Compartir
Publicidad
'Fargo', un espléndido regreso
Series de ficción

'Fargo', un espléndido regreso

Publicidad
Publicidad

Muchos seriéfilos acabaron terriblemente decepcionados con la segunda temporada de 'True Detective' -no fue mi caso-, por lo que era comprensible que existiera el miedo de que pudiera producirse algo similar con el regreso de 'Fargo', la otra gran antología estrenada en 2014 y que no pocos -yo entre ellos- consideran incluso superior a la aclamada creación de Nic Pizzolatto.

Una duda razonable que en este caso contaba con un gran argumento a favor y otro en contra que guardan una relación directa entre ellos. La pega era que la capacidad de sorpresa se reducía en parte al ser una especie de precuela de lo ya visto en la primera temporada, pero a cambio eso nos garantizaba ese mayor continuismo formal que muchos echaron en falta con la segunda historia de 'True Detective'. Tras el primer episodio lo único que tengo claro es que el regreso de 'Fargo' ha sido excepcional y que me muero de ganas por ver más capítulos.

'Fargo', una presentación brillante

Kieran Culkin en

La primera temporada de 'Fargo' tuvo muchísimas virtudes, pero considero que lo que realmente la elevó a otro nivel fue la suma de unos guiones extraordinarios -el tono que lograba transmitir tenía un encanto y una fuerza envidiables, pero también el hecho de conseguir tener una voz propia al mismo tiempo que respetaba la esencia de la película original-, un reparto y unos personajes maravillosos -son muchos los que merecen ser destacados, pero la gran revelación fue Allison Tolman, a la que ya están tardando en darle una serie propia- y un trabajo de ambientación impecable.

Eso era lo que quería que la segunda temporada volviera a darme y por ahora ha realizado un trabajo de presentación de la mejor manera posible. El punto fuerte ha sido que ha mantenido sus constantes vitales al mismo tiempo que nos presentaba a todos los personajes que parece que van a tener una gran importancia en la trama, y encima con varios frentes conectados entre sí bastante llamativos. Por un lado la investigación para esclarecer lo sucedido en la cafetería, por otro la pareja que ha de lidiar con el hombre al que han quitado la vida y por otro un duelo por el control criminal de la ciudad que amenaza con emociones fuertes.

Además, este episodio de presentación ha mantenido la peculiar calma característica de la serie, sabiendo integrar incluso los detalles más llamativos -todos ellos relacionados con la masacre de la cafetería- dentro de lo que ha sido un episodio pausado en el que no dejaban de pasar de cosas. Un logro poco usual, ya que Noah Hawley, creador de la serie, siempre ha sabido manejar muy bien la forma en la que va desvelando los hechos, controlando a la perfección los tiempos y añadiendo los shocks de una forma tan natural como los propios diálogos.

Un futuro muy prometedor

Kirsten Dunst y Jesse Plemons en

La cuestión es que lo visto hasta ahora no deja de ser una forma brillante de sentar las bases de la historia que se nos va a contar. Para ello se ha sabido definir muy bien a unos personajes bombón -no me extraña que Kirsten Dunst y Jesse Plemons hayan aceptado subir de forma notable de peso- a los que el nuevo reparto ha sabido sacar muy bien el jugo, aunque a cambio la presentación de Patrick Wilson, cuyo personajes es el que sirve de nexo de unión con la primera temporada, no ha sido tan interesante como me hubiera gustado, pero en su caso estoy convencido de que para ello va a resultar esencial los progresos en una investigación que seguro que se convierte en toda una montaña rusa de emociones, descubrimientos y peligros.

A decir verdad, mi único miedo de cara al futuro es que Hawley, que se encargó de escribir todos los capítulos de la primera temporada, cede el guión a otros autores tras el próximo episodio -en el que debuta como director- y está por ver que el tan apasionante como delicado equilibrio conseguido por la serie entre drama, thriller, suspense, humor negro, un pequeño puntito de absurdo y ocasionales explosiones de violencia desatada. Es muy fácil que algo falle ahí, pero mejor no ser agoreros y tengamos fe -aunque sin ir hablando ya de la mejor serie del año y locuras de esas-, que además aún tenemos que ver a Bruce Campbell en la piel de Ronald Reagan...

En ¡Vaya Tele! | 'Fargo', la sorpresa del año

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio