Compartir
Publicidad
El mejor episodio de... 'A dos metros bajo tierra'
Series de ficción

El mejor episodio de... 'A dos metros bajo tierra'

Publicidad
Publicidad

Una de las cosas que me encanta de esta sección es que me ha "forzado" a acelerar el ritmo con la lista de series pendientes. Y a 'A dos metros bajo tierra' le tenía ganas, por muchas razones: por seguir haciendo check en todas las que fueran de HBO, por descubrir a Michael C. Hall antes de 'Dexter' -y en un registro tan distinto pero igual de unido a la muerte- y por todas las veces que me la han recomendado, desde hace años.

'A dos metros bajo tierra' es una de esas con las que el roce hace el cariño. Entender a los "siniestros" Fisher nos lleva un tiempo; también aceptar la muerte y todo lo que lo rodea de una forma tan natural como ellos y casi como una fórmula procedimental. La muerte es el final para los clientes de la funeraria, pero una transición para David, Nate o Rico: tratando con los muertos, lidian con sus propios fantasmas y con la vida; como lo hacen las mujeres desde diferentes etapas, como el camino a la madurez, la maternidad o la soledad de la edad adulta.

Temáticamente, se mueve fácilmente entre lo prosaico y lo divino, lo cotidiano y lo trascendental o lo real y lo onírico con cambios continuos e inesperados, pero con la misma calidad narrativa. Todos los personajes parecen perdidos y frágiles, y aunque tienen momentos de felicidad, están en continua lucha. Menos mal que tuvieron un "buen" final (bueno, uno que pasó a la historia de los finales). Por eso está entre éstos, los capítulos favoritos de los editores de ¡Vaya Tele!. ¿Cuáles son los vuestros? ¿Hemos acertado?

'Pilot' (1x01)

Hablar de una de las mejores series de la historia siempre es muy especial, apasionante y difícil. Elegir uno solo de sus capítulos, ni te digo. Quizá sea ineludible una cita con su piloto, el episodio que se juega el todo por el todo para presentarnos a quien quiere ser nuestra nueva obsesión seriéfila. Y lo consigue, vaya que sí.

En 2016, estamos acostumbrados a ver a familias disfuncionales, personajes que se drogan a troche y moche, encuentros sexuales improvisados, reacciones bipolares de personajes insospechados... Pero en 2001, 'A dos metros bajo tierra' se convirtió en savia nueva para la ficción internacional con una presentación de tramas que nos dejó con la boca abierta. Alan Ball acababa de abrir la tienda y tenía mucho que vendernos. (Noelius)

'A private life' (1x12)

Sfu

Hay dos subtramas de 'A dos metros bajo tierra' que siempre dejaban los momentos más intensos emocionalmente al principio de la serie; la inseguridad de David en aceptar su homosexualidad y la muy complicada relación entre los hermanos Chenowitz. Ambas alcanzan un clímax en la primera temporada en su penúltimo episodio, dirigido por un habitual como el cineasta Rodrigo García. La muerte de un hombre homosexual que fue atacado en la calle es el detonante de toda la historia.

David se da cuenta de que tiene que contarle a su madre que es gay, algo que Ruth intenta asumir por su cuenta, y de una manera muy Ruth Fisher, sobre todo para poder entender los intensos sentimientos que le provoca toda la historia. Y, al mismo tiempo, la inestabilidad y el peligro que siempre rodean a Billy Chenowith quedan bien claros en esa perturbadora visita que le hace a su hermana. Los problemas emocionales de David y Brenda son los que elevan a este capítulo por encima de la media de la primera temporada, al menos. (Marina Such)

'That's my dog' (4x05)

Thats My Dog

Si bien este episodio no es un "stand-alone" de David, bien podríamos considerarlo como tal por la importancia y la duración de su trama. El dolor y la angustia tan típicas de la serie se ven concentrados en un aparentemente apacible paseo por carretera que se convierte en la pesadilla de David y en el evento que marcará el relato del resto de la serie para este personaje.

"That's my dog" define, una vez más, lo que es David sin Keith: un auténtico desastre capaz de recoger a un autostopista solo porque es guapo y ante las expectativas de tener sexo con él. La segunda mitad de este episodio es digna de la mejor película de terror, un espléndido repaso a lo más profundo de 'Six Feet Under', a la efímera línea entre la vida y la muerte. (David Pastrana)

'Everyone's waiting' (5x12)

adosmetrosbajotierra_5x12

Y después de cinco temporadas acostumbrándonos a la idea de que todos morimos, la serie se marca esta durísima despedida, para que no lo olvidemos nunca. Fue triste (e increíblemente lacrimógena), una de esas que se te queda agarrada a las entrañas de tal forma que no puedes oír la canción de Sia sin sentir un nudo en la garganta. Pero tiene todo el sentido del mundo. Y para algunos, como mi compañero David, es el mejor cierre que se ha marcado jamás una serie. Coincido hasta que otra me demuestre lo contrario. Y eso que ya tiene quince años.

"Matar" a todos -después de ser testigos brevemente de lo que fueron (o serán) sus vidas y de sus redenciones-, encajaba con la fórmula de una serie que se construía en cada capítulo a partir de la muerte de una persona. Teníamos que vivir sus muertes para cerrar el círculo, todos debían marcharse con ese fundido en blanco -¿la luz al final del túnel?- definitivo. El viaje de Claire (y mediante flashforwards, el viaje de la vida) hasta sus 102 años, cuando vemos partir a la última Fisher, fue la más bonita y triste (pero acertada)forma de despedir a sus protagonistas. Nuestro único consuelo es que aún quedan años para que mueran. (Lorena Papí)

Os pasamos el relevo. ¿Cuáles son vuestros favoritos? La sección de comentarios es toda vuestra.

En ¡Vaya Tele! | El mejor episodio de...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos