'Jurassic World: Dominion' y 'Top Gun: Maverick' se comen el 87% de una taquilla en la que sólo parece haber cabida para blockbusters multimillonarios

'Jurassic World: Dominion' y 'Top Gun: Maverick' se comen el 87% de una taquilla en la que sólo parece haber cabida para blockbusters multimillonarios
17 comentarios

Los datos que nos ha dejado la taquilla española del pasado fin de semana, comprendido entre el 10 y el 12 de junio de este 2022, resultan tan dignos de celebración por su montante de recaudación —que supera los 6,2 millones de euros— como agoreros respecto al futuro de una industria en la que cada vez parece haber menos cabida para ese mal llamado "otro cine" en las salas comerciales.

Esperanza y desolación

Como era de esperar, 'Jurassic World: Dominion' reafirmó su éxito internacional con un debut valorado en 4,6 millones de euros que ya ha hecho superar la barrera de los 400 millones de dólares en todo el mundo al largometraje dirigido por Colin Trevorrow. Tras ella, 'Top Gun: Maverick' se las apañó para sumar otros 0,76 millones en su tercera semana en cartel.

Y ahora es cuando llega el detalle demoledor. Únicamente estos dos filmes han supuesto más del 87% de la recaudación de los 20 títulos más vistos entre las fechas mencionadas; cerrando el podio una 'Doctor Strange en el multiverso de la locura' que, después de seis semanas, ha cosechado 0,19 millones de euros más a su jugoso total de 12,7.

Para ver el segundo estreno que ha logrado colarse en el Top 20 tras la nueva 'Jurassic World' tenemos que acudir al puesto número 11, ocupado por una 'La voluntaria' cuyo debut en 110 pantallas se ha traducido en unos desoladores 37.000 euros que, comparados con los 10.200 o los 9.200 de otros lanzamientos como 'Ninjababy' o 'The Deer King' saben a gloria.

a

Este panorama invita a reflexionar sobre si existe un problema —o más bien varios— en el modo de distribuir y promocionar largometrajes alejados de la maquinaria de los grandes estudios o si, en efecto, los hábitos de consumo han cambiado y las salas han quedado reservadas casi exclusivamente para disfrutar del blockbuster de turno; algo que convertiría a los extensos catálogos de las plataformas de streaming en cementerios de elefantes para películas condenadas a un más que probable olvido prematuro.

Temas
Inicio