Publicidad

Cinco razones para ver 'Homeland'

Cinco razones para ver 'Homeland'
14 comentarios

Publicidad

Publicidad

Este lunes estamos de enhorabuena televisiva porque para los que aún no hayan podido verla (y para los que sí, pero quieran disfrutar de un segundo visionado, con más calma y más enriquecedor) la buena noticia es que ‘Homeland’ llega por fin a la televisión española, de mano, eso sí, de la Fox. ¿Para cuando un canal en abierto se ocupará de no tardar una eternidad en traernos este tipo de series? Eso ya es harina de otro costal…

A partir de las 22:20, la ficción protagonizada por Claire Daines y Damien Lewis llenará de tensión dramática las pequeñas pantallas de los que sintonicen con uno de los mejores estrenos del 2011. Para los que se guían por los premios y reconocimientos, decir que ‘Homeland’ fue la ganadora del Globo de Oro a la Mejor Serie Dramática, y que su actriz principal también se llevó el galardón. ¿Y si no se lo hubiese llevado? Pues aquí tenéis cinco razones por las que creo que cualquiera debería verla, y maravillarse. Por cierto, a las razones acompañan algunos spoilers, así que obrad en consecuencia.

Una historia actual y valiente

Una de las cosas que más llama la atención de la serie de Showtime es el tema que trata. Nicholas Brody es un soldado estadounidense que luchaba en Irak y que lleva ocho años desaparecido. Todos le daban por muerto cuando, tras una acción militar del ejército americano, es salvado. Su rescate toma tintes de milagro y Brody vuelve a los E.E.U.U. como un héroe. Pero hay una agente de la CIA, Carrie Mathison, que no está muy convencida sobre la versión que el supuesto héroe ha contado.

A algunas personas el tema de la guerra, la CIA, el terrorismo… puede generarles un poco de pereza, sólo puedo sugerirles que vean el primer capítulo. El tratamiento que se le da al contenido de la trama es realmente interesante y muy innovador. Y, en muchas ocasiones, genera un “menos mal que alguien cuenta estas cosas”. Aunque a todos nos encanten las series históricas, fantásticas, las comedias surrealistas (y a mí, la primera), se agradece que también se atrevan a hablar de una realidad tan cercana y con unas implicaciones tan brutales.

homelandbrody

El mecanismo de un reloj

Para mí, lo mejor de esta serie es su guion. A la hora de escribir, una de las primeras pautas que se aprenden es la regla de causa y efecto. Esto es, que cualquier acción que se detone en una secuencia debe servir para generar una consecuencia, tal vez en la escena siguiente, o a partir de un giro, o cinco capítulos más allá. Nunca se puede escribir una secuencia que no lleve a nada, esto es rellenar o, visto de manera más tajante, estafar al espectador.

En ‘Homeland’ el guion funciona de una manera tan precisa como lo haría el mecanismo de un reloj. Cada uno de los pasos que se dan sirve para seguir avanzando en la trama, para ayudar a abrir un nuevo frente. Nada es gratuito, todo tiene un porqué. Un hecho conduce a otro y éste, a otro nuevo. Parece como de cajón, pero conseguirlo no está al alcance de muchos.

La acción es trepidante, siempre está pasando algo y algo importante además, algo que condicionará el futuro de los personajes. En cada capítulo, hay numerosos giros y sorpresas, pero está contado con un ritmo que consigue adecuarse perfectamente al momento. Puede ser trepidante cuando la circunstancia lo demanda pero también sabe dar su tiempo al espectador para que asimile un gesto o una actitud.

Personajes que son personas


La trama política, las implicaciones internacionales, las consecuencias de una guerra son importantísimas pero, sobre todo, porque afectan a individuos de carne y hueso (y corazón y entrañas). El hecho de que los personajes vivan en el ojo del huracán no quiere decir que dejen de lado sus vidas, sus relaciones personales y afectivas, porque de hecho, nadie es capaz de escapar a eso.

homelandcarriesaul

Un hombre “perdido” durante ocho años, una mujer que cree que su marido ha muerto, un amigo que se enamora de la esposa de otro, un brillante miembro de la CIA que no puede ordenar su vida privada, pero también una pareja de enamorados que entregan su vida a una causa, o una acompañante de lujo que duda entre su trabajo y lo que considera es su deber para con la patria. Todos ellos viven al compás de la historia, determinados por lo que sus acciones depararán, tratando de salir inmunes de un peligroso baile.

¿Los buenos y los malos?

Y de nuevo, los giros de la historia. En un mismo capítulo, el espectador es capaz de cambiar de opinión respecto a los personajes un centenar de veces. La moralidad es uno de los temas principales de la serie, la diferencia entre el bien y el mal con la que todos hemos de lidiar alguna vez. Pero, además, no ofrece juicios de valor, las situaciones tienen diferentes perspectivas, complementarias, la ficción las muestra y no se “pone de parte” de nadie.

Los flashbacks de la vida de Brody en Irak, de su relación con Abu Nazir, nos ponen en la picota a nosotros mismos, pues nos podemos encontrar, sin darnos cuenta, empatizando con aquello que más horror nos causa. ¿Es Brody un villano?, ¿actúa bien Jessica?, ¿es justificable la forma de comportarse de Carrie? ‘Homeland’ tiene la virtud de mostrarnos los grises, y no quedarse con los blancos y negros.

Carrie Mathison y Nicholas Brody

Elegir sólo a uno de los personajes me resulta difícil. La evolución que ambos viven a lo largo de los capítulos, las situaciones límites… los convierten en una pareja protagonista atípica y estupenda.

homelandbrodycarrie

Carrie es una mujer que antepone su carrera profesional a todo lo demás. Incluso a los problemas mentales que sufre, y que debe ocultar para no ser apartada de su trabajo. Claire Danes es una gran actriz, ya lo sabíamos, pero los dos últimos capítulos de la primera temporada de ‘Homeland’ la ponen en otra liga. La determinación, la fuerza, el empuje con el que vive Carrie contrastan con la fragilidad, el caos y la soledad que demuestra en otros momentos. Y (menos mal) no es la típica agente perfecta, de hecho, es muy imperfecta, y por eso, ideal para un espectador que quiere ver algo nuevo.

¿Es Brody la víctima de esta historia o es el verdugo? Un hombre disciplinado, volcado en el servicio a su país, al que la guerra desbarata su idea del mundo, tan clara y transparente. Cuando marcha a Irak tiene una preciosa mujer, una casa, dos niños… cuando vuelve, el universo estalla con él. Y ese hermetismo, que apenas permite al espectador asomarse a su abismo interior, el rictus duro que sólo esconde temor… Brody es el hombre obligado a ser un héroe, un héroe a dos niveles, que tiene que elegir y que no puede compartir su carga con nadie, como buen héroe.

En ¡Vaya Tele! | ‘Homeland’ y ‘Touch’ se verán en Fox España

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir