Compartir
Publicidad

Scorsese vuela hacia los Oscar

Scorsese vuela hacia los Oscar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si el 27 de febrero le dan finalmente el oscar a Martin Scorsese, después de sus anteriores seis nominaciones infructuosas, pensará que debía haber cogido mucho antes el avión y no el taxi. Si alguién se lo puede arrebatar esta vez es, a mi modo de ver, Clint Eastwood (acaba de hacerlo en los premios Directors Guild of America).

No obstante, analizando la carrera de Scorsese nos encontramos con una primera época en la que fue de la mano de su amigo y actor fetiche Robert de Niro y cuyos frutos son indiscutibles (1973 Malas calles; 1976 Taxi Driver; 1977 New York, New York; 1980 Toro Salvaje; 1982 El rey de la comedia), aunque mezclado con producciones más o menos fallidas ("Alicia ya no vive aquí", "El último vals" y "Jo que noche").

Una segunda etapa con una conocida El color del dinero (1986) más por sus actores que por otra cosa y en 1988 con su segunda nominación por La última tentación de Cristo. Por cierto, y como dato curioso, fue la única nominación que recibió esta película.

En 1990 volvieron a agarrarse bien fuerte de las manos para hacer tres peliculones más. Uno de los nuestros (tercera nominación). En 1991 El cabo del miedo (remake de "EL cado del terror"). Y en 1995 Casino. Entre medias esta vez una delicia que le supuso su segunda nominación como mejor guionista (el otro fue por "Uno de los nuestros") La edad de la inocencia.

Y el nuevo milenio no ha podido comenzar mejor para él ya que en los dos proyectos que se ha embarcado le han dado sendas nominaciones a la mejor dirección (Gangs of New York y El aviador). En los dos casos el protagonista es Leonardo DiCaprio.¿Cambiará a sus 62 años de actor fetiche? No parece probable. De momento los hechos no parecen darme la razón puesto que se anuncia un proyecto que vería la luz en el 2006 The departed (remake de un éxito del 2002 en Hong Kong) y que les uniría, además de a ellos, a Matt Damon y Mark Wahlberg.

No obstante, y a lo mejor por celos profesionales, Robert de Niro quiere embaucar a Scorsese en el proyecto de una secuela para Taxi Driver y de momento oficialmente sólo hay conversaciones.

Lo único que le queda a Scorsese que hacer antes de la ceremonia es aprenderse sus líneas puesto que ha quedado confirmado el hecho de que será uno de los presentadores de la gala del día 27. Lo que le deseamos es que no tenga que bajarse del podium de presentador y pueda ganar ya de una vez su merecido oscar.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio