Compartir
Publicidad
Publicidad

Primeras imágenes de 'The Time Traveler´s Wife'

Primeras imágenes de 'The Time Traveler´s Wife'
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La premisa de 'The Time Traveler´s Wife', sobre la que ya os habíamos informado, es curiosa. Basándose en el superéxito de Audrey Niffenegger, la película nos cuenta que Henry (Eric Bana) es un hombre que, cuando se estresa, se pone verde y rompe la camisa… ah, no, eso era en otra película, perdón… que viaja en el tiempo. Rachel McAdams interpreta a su esposa, que se lo encuentra incluso antes de que se supusiese siquiera que se han conocido.

Y, por divertido que suene, las fotos dan más bien la impresión de que 'The Time Traveler´s Wife' pueda ser un drama romántico que desaproveche completamente el potencial de esta idea. Por otro lado, dicen que el libro homónimo es muy bueno, así que guardemos algo de esperanza.

El driector de 'Flightplan', Robert Schwentke, es quien se está encargando de dirigirla desde septiembre. Aún no se sabe cuál será la fecha de estreno. Así es como empieza el libro:

Primera cita, uno Sábado 26 de octubre de 1991; Henry tiene 28 años, y Clare, 20 Clare: Hace fresco en la biblioteca, y huele a limpiador de moquetas, a pesar de que observo que el suelo es de mármol. Firmo en el listado de visitantes: «Clare Abshire, 11.15, 26/10/91, Antologías especiales». Nunca había estado en la biblioteca Newberry, y ahora que he traspasado la oscura y sobrecogedora entrada, estoy nerviosa. La biblioteca me inspira la misma sensación que la de una mañana de Navidad, como si se tratara de una enorme caja llena de preciosos libros. El ascensor está poco iluminado, y resulta sorprendentemente silencioso. Me detengo en el tercer piso y relleno un formulario para solicitar el carnet de socia, luego subo al departamento de Antologías Especiales. Los tacones de mis botas repiquetean en el suelo de madera. La sala está en silencio y abarrotada de gente, repleta de sólidas y recias mesas con montones de libros encima y lectores en torno a ellas. La luz matutina y otoñal de Chicago brilla y se cuela por los altos ventanales. Me acerco al mostrador y cojo unos cuantos papelitos de solicitud. Estoy escribiendo un trabajo para la clase de Historia del Arte. Mi tema de investigación es el Chaucer de Kelmscott Press. Voy a buscar el libro y relleno un papelito para pedirlo; pero también quiero consultar textos sobre la confección del papel en Kelmscott. El catálogo es confuso. Regreso al escritorio para pedir ayuda. Mientras le explico a la mujer que me atiende lo que intento localizar, ella echa un vistazo por encima de mi hombro y advierte a alguien que pasa detrás de mí. —Quizá el señor DeTamble pueda ayudarla —me dice. Me doy la vuelta, dispuesta a repetir mi explicación, y me encuentro cara a cara con Henry. Me quedo sin habla. Frente a mí tengo a Henry, tranquilo, vestido y más joven que nunca. Henry trabaja en la biblioteca Newberry, y está de pie, delante de mí, en ese momento. En el presente. Me siento más feliz que unas pascuas. Henry me mira con paciencia, con expresión desconcertada, pero conserva la compostura. —¿Puedo ayudarla en algo? —¡Henry! —Apenas puedo contener el impulso de lanzarle los brazos al cuello. Es obvio que no me ha visto en toda su vida. —¿Nos conocemos? Lo siento, yo no…

Coninuar leyendo el 'La mujer del viajero en el tiempo’.

Fuente | Just Jared.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos