Publicidad

Las diez mejores películas del 2008

Las diez mejores películas del 2008
92 comentarios

Publicidad

Publicidad

Primero fueron las peores, y hoy le toca el turno a las mejores. Como ya hemos repetido hasta la saciedad en esta página, el 2008 no ha sido para nada un buen año cinematográfico. Realizar la lista de las diez mejores películas (entre todas las que he visto) ha resultado esta vez bastante fácil. En un año, marcado sobre todo por el regreso de uno de los iconos del cine por excelencia, Indiana Jones (en líneas generales ha supuesto una decepción, aunque servidor se lo paso pipa viéndola), al final, el absoluto vencedor, por lo menos a nivel popular, ha sido el hombre murciélago (¿quién apuesta conmigo a que la nominan a importantes premios a los Oscars?).

Sin más, y bajo mi absoluta responsabilidad, las diez mejores películas del 2008, en orden descendente:

Como amante del western que me considero, y fan absoluto del film original dirigido por Delmer Daves (es impresionante como muchos se han atrevido a hablar del remake sin saber que lo era), tenía mis dudas al respecto de la calidad de este film, sobre todo teniendo en cuenta que tras las cámaras se halla el impersonal James Mangold. Con sumo respeto hacia la obra de Daves, en más de un título de su filmografía, Mangold actualiza una historia apasionante, en la que no puede renunciar a uno de los males del actual cine: la falta de sutileza. Aún así, excelente, y con unos Russell Crowe y Christian Bale soberbios.

Crítica aquí.

diablo-muerto-mejores.jpg

La demostración palpable de que el veterano Sidney Lumet sigue más vivo que nunca. El plan de dos hermanos para ganar dinero cobra dimensiones de tragedia clásica, amén de un guión casi perfecto. Los actores están todos en estado de gracia, incluida Marisa Tomei, cuyas breves apariciones son un deleite para nuestros ojos a pesar de lo débil de su personaje. Una vez más Albert Finney se corona como el auténtico monstruo que es, sosteniendo él solito el demoledor final de la cinta, uno de los más desoladores vistos este año.

Crítica aquí.

valle-elah-mejor.jpg

Esperado film de Paul Haggis tras la excelente ‘Crash’, y por el que no obtuvo el éxito esperado. Tal vez los americanos no se sentían a gusto con la pesimista visión que Haggis da sobre su propio país, a través de la historia de un hombre que busca razones lógicas para la muerte de su hijo soldado. Precisamente la no razón del crimen, como la no razón de las guerras, es algo que puede incomodar a más de uno, que no quiere que le estampen la verdad en la cara. Entre el thriller y la denuncia, Haggis se mueve como pez en el agua, y el film nos brinda dos portentosas interpretaciones de Tommy Lee Jones y Charlize Theron.

Crítica aquí.

camino-mejor.jpg

La mejor película española del 2008. Un canto a la vida, y una protesta contra la intolerancia y el fanatismo religioso. Atacada sin piedad por mentes obtusas y excesivamente conservadoras que no quisieron ver que Javier Fesser en realidad trata con sumo respeto las creencias católicas, denunciando el mal uso de las mismas (una vez más la gente no desea ver la verdad estampada en la cara, y menos en éste, nuestro querido país). Trabajo actoral de primera categoría, de absolutamente todo su reparto, descubriéndonos a una magnética Nerea Camacho. Se merece todos los Goyas que se le puedan dar. Imperdonable el olvido de Mariano Venancio en las nominaciones.

Crítica aquí.

happenig-mejor.jpg

Puede que estemos ante la película menos conseguida de M. Night Shyamalan (obviando sus dos primeros trabajos, ‘Prayer with Anger’ y ‘Los primeros amigos’), pero aún se trata de un film estimable. Un film de suspense con escenas sobrecogedoras, en el que se remite sin vergüenza ninguna hacia ‘Stalker’ de Tarkovsky, y cómo no, ‘Los pájaros’ de Hitchcock. Una vez más, la campaña de promoción no tenía nada que ver con lo que Shyamalan nos ofrece, algo que no le perdonan los espectadores, como si él fuese el verdadero culpable. Eso sí, esta vez el director no es capaz de arrancar buenos trabajos de sus actores, en concreto la pareja principal.

Crítica aquí.

12-mejor.jpg

Atreverse con un remake de ‘12 hombres sin piedad’, la ópera prima de Sidney Lumet, era tarea harto difícil, pero Nikita Mikhalkov lo hace con sumo respeto, y enmarcando la historia en cierto contexto de fuerte carácter político. Empleando una hora más que Lumet, disecciona al ser humano marcado por las desgracias generales y las ideologías. Los doce actores están soberbios, aunque en el caso del director, éste no sea capaz de evitar su momento de lucimiento, a todas luces innecesario, por lo tramposo del mismo. Aún así, impresionante.

Crítica aquí.

wall-e-mejor.jpg

Los Reyes Magos me trajeron una miniatura de la criatura más encantadora del 2008: el robot más entrañable de la historia del Cine (con el permiso de unos cuantos más, claro). Pixar vuelve a dar en el clavo, aunque esta vez apuesta por un público más adulto que de costumbre. Emotiva hasta decir basta, y con un fuerte carácter de denuncia hacia ese malvado espécimen conocido como el ser humano, el film es también un prodigio técnico, en el que brilla con luz propia el trabajo de Ben Burtt, quien se llevará un Oscar sí o sí.

Crítica aquí.

caballero-oscuro-mejor.jpg

El bombazo taquillero del 2008 es también una de las mejores películas del año. Christopher Nolan se supera así mismo, logrando un film de una efectividad sorprendente, logrando traspasar las fronteras del mundo de los superhéroes, y a través de la ficción convertir su mundo en una verdad plausible. Heath Ledger se convierte en el verdadero rey de la función, con una interpretación llena de matices, por la que se merece todos los premios habidos y por haber (se llevará más de uno importante). Que su lamentable pérdida haya influido en el morbo por ver la película, es algo que no debe ensombrecer las intenciones de un film perfecto en todos sus aspectos.

Crítica aquí.

niebla-mejor.jpg

Lo que a simple vista parecía una película de terror más, se convierte, en manos de Frank Darabont, en un desesperanzador estudio sobre la estupidez humana y el miedo en general. Un cuento que ahonda en nuestros más profundos temores, y que sirve a Darabont para realizar un sentido homenaje a las monster movies de los años 50, pero llegando mucho más allá. Final demoledor donde los haya, deja al espectador literalmente hundido. Imprescindible ver la versión en blanco y negro, que es como Darabont quería estrenarla. No, no vale con quitarle el color al televisor, eso es una idiotez.

Crítica aquí.

intercambio-mejor.jpg

El mejor director en activo, al que se la tacha equivocadamente de cineasta clásico, nos regala otra de sus obras magnas, de aparente sencillez pero profunda intensidad. Pero ya hablaremos de ella cuando corresponda en el especial de Clint Eastwood.

Ahora, y como siempre, vuestras incalculables aportaciones. En orden y con educación, damas y caballeros.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir