Compartir
Publicidad

El Reino Unido prohibe las escenas de violencia sexual en películas para menores de 15 años

El Reino Unido prohibe las escenas de violencia sexual en películas para menores de 15 años
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de la controvertida decisión tomada por el British Film Institute, que no volverá a financiar películas que tuviesen entre sus antagonistas villanos desfigurados o con algún tipo de cicatrices, los órganos cinematográficos británicos han dado un nuevo paso para proteger a sus espectadores más jóvenes, en este caso, de la violencia sexual en la gran pantalla.

Esta vez ha sido la British Board of Film Classification —BBFC— quien ha decidido, a raíz de una consulta, modificar su código para que toda película que contenga una escena de violación o violencia sexual tenga una calificación por edades, como mínimo, para mayores de 15 años —15s, según la nomenclatura oficial—. Cambio que la BBFC achaca al giro que ha dado la opinión pública durante los últimos cinco años.

Así ha hablado del tema Craig Lapper, director de cumplimiento normativo de la organización, sobre una regla que, según apuntan en The Guardian, afectaría a películas como 'La duquesa', protagonizada por Keira Knightley —que ya habló de su reticencia a rodar películas ambientadas en la actualidad por el tratamiento que dan a la mujer— en 2008, por sugerir que el Duque de Devonshire —Ralph Fiennes— viola a su esposa —Keira Knightley—.

Hero

”El feedback que hemos recibido por parte del público durante la consulta actual es que no creen que haya lugar para representaciones de violencia sexual en películas para mayores de 12 años [12A]. El mensaje clave de la consulta intensifica la preocupación sobre la violencia sexual en la junta. Aunque tenemos estándares muy estrictos sobre la violencia sexual, parte del público tenía ganas de que fuésemos incluso más prudentes de lo que éramos hasta ahora”.

Como alguien que creció viendo películas para mayores de 18 desde bien pequeño, la medida puede resultar algo excesiva y conservadora —incluso puede llegar a pensarse en el advenimiento de un nuevo código Hays—; pero, sopesándolo fríamente, no parece tan disparatado que se eleve, aunque sea tan sólo tres años, la calificación de cintas con según qué tipos de contenido.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio