Publicidad

Los efectos visuales en 'La Hora Fría'

Los efectos visuales en 'La Hora Fría'
3 comentarios

NOTA: todo lo expuesto a continuación son palabras de Elio Quiroga, director de 'La Hora Fría', quien amablemente nos cedió las interesantes fotografías que acompañan al final del texto y en las que podréis ver algunas de las cosas explicadas en el mismo. Deciros que Elio ha encajado con mucho sentido del humor la crítica que mi compañera Beatriz le ha hecho a la película, y puede que me retire la palabra si cuando yo la vea pienso lo mismo que ella. Por si las moscas le voy pidiendo el teléfono de Silke, no vaya a ser...

'La Hora Fría' es una película de terror y ciencia ficción, con un grupo humano encerrado durante años en un espacio reducido, y unas amenazas exteriores que les rodean.

En 'La Hora Fría' no todo es lo que parece. Aunque es una película con un presupuesto ridículo para una producción de género (“La Hora Fría” ha costado 35 veces menos que 'Alatriste', por poner un ejemplo), se procuró que los efectos visuales no restaran credibilidad a la historia, y en lo posible, añadieran elementos al espectáculo.

Los efectos visuales los realizaron como supervisores (un cargo que implica la coordinación de diversos departamentos) Jerome Debeve y Juan A. Ruiz, de La Huella Efectos Digitales. La Huella ha trabajado en cine en películas como 'Obaba' (donde diseñaron y animaron los lagartos que aparecen en el metraje), y sobre todo en publicidad, con spots en su haber para Metro de Madrid, Coca-Cola, Cheetos, o el popularísimo de Atún Calvo. Con tres Pavos Reales a los Mejores Efectos Visuales en Publicidad en su haber, son una empresa puntera.

'La Hora Fría' tenía unos límites en presupuesto para rodaje y en tiempo, lo que implicaba que algunos decorados deberían ser finalizados como un efecto visual. Así, en algunos pasillos o habitaciones, se añadieron elementos de decorado que contribuyeran a acentuar el aspecto deteriorado del lugar. En un decorado llamado El Laboratorio, donde Magdalena tiene una conversación con Ana y ambas ven por un telescopio el exterior del lugar en el que se encuentran, este, realizado en decorado real sólo como referencia, fue sutilmente sustituido por un telescopio generado por ordenador, que aparece totalmente integrado en las escenas como un elemento más del decorado.

En una escena central en la película, en la que el grupo, a causa de la escasez de medicinas y alimentos, debe hacer una salida en busca de víveres a un lugar llamado “el almacén”, tres de los miembros de la expedición acuden al lugar, siempre previniendo la presencia de los letales Extraños; el decorado estaba limitado, por lo que se extendió por vías digitales, lo que añadió amplitud al momento.

También durante las “horas frías” que tan título a la película se usó la misma técnica para mostrar cómo el hielo cubría los pasillos y paredes del decorado a medida que los Invisibles, unas criaturas de origen incierto, caminaban por los pasillos. Este efecto se logró con el trabajo de Antonio Lado, Gerardo Arpite y David González, modelando los decorados en un entorno tridimensional y ajustando el desplazamiento de una cámara virtual con el desplazamiento de la cámara real. Antonio Lado desarrolló mediante programación el fenómeno del hielo creciendo por las paredes. Todo esto se mezclaba con la imagen real en la fase de composición, usando el programa Combustion, por Jerome Debeve.

También en las “Horas Frías” el descenso de temperatura se ve reflejado en que es visible el vapor del vaho de los personajes, imposible de controlar con las limitaciones de tiempo habidas en rodaje. Para obtener el efecto, Debeve y Ruiz trabajaron con Juan Antonio Molina, una auténtica leyenda de los efectos físicos nacionales. Molina y el equipo de supervisores usaron una de las dos cámaras en una sala cubierta de tela negra para generar vapores y vahos similares a los generados por el aliento humano ante fondo neutro. Estos luego se colocarían en capas ante las bocas de los actores, intentando sincronizar la emisión de estos con la respiración de los actores, que demostró ser lo más difícil de todo el proceso. Desde el primer momento se decidió no crear los vahos usando partículas y otros efectos digitales, sino tomarlas de la realidad, debido a que el trabajo con partículas todavía tiene un cierto “cante a ordenador” que no se quería obtener, sino dar el mayor realismo posible. En una escena en la que Ana se escapa de su cuarto en plena “hora fría” y se mete en el de Mateo, ambos se abrazan y se ocultan, y éste le reprocha su acción. El vaho parece estar ahí gracias al trabajo en colaboración de Molina y la empresa de efectos digitales.

Esta colaboración entre efectos físicos y efectos digitales se prolongó en la escena de la ejecución de los Extraños, un grupo de personas, infectadas por una extraña enfermedad, cuyo tacto es letal. Pensada como una carnicería rutinaria realizada sin la menor contemplación, los Extraños son masacrados en un tiro al blanco por los protagonistas. Para aumentar la crueldad del momento, se usaron impactos de bala realizados por Molina en la sala de fondo neutro, que se colocaron sobre los cuerpos de los especialistas, y además se trabajó en heridas (cabezas reventadas, balazos que atraviesan cuerpos, etc.) que no son posibles en el mundo real, pero sí en el mundo digital. También durante esa escena se puede ver la transformación de Mateo en un Extraño, resuelta mediante maquillaje digital aplicado sobre su rostro y una réplica de su mano derecha que él mismo observa convertirse en un amasijo de carne a causa del avance de la enfermedad. Ello se consiguió modelando en 3D la mano del actor, dándole movimientos realistas conseguidos de la mano real, y haciéndola pasar por diversas fases de deterioro, programados por Gerardo Arpide. En otros momentos de la secuencia se añadieron Extraños completamente generados por ordenador que son acribillados, y que debían ser indistinguibles de los reales.

