'Pesadilla en el paraíso' acaba con su sufrimiento: un justo ganador en una última gala repleta de reencuentros, gritos y promesas de renovación
Reality

'Pesadilla en el paraíso' acaba con su sufrimiento: un justo ganador en una última gala repleta de reencuentros, gritos y promesas de renovación

Pues ya está. 'Pesadilla en el paraíso' ha terminado y todos los concursantes han ganado algo. Unos, el concurso en sí mismo, que han celebrado como si fuera un mundial. Otros, una trama en 'Sálvame', que al final les da para varias semanas de gritos, dimes y diretes. Algunos, la posibilidad de entrar en 'Supervivientes' u otro reality de la casa. Los únicos que han perdido aquí son Telecinco y su relación con el público, lo que no ha impedido que, pese a una audiencia subterránea, hayan renovado por una segunda temporada. Quien les quiera entender, que les entienda.

Y se le llama fiesta

En España, los famosos no cambian ni evolucionan: simplemente varían la cara, pero siguen siendo exactamente las mismas familias. Toreros, tonadilleras, hijos de los mismos y exes de aquellos. Poco lo evidencia más que 'Pesadilla en el paraíso', cuyo ganador ha sido, en pleno 2022, un torero. Olé mi Españita.

La primera decisión de la audiencia fue apartar de la posible victoria a Iwan Molina, el menos votado por el público, que se ha ido afirmando que "pase lo que pase, somos cuatro ganadores". Ya, Iwan, pero unos más que otros. Por ejemplo, Daniela tampoco lo es: ha sido la siguiente en irse por la puerta tras abrazar a Víctor y Bea Retamal, los dos finalistas.

Ha sido un duelo de altura, supongo: con un 51% de los votos, Víctor Janeiro se ha hecho con el concurso, un premio que, en verdad, debería estar lanzando un mensaje a Telecinco: menos gritos, menos verdulería y más saber estar y pensar en el juego. El ganador ha besado a Beatriz Trapote, su mujer y  lo ha celebrado con todos sus compañeros. En casa, un poco más de un millón de espectadores celebraba (o tenía de fondo) la victoria del muchacho.

Pesadilla en el paraíso: la nueva generación

En lo que pareció una despedida de Telecinco más que del formato, la semana pasada Lara Álvarez pareció estar aliviadísima de no tener que volver a lidiar con famosos, vacas y granjas. En su lugar, la próxima temporada de 'Pesadilla en el paraíso' la llevarán Carlos Sobera, Sandra Barneda y Nagore Robles.

Sí, habéis leído bien: próxima temporada. En un ejercicio de riesgo para saber hasta dónde se puede caer en audiencias, el reality ha anunciado a algunos de sus nuevos concursantes, que serán, oh sorpresa, famosos del universo 'Sálvame'. De momento, han confirmado Kiko Hernández y Maite Galdeano, yerno y suegra respectivamente, que saben perfectamente cómo comportarse delante de una cámara de Mediaset para dar vídeos.

Vamos, que nos podemos esperar más de lo mismo: gritos, desavenencias y enfados varios con famosos de segunda división. Al menos estos dos sí que tienen cierta relevancia en el mundillo Telecinco, así que es posible que al menos los primeros programas ganen un poquillo de repercusión. Francamente, hasta que no lo vea, no me lo creeré.

Lo que hemos aprendido de la granja

Además de la victoria de Víctor Janeiro, el último programa nos dejó la conclusión (por ahora) de la relación entre Bea Retamal y Dani García. Ella ha decidido romper con él tras escribirle cinco folios de cartas, al estilo Rachel Green, porque lo suyo no es sano. La trama ha quedado abierta, con Dani abriéndole las puertas y aparentemente respetando su decisión. También aparentemente siendo infiel, todo sea dicho.

Y hasta aquí ha llegado 'Pesadilla en el paraíso', un programa que empezó en diferido y con montaje, enseguida se convirtió en un híbrido y finalmente se convirtió en un 'Gran hermano' más dentro de una granja, sin que nada de esto sirviera para mejorar sus audiencias, probablemente provenientes de un casting horrible y de un público que, simplemente, ya no está ahí para Telecinco.

¿Qué debería haber aprendido a estas alturas la cadena de Fuencarral? Pues, por ejemplo, que tiene que dar un descanso a su ecosistema y pensar seriamente en los siguientes pasos a dar, que no pasan por andar a rebufo de Antena 3 con los concursos. ¿Qué ha aprendido? Que hay que dar todavía más realities para el poco público cautivo que queda. En fin, la temporada que viene nos veremos por aquí de manera inevitable. Alguien tiene que aportar el amargor necesario a la granja.

Temas
Inicio