Compartir
Publicidad
Goya 2019: así ha sido la 33ª gala con la que Buenafuente y Silvia Abril querían remontar los peores datos de su historia
Goya

Goya 2019: así ha sido la 33ª gala con la que Buenafuente y Silvia Abril querían remontar los peores datos de su historia

Publicidad
Publicidad

El consabido corto rebosante de cameos que ha hecho chistes sobre los problemas de la corrección política a la vez que bromeaba con la posibilidad de que el premio al Weinstein español hubiera que entregarlo ex-aequo y un monólogo inicial plomizo, con escasísima chispa y rebosante de silencios incómodos han dado el pistoletazo de salida a una gala de los Goya lenta y sin sorpresas.

'El reino' ha arrasado en las categorías principales, como estaba previsto, en una gala en la que las mayores sorpresas han estado fuera del guión. Y aunque alguna de esas sorpresas ha sido tan simpática como la espontaneidad de Amaia al cortar su actuación para empezarla de nuevo a causa de un fallo técnico -en una actuación recopilando las canciones nominadas con muy poco fuste-, no todas han sido tan agradables.

Amaia retratando la gala, Rosalía conquistándola

Por ejemplo, una puñetera tuna al completo ha invadido el escenario en la sucesión de actuaciones más arbitrarias de la noche. O Raúl Pérez se ha disfrazado de Fernando Fernán Gómez para una diatriba rancia y anti-streaming que parecía más un insulto a la imagen de cascarrabias del actor (sobre todo, en una noche en la que se han oído agradecimientos a Netflix).

Por supuesto, ha habido momentos afortunados. Rosalía y su versión de Los Chunguitos ha proporcionado un baño de sofisticación inesperada a la gala, y el homenaje a Chicho Ibáñez Serrador, aparte de lo merecido, ha juntado sobre el escenario a un auténtico quién es quién del fantástico español: Amenábar, Balagueró, Bayona, Cortés, De La Iglesia, Fresnadillo, Plaza y Vigalondo.

También ha sido simpático el homenaje al 30º aniversario del Goya a Mejor Película de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios'. Aunque si ha habido una estrella indiscutible durante la noche ha sido Jesús Vidal, que ha recogido el Goya a Actor Revelación por 'Campeones' con un emotivo discurso en el que no ha dejado a nadie por agradecer y en el que ha reivindicado con sencillez y valentía algo tan necesario en cualquier industria cultural como la diversidad y la representación.

Podría considerarse a 'Campeones' una de las perdedoras de la noche con sus 11 nominaciones y solo 3 premios, pero lo cierto es que sus tres Goyas les habrán sabido a gloria: el de Vidal, a Coque Malla por Mejor Canción Original y, sobre todo, una inesperada traca final con el Goya a Mejor Película.

A esas alturas de la noche, todo el mundo esperaba que el Goya a la Mejor Película fuera para 'El reino', indiscutible ganadora de la noche con 7 Goyas, muchos de ellos en categorías principales, y todos muy merecidos.

Mejor Montaje para el habitual de Sorogoyen Alberto del Campo, Mejor Guión original para Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen, Mejor Sonido, Mejor Banda Sonora, las dos interpretaciones masculinas de reparto (Luis Zahera) y principal (Antonio de la Torre) y mejor dirección para el propio Sorogoyen. Una auténtica catarata de premios para la que es una de las películas más elogiadas y taquilleras del año.

Goya 2019: una noche de pocas sorpresas

El resto de los premios han estado repartidos entre las principales competidoras de 'El reino' y 'Campeones'. Por ejemplo, 'La sombra de la ley' se ha llevado tres merecidísimos premios técnicos (Fotografía, Dirección Artística y Diseño de Vestuario), 'El hombre que mató a Don Quijote' ha hecho otro tanto con Maquillaje y Dirección de Producción.

Por su parte, 'Carmen y Lola' se ha ido con dos principales muy significativos: Carolina Yuste -la primera sorpresa de la noche- como actriz de reparto y Arantxa Echevarría por Dirección Novel. Ha habido, además, algún otro premio destacable para películas que no tenían demasiadas nominaciones. O que las tenían y se han ido de vacío, como la gran perdedora de la noche, 'Todos lo saben'.

Eva Llorach ha sido el único premio para 'Quien te cantará' (con 7 nominaciones), por ejemplo, que además ha hecho una apropiada reivindicación del papel de las mujeres de la industria en una noche que, como no podía ser de otro modo, se ha prodigado en manifiestos feministas y políticos, unos más pertinentes que otros. Susi Sánchez también ha sorprendido llevándose el Goya a Mejor Actriz con 'La enfermedad del domingo'.

En definitiva, una noche en la que la gala en sí no ha sido tan discutible como en otras ocasiones, aunque han abundado los inevitables momentos de bochorno: los guiones no estaban especialmente atinados e incluso, quizás temerosos de caer en los excesos de experimentación del año pasado con los chanantes, se ha disparado el ranciómetro, con el Presidente de la Academia (Mariano Barroso) agradeciendo a Hollywood que esté ahí, con momentos tan años ochenta como el de la nominación a Mejor Vestuario.

Hasta David Broncano y Berto Romero parecían salidos de un sketch de tiempos remotos en el que solo les faltaba aparecer vestidos de señora, para redondear. Una pena, un año más. Seguiremos probando.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio