Compartir
Publicidad

'Breaking Bad' 5x10, al filo del precipicio

'Breaking Bad' 5x10, al filo del precipicio
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad
Maybe our best move here is to stay quiet

Qué felicidad recorre nuestro cuerpo al comprobar que se han reducido los tiempos de espera para poder desentrañar el final de 'Breaking Bad'. El casi año que hemos esperado la llegada de la segunda mitad de la última temporada ha dado paso a los tradicionales siete días de demora, aunque las ganas por conocer lo que está por venir son aún más fuertes si cabe. La ficción de la AMC no se está dejando nada en el tintero en su regreso, contentándonos a todos con una tensión que ha explotado como esperábamos y que ha acelerado el devenir de los acontecimientos para nuestro propio disfrute.

Así, el décimo capítulo de la quinta temporada, titulado "Buried", daba comienzo con la apertura de esa puerta del garaje, que se cerró la semana pasada para comenzar a poner las cartas boca arriba y nos dejó un final que bien podría haber sustituido a aquel que vivimos el verano pasado. Por suerte, la espera ha sido mucho más corta y, con un ansia ya sin control, hemos podido saborear uno de los episodios que nos ha puesto de manifiesto la crítica situación que viven todos los personajes de 'Breaking Bad', que han dado un pequeño paso más hacia ese acantilado que se avecina y del que imaginamos que muy pocos saldrán bien parados.

Tras una última mirada desafiante entre Walter y Hank, la puerta del garaje se volvió a cerrar y el enfrentamiento se precipitó, dando por hecho que las cosas habían cambiado y que ya nada volvería a ser lo mismo para la familia. Todos se han quitado las máscaras y ha sido el momento de posicionarse, de mostrar realmente las intenciones ante los seres queridos y dejar atrás la farsa vivida tras las pasadas temporadas. Quizá por eso la gran protagonista del episodio ha sido Skyler, la primera persona a la que tanto Hank como Walter acuden para ponerla de su parte y la que ha mostrado una evolución acorde a todo lo que ha vivido en el pasado.

A ella le toca enfrentarse a los suyos cuando las cartas quedan boca arriba, en una serie de escenas en las que la hemos visto aterrada, tanto con Hank como con Marie, sin saber qué decir ni si puede decirlo por miedo a que cada palabra que pronuncie juegue en su contra. Lo que ha quedado claro es que ella está dispuesta a proteger a su familia por encima de todo, una actitud que irremediablemente nos recuerda a la de Walter y hace que nos preguntemos si ha sido envenenada por su marido después de aceptar ser su cómplice en el blanqueo del dinero.

Y, pese a que hemos tenido nuestras dudas sobre cómo iba a reaccionar Skyler, ella ha decidido permanecer en silencio, seguir al lado de su marido con una frialdad que recuerda a la que este ha mantenido manejando el negocio sucio. ¿Ha decidido de verdad mantener su lealtad a pesar de todo o está mintiendo para tener algo sólido con lo que hacer caer a Walter? Son muchas las preguntas en una ficción que ha arrancado la parte final de su última temporada convertida en un juego de confianzas, donde no sabemos quién será capaz de mantener su boca callada.

Hank

Al igual que Skyler, para Walter la familia sigue siendo importante, motivo por el que ni se llega a imaginar la posible muerte de Hank para solucionar sus problemas, algo que le ha ido muy bien en el pasado. ¿Será verdad o estamos ante otra de sus mentiras? De momento, se conforma con enterrar en el desierto todo el dinero que ha conseguido con sus actividades, en una acción que da sentido a ese "Enterrado" del título del capítulo. Aunque, como suele ocurrir, debemos extrapolar su significado más allá del dinero enterrado, ya que podíamos suponer que también se refiere a ese silencio al que hace mención Skyler en la escena del baño con Walter.

No nos podemos olvidar de Jesse, aunque ha tenido muy poca presencia en estos dos primeros episodios. Le vemos deambular, intentando curar las heridas de su conciencia y girando sobre su propia decadencia como vimos al inicio del episodio en esa ruleta para niños. Todavía queda por conocer el papel que jugará Jesse en el final de 'Breaking Bad' y el resultado de la conversación que tendrá con Hank en la escena que cerraba el episodio. Ha quedado demostrado que el orgullo de Hank ha quedado herido y que hará todo lo que esté en su mano para que Walter pague por todo lo que ha hecho, aunque no sabemos si encontrará un inesperado aliado en un Jesse que necesita lavar su conciencia para poder seguir viviendo.

Mención destacada también para el papel de Lydia en su intento para conseguir de nuevo una metanfetamina de calidad. El episodio nos ha dejado claro que su cliente está dispuesto a todo por recuperar el sello de Heisenberg y ha comenzado por eliminar al actual equipo. Su personaje me sigue fascinando por esa capacidad de parecer mojigata en un mundo que es capaz de controlar hasta con los ojos cerrados.

Es curioso observar cómo todos los actores parecen haber crecido (aún más) con la emisión de los últimos episodios de 'Breaking Bad'. La tensión constante, la sensación de que cualquiera puede precipitarse al vacío en cualquier momento y el trabajo realizado ha provocado que estos dos primeros episodios hayan sido una auténtica gozada para los seguidores de la ficción, que está cumpliendo las expectativas y nos hace creer que tendrá un final apoteósico, acorde a lo que todos esperamos para una de las mejores series que se emiten en la actualidad.

En ¡Vaya tele! | Seguimiento de 'Breaking bad'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos