendo el festival más grande en un pueblo de playa durante un verano en pandemia

Lo primero que sentí al pisar Cannes, con unas ganas tremendas de volver tras la obligada cancelación de la edición 2020, fue incredulidad y algo de pánico. Pese a que la maldita pandemia global no ha desaparecido, casi nadie llevaba mascarilla y la distancia de seguridad era nula; lo máximo que podías aspirar es que no te tosieran en la cara. De pronto, ese pueblo de playa era la aldea de Astérix y Obelix, y el COVID-19 eran los romanos.

Esta situación se prolongó durante todo el certamen; en cafeterías y restaurantes te atendían con el rostro descubierto. Uno iba por la calle como en una película de zombis, sorteando obstáculos y temeroso de ser mordido. En cuanto al festival, digamos que lo intentaron... más o menos. En la primera noche, el canallita de Adam Driver convenció a Marion Cotillard de no llevar mascarilla al entrar en el Lumière, y al final de la proyección de 'Annette', se encendió un cigarro.

Y así, todas las medidas anunciadas, todas esas promesas de que iban a convertir el festival en un lugar seguro contra el COVID-19 se quedaron en poco menos que fachada. Fue una imagen simbólica que avisaba de lo que pasaría el resto de jornadas. Las estrellas podían saltarse las normas, y esa permisividad dio alas a muchos acreditados, maleducados e irrespetuosos, que se hacían los locos ante carteles, avisos, llamadas de atención y amonestaciones verbales.

Así que te sentabas a ver una película junto a gente sin mascarilla, o que la llevaban por debajo de la nariz. Gente que, a veces, tosía. No eran las únicas distracciones, las pantallas luminosas de los móviles o las actitudes de quienes se comportan como en el salón de su casa siempre están ahí, pero desde luego lo más preocupante era la salud. Cierto es que uno llega a Francia con un PCR negativo pero nadie te asegura que no te contagies allí, entre los galos. Pese a todo, y entre rumores de contagios, desde el festival se afirmaba que todos los tests realizados estaban dando negativos.

Esto era un gran alivio, desde luego. Había un recinto donde podías acudir para hacerte todas las pruebas PCR que quisieras, gratuitamente. Era necesario mostrar el negativo para acceder al Palais des Festivals, la sede principal, y a los cines que hay en su interior, sin embargo, no lo pedían para acceder a otras salas del festival, incluyendo la Lumière o la Debussy, las principales. En definitiva, si te parabas a pensarlo un momento, aquello era una locura. Pero a falta de datos, cabe concluir que todo salió bien. El triunfal regreso que necesitaba Cannes.

La novedad de los tickets y escasas decepciones en una edición llena de joyas

Quizá lo peor de cubrir Cannes, cuando no has recibido una de las acreditaciones que conllevan más privilegios, eran las interminables colas junto a la sala; esperar de pie una hora o más hasta que dejaban entrar a los de clase inferior. No solo perdías mucho tiempo, nada te garantizaba entrar, con lo cual te quedabas sin la película y teniendo que reorganizar todo el plan que ya estaba volviendo loco. Este año se anunció una prometedora novedad: un sistema online de tickets.

A priori, un regalo divino. Sencillo, fácil. La única molestia importante era levantarse a las 7 de la mañana para pedir las entradas. En todo caso, mejor eso que lo anterior, sin duda. Sin embargo... la web no funcionó tan bien como cabía esperar. A veces fallaba tanto que podías estar intentándolo durante una hora y media hasta conseguir los tickets deseados. A las 8:30 ya empiezan las primeras sesiones así que la broma no tenía mucha gracia.

Dicho eso, que fue un serio problema al principio, hubo jornadas donde la web funcionó de maravilla y no hubo lío alguno. E incluso los días donde no iba bien, si seguías probando repetidamente, conseguías los tickets. Igual los recibías un par de horas antes de la sesión pero, hey, la emoción es parte del juego. Y de nuevo, mejor esta opción que la anterior que nos tenía mendigando una butaca, cuando podíamos estar trabajando o haciendo cosas básicas como beber café.

¿Y las películas qué tal? ¡Muy bien! Pude ver 38 películas, de las cuales 19 me gustaron mucho y solo hubo 2 que me parecieron malas. Ambas de Sección Oficial, curiosamente, cosa que no entiendo en absoluto. Las dos grandes decepciones fueron 'Flag Day', de Sean Penn, y 'Tre piani', de Nanni Moretti.