Mención aparte merecen los Invisibles, las criaturas, aparentemente fantasmales, que comparten con los Extraños los papeles de villanos –involuntarios- de la ficción. Unos noticiarios en la destartalada TV de la zona en la que habitan los protagonistas informan al espectador sobre ellos, mediante unos burdos noticiarios de propaganda cuasi estalinista. Estos noticiarios, relizados gracias a la colaboración de Archive.org, fueron insertados en postproducción sobre la pantalla del televisor, en algunos planos en los que los movimientos de cámara complicaban bastante el trabajo.

Jesús, el protagonista de la historia, que vemos a través de sus ojos y su cámara de vídeo, narra el devenir del grupo humano del que es parte mediante un diario en vídeo. Su mirada inocente ayuda al espectador a conocer la situación de las personas que le rodean y a la vez es un elemento de distensión para los adultos que le rodean, que gracias a los críos que tienen a su cargo han encontrado una razón para seguir adelante en un ambiente muy hostil. El niño es quien peor somatiza la propaganda política que emite constantemente el viejo televisor que tiene la comunidad, y se ha creado un mundo imaginario en el que se mezcla la escasa información que le dan los adultos sobre la situación real en que se encuentran, y la manipulación de los mensajes televisivos que ve. Ello se ve reflejado en un sueño que tiene a mitad de película, en el que Jesús se ve a sí mismo en dibujos animados en una playa –un lugar mítico para él-. Esta escena fue desarrollada por Santiago Verdugo, César Leal, Miguel Martínez y David Escribano, de Sopa de Sobre Dibujos Animados en animación tradicional. Las emisiones televisivas emiten cortos de Betty Boop de los años 30, por lo que ese fue el estilo que los animadores intentaron imitar. Sopa de Sobre Dibujos Animados es un estudio de animación tradicional que trabaja con La Huella, y que han trabajado en películas como 'El Cid' o 'Anastasia'. La secuencia del sueño de Jesús en dibujos animados luego fue envejecida para simular película antigua.

Los Invisibles, las criaturas que visitan de vez en cuando a la comunidad humana, fueron diseñados por Pablo Valbuena, que obtuvo en 2005 el CG Award de CGTalk. Valbuena ha estado trabajando en los últimos años en varios grandes proyectos de videojuegos europeos para Playstation3. Los diseños de Valbuena, como se puede ver en las imágenes, evolucionaron de unas criaturas tipo 'Alien' a unos entes menos materiales y más gélidos, que fueron los elegidos finalmente. Las criaturas fueron modeladas en 3D por Antonio Lado y animadas por César Leal en SoftImage XSI. Como en el caso de las congelaciones, los Invisibles debían ser insertados en los planos reales, para lo que se modelaron los escenarios en 3D y se integraron con los movimientos de cámara. Diversas capas añadidas en Combustion por Jerome Debeve añadieron el aspecto brillante, el congelado y los vapores que rodean a los invisibles en los escasos momentos en que son visibles.

El plano final de la película, del que no podemos dar demasiados detalles para no chafar el final sorpresa de la película a los espectadores, supuso un gran esfuerzo para La Huella, al ser un plano de más de 30 segundos totalmente generado por ordenador y que debía de tener la calidad de fotorealismo que hoy en día los espectadores requieren de la imagen de síntesis. Fue realizado durante un mes de trabajo de todo el estudio, y está basado en un vuelo imposible entre asteroides y objetos de más de 400.000 kilómetros de longitud. El plano empieza por una grúa realizada en rodaje con una Scorpio, que La Huella enlazó con un Matte Painting (pintura de fondo) en 3D realizado también por Pablo Valbuena y levantado en 3D por Juan A. Ruiz, y de ahí a un entorno 3D totalmente generado por ordenador, todo en continuidad y sin cortes.

Tras el momento final y los créditos de salida hay además un plano de regalo para los espectadores con paciencia, que fue realizado por La Huella, combinando elementos físicos realizados por Molina FX con elementos digitales.

La película requería un tratamiento especial a la luz. El director de fotografía, Ángel Luis Fernández (AEC), trabajó con el colorista digital Regis Barbey, que realizó en postproducción el retoque de color y etalonaje de la película en Combustion. El trabajo fue muy laborioso, ya que requería el retoque de color de todos los planos, y llevó bastante tiempo. Pero el resultado contribuye a la acentuación de la atmósfera de la película, y ayuda al drama de los personajes.

Siendo una película pequeña, 'La Hora Fría' ha intentado salvar sus limitaciones con la colaboración de los talentos de La Huella y Sopa de Sobre, intentando crear en lo posible un cine español de género digno y que interese al espectador.

DESCRIPCION DE LAS IMÁGENES

0 - Captura de pantalla del modelado de uno de los Extraños “virtuales” (es la foto del post, no está en la galería)

1- Bocetos de vestuario de algunos personajes, por Santiago Verdugo.

2- Integración de elementos de decorado en postproducción.

3- Integración de elementos en el decorado de “el telescopio”.

4- Prolongación digital de decorados en la escena de “el almacén”.

5 y 6- Efecto de congelado y tratamiento de color durante una “hora fría”.

7- Escena de muerte de un Extraño virtual en la ejecución.

8, 19 y 10- Simulación de impactos de bala digitales en cuerpos reales en la escena de la ejecución.

11 y 12- Maquillaje digital y mano 3D en escena de la ejecución.

13 y 14- Generación de los Invisibles en la escena de la huída.

15- Matte digital con plano real (centro) en escena final.

16- Diseños preliminares de los Invisibles, por Pablo Valbuena.

17- Secuencia del sueño por Sopa de Sobre Dibujos Animados.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios