Compartir
Publicidad
'This is America': analizamos el brutal videoclip con el que Donald Glover está arrasando
Otros

'This is America': analizamos el brutal videoclip con el que Donald Glover está arrasando

Publicidad
Publicidad

La carrera del artista multidisciplinar Donald Glover está pasando por un momento particularmente dulce. El californiano de 34 años, además de estar introduciéndose de lleno en el terreno del blockbuster hollywoodiense —es Lando en la nueva película de 'Star Wars'—, se encuentra produciendo, dirigiendo e interpretando su propia serie, emitida en la cadena FX bajo el título de 'Atlanta', y acaba de alzarse con el Emmy al mejor actor de comedia por su papel protagonista en la misma.

Pero no estamos aquí para hablar Glover, sino de alter ego Childish Gambino; el igualmente brillante músico que no teme coquetear con estilos como el soul, el funk, el R&B, el rap o incluso el trap, y que ha roto el contador de YouTube con su último hit 'This is America': un temazo en toda regla —según su autor, ideal para usarlo como himno el cuatro de julio— cuyo alucinante videoclip ha superado los 47 millones de reproducciones en apenas tres días y que esconde tras su violencia y nervio un inmenso poso, especialmente trascendente en los tiempos que corren.

El impactante y visualmente sobresaliente videoclip que ilustra los agresivos beats de lo último de Gambino está dirigido por Hiro Murai, realizador especializado en el campo del vídeo musical y que ha participado en varias obras de ficción televisiva como 'Legión', 'Barry' o la propia 'Atlanta', destacando en todos sus trabajos su dominio del lenguaje visual y su desparpajo al jugar con la cámara.

Las claves de 'This is America'

En 'This is America', Murai condensa los poco menos de cuatro minutos que dura el track en una pieza de 240 segundos dividida en tan sólo seis impresionantes planos. De entre ellos, destacan especialmente el primero y el tercero; dos planos secuencia de 1'35'' y 1' respectivamente en los que el trabajo de cámara está al servicio del espectáculo, capturando las enérgicas coreografías con brío y, sobre todo, extrayendo oro de un diseño de producción imponente.

Pero, aunque pueda parecerlo, no es la fachada lo verdaderamente importante de este logro, compartido a partes iguales por su director y su principal impulsor, sino su contenido. Una feroz crítica repleta de simbología y dardos envenenados sobre la situación actual de la población negra norteamericana y sobre la deriva que está tomando la realidad yanqui sumida en la era Trump.

Personificando el racismo

This Is America 1

'This is America' arranca con el músico y actor Calvin the II —cuyo parecido con el padre de Trayvon Martin, el joven afroamericano de 17 años asesinado por un vigilante de barrio en Sanford, Florida, es innegable— sentándose en una silla a tocar la guitarra, rodeado por una estancia aparentemente vacía en la que reina el color blanco.

Tras un movimiento, la cámara revela al personaje de Childish Gambino, que comienza a bailar con movimientos un tanto peculiares y haciendo muecas con su rostro para aproximarse al guitarrista y ejecutarle de un tiro en la nuca mientras exhibe un lenguaje corporal grotesco, pero que tiene su explicación.

This Is America 2

La pose con la que dispara a bocajarro al hombre imita a una de las representaciones de Jim Crow; un personaje de vodevil creado por Thomas D. Rice a principios del siglo XIX, y que solía ser interpretado por hombres blancos pintados de negro. Crow, basado en un esclavo, era utilizado como una personificación racista, peyorativa y estereotipada de la raza, y trascendió hasta llegar a dar nombre a las leyes de segregación racial estadounidenses —las Leyes Jim Crow— vigentes desde 1876 hasta 1965.

¿La mueca exagerada con guiño incluido previa al primer tiroteo del vídeo? Por supuesto, es otra referencia a otro clásico referente racista yanqui; al igual que la vestimenta de Gambino, que está compuesta por unos pantalones grises y un calzado con un sospechoso parecido a los que utilizaba el Ejército de los Estados Confederados —partidarios de mantener la esclavitud— que luchó durante la Guerra Civil Americana.

Defendiendo la segunda enmienda

This Is America 3

Otro de los detalles que más llaman la atención del videoclip de 'This is America' es el tratamiento que se le da a las armas de fuego en las dos ocasiones que son utilizadas por Gambino. Tanto en la ejecución al guitarrista como en el tiroteo a los miembros del coro —una clara referencia al sucedido en una iglesia de Charleston en 2015—, una vez disparada la pistola y el rifle de asalto, un personaje secundario aparece para recogerla envuelta en una tela roja.

Esto podría interpretarse como una crítica al excesivo proteccionismo sobre las armas reinante en la sociedad americana, en la que la defensa de la segunda enmienda —que protege el derecho a poseer y portar armas— está por encima de los derechos humanos y de la seguridad de la ciudadanía.

Enmascarando la realidad

This Is America 7

Childish Gambino es el eje central indiscutible del vídeo. Él acapara el foco y el primer término de los planos durante la inmensa mayoría de su duración y actúa como un elemento para normalizar la violencia —cada vez que asesina a alguien, retoma sus bailes y distracciones, haciéndonos olvidar casi instantáneamente a las víctimas junto a la cámara— y desviar la atención de un segundo término en el que, desenfocadas, transcurren las más diversas atrocidades.

Este ataque al tratamiento que algunos mass media —y los ciudadanos de a pie, que utilizan sus teléfonos móviles para documentar el horror sin implicación alguna— dan a la violencia contra el pueblo afroamericano —y a otros tipos de tragedias— oculta en segundo plano detalles que pasan completamente desapercibidos ante los ojos del espectador, hipnotizado por la estrella protagonista.

This is America

Por poner un par de ejemplos, en el minuto 2' 13'' podemos ver cómo un hombre se suicida saltando al vacío desde la segunda planta de la estancia o, pocos segundos más adelante, una figura vestida de negro cabalga sobre un caballo blanco mientras se desata el Apocalipsis a su alrededor; una estampa que podría asociarse con la figura bíblica de la Muerte, a lomos de un equino pálido y arropada con un manto oscuro.

Un éxito... fuera de Estados Unidos

'This is America' ha arrasado, ya no sólo entre el espectador ocasional, sino entre grandes profesionales de la industria musical y cinematográfica. Como muestra, ahí están las declaraciones de un Trent Renzor que afirma "no recordar la última vez que vio un videoclip del tirón hasta el final y lo dejó en bucle cinco veces seguidas" o de Jamie Lee Curtis, quien, además de agradecer a Donald Glover su trabajo, etiqueta a la pieza como "los cuatro minutos de visionado obligatorio del año y puede que de la década".

No obstante, llama la atención —o tal vez no— que este éxito no se vea reflejado dentro del país de origen de la producción: una Estados Unidos ultraconservadora en cuya página de tendencias de YouTube no hay ni rastro de un vídeo que supera con creces al resto de apariciones del listado. Llamadme conspiranoico, pero parece que el señor Donald John Trump no sólo es enemigo de las fake news, sino también de las verdades como puños, aunque estas vengan camufladas a modo de "inofensiva" producción musical.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio