Es uno de los mayores fracasos del cine de catástrofes de todos los tiempos: llega a Netflix la película que demostró que tener estrellas de 'Juego de Tronos' no te garantiza nada

Es uno de los mayores fracasos del cine de catástrofes de todos los tiempos: llega a Netflix la película que demostró que tener estrellas de 'Juego de Tronos' no te garantiza nada
14 comentarios

Normalmente aprovechamos la llegada de títulos de catálogo a las diferentes plataformas para recomendaros aquellos especialmente destacados, pero a veces hay que hacer todo lo contrario y recordaros que quizá no visteis esta película en su momento por una buena razón. Hoy os traemos uno de esos casos, pues ya tenéis disponible 'Pompeya' en Netflix.

Un desastre a todos los niveles

Sé que puede sonar fácil lanzar una pedrada a una película dirigida por Paul W. S. Anderson, pero soy de los que cree que en su momento quizá se fue demasiado duro con su cine -especialmente con su divertida versión de 'Los tres mosqueteros'-. Eso sí, alguna película realmente horrible sí que tiene y 'Pompeya' es la peor de todas ellas. Ni siquiera la presencia al frente del reparto de Kit Harington, un actor muy de moda por aquel entonces gracias a 'Juego de Tronos' pero que aquí demostró que no ser una estrella más allá de esa serie, impidió su colapso en taquilla.

Por un lado, 'Pompeya' convierte un tremendo hecho histórico en un relato repleto de tópicos en el que no hay nada que dote de un mínimo interés a la propuesta. Ni uno solo de los actores destaca para bien, pero es que tanto Harington como Emily Browning muestran una preocupante nulidad a la hora de hacer llegar cualquier tipo de emoción al espectador.

De hecho, ni siquiera sus 100 millones de dólares de presupuesto lucen bien en pantalla, ya que los efectos visuales llegan a resultar ridículos en algunas escenas -en otras justo es reconocer que no lucen nada mal-. Raro esto, pues Anderson ha sabido manejarse con cierta soltura con menos dinero, pero es que aquí falla hasta eso. Dispersa y repetitiva en lo narrativo, cansina en lo interpretativo y hueca en el trabajo de puesta en escena. Lo tiene todo, pero para mal.

Está claro que todo eso influyó en que 'Pompeya' se convirtiera en uno de los mayores fracasos de todos los tiempos del cine de catástrofes, pues recaudó apenas 117 millones, provocando así pérdidas multimillonarias a sus productores.

Temas
Inicio