Flag Day y Tre Piani

La de Penn es un desastre narrativo, un rompecabezas de planos ya vistos mil veces con un guion terrible y actuaciones bastante torpes (solo salvo el cameo de Josh Brolin). Dos de los protagonistas son los hijos de la estrella, Dylan y Hopper Penn, así que se siente como un padre presumiendo de lo guapos que son sus críos. En cuanto a la de Moretti, es simplemente un drama fallido, soso y vago, como un ensayo desganado. Que estos largometrajes compitieran por la Palma de Oro, cuando había obras más estimulantes en la sección Un certain regard, es sorprendente y un poco escandaloso.

El mejor cine de Cannes 2021

No obstante, como he dicho, la 74ª edición de Cannes nos dejó muchas películas estupendas y creo que es justo dar la enhorabuena al festival por una excelente cosecha. Vamos ya con nuestros títulos favoritos que recomendamos apuntar...

El TOP 10 de Juan Luis Caviaro (en Twitter):

  • 'Drive My Car'. Ryusuke Hamaguchi habla del arte y el amor a través de Chéjov en un monumental drama que dura tres horas pero nunca te suelta.
  • 'Compartment no. 6'. Juho Kuosmanen junta a dos extraños en un viaje para crear un atípico y memorable romance.
  • 'Titane'. Julia Ducournau ha creado un explosivo cóctel personal de body horror donde cabe de todo. La gran sorpresa del festival.
  • 'The Story Of My Wife'. Ildiko Enyedi firma un épico drama romántico que destaca por su exquisito puesta en escena. Una 'Cold War' en color.
  • 'The Innocents'. Eskil Vogt presenta a unos niños especiales en otro de los grandes títulos fantásticos del certamen; 'Chronicle', 'Hereditary' y Stephen King se dan la mano.
  • 'The French Dispatch'. Wes Anderson sigue jugando con su estilo, relatos y personajes en una de sus comedias más deliciosas.
  • 'Annette'. Leos Carax vuelve inaugurando Cannes con un bello y tenebroso cuento de hadas.
  • 'Les Olympiades'. Jacques Audiard retrata las relaciones amorosas de unos jóvenes en el moderno París, idealizado en blanco y negro a lo 'Manhattan' de Woody Allen.
  • 'Lamb'. Valdimar Jóhannsson compone algunas de las imágenes más impactantes del certamen en este drama con giro de terror folk.
  • 'Benedetta'. Paul Verhoeven se ríe de la Iglesia explotando la historia de una monja con todo el humor, erotismo y violencia que cabe esperar de él.

-extras: 'Val', un emocionante documental de Ting Poo & Leo Scott que me hizo llorar más que un dramón; 'A Hero', con un Asghar Farhadi en su mejor nivel orquestando un absorbente drama social; 'Red Rocket', donde Sean Baker retrata con humor y belleza la crisis de un país a través de un embaucador; y 'The Worst Person in the World', la respuesta de Joachim Trier a series de éxito sobre jóvenes que cuestionan lo convencional, como 'Fleabag' o 'Normal People'.

El TOP 10 de Sara Martínez Ruiz (en Twitter):

  1. Compartment No. 6 (Juho Kuosmanen - Finlandia). La historia de amor más fría y más bonita de Cannes 2021
  2. Titane (Julia Ducournau - Francia). La brutalidad que nos voló los sesos
  3. The Innocents (Eskil Vogt - Noruega). Lo mejor del género nórdico
  4. Drive my Car (Ryusuke Hamaguchi - Japón). De cómo el arte te salva la vida
  5. Red Rocket (Sean Baker - EEUU). La visión más retorcida del falso sueño americano
  6. Les Olympiades (Jacques Audiard - Francia). La oda en blanco y negro al París de las nuevas generaciones
  7. A hero (Asghar Farhadi - Irán). Un thriller social en bucle con un héroe con doble cara
  8. Lamb (Valdimar Jóhannsson - Islandia). Un mágico cuento de hadas folk islandés
  9. The French Dispatch (Wes Anderson - EEUU) / Story of my Wife (Ildiko Enyedi - Hungría). La mejor versión de Wes Anderson / Un gran drama romántico con cautivadoras interpretaciones
  10. Intregalde (Radu Muntean - Rumanía) / Libertad (Clara Roquet - España). Un hilarante crossover de película de supervivencia y road movie por la campiña rumana / La nueva estrella del cine español

Y con este artículo damos por cerrada la cobertura del Festival de Cannes 2021 aunque todas estas películas seguirán dando que hablar todo este año. Espero que nuestros comentarios, tanto en Twitter como aquí en la web, hayan sido de vuestro interés. ¡Hasta la próxima!

Temas
Inicio