'La fortuna' 1x03: el inicio del segundo acto de la serie de Movistar+ despliega un apasionante juego sucio entre los piratas y el gobierno
Series de ficción

'La fortuna' 1x03: el inicio del segundo acto de la serie de Movistar+ despliega un apasionante juego sucio entre los piratas y el gobierno

Seguimos comentando 'La fortuna', la serie de Movistar+ de Alejandro Amenábar, capítulo a capítulo, y tras la reseña de los dos primeros episodios, nos metemos de lleno en el segundo acto del conflicto internacional entre España y Estados Unidos por la lucha por el tesoro del pecio Nuestra Señora de las Mercedes con un apasionante episodio 3 ya con todos los motores en marcha.

SPOILERS DEL EPISODIO A CONTINUACIÓN

El episodio comienza con el accidente del abogado Jonas Pierce Clarke Peters que sugiere mandar un submarino para obtener pruebas de que el pecio es de la Corona Española. Sabemos que su obsesión con Frank Wild viene tras años de tratar de cazarle, lo que lleva a una escena de accidente que muestra el dominio de la acción de Amenábar desde dentro del coche, modulando el dramatismo del momento para que tan solo sea un susto que mueve al personaje para cambiar de parecer y cambiar de estrategia

Un equipo cada vez más cercano

Pierce se da cuenta de cómo actuaron los piratas para que su señal fuera difusa y no se tuviera en cuenta en los primeros informes, por lo que sabiendo que estuvieron allí, la misión del gabinete será demostrarlo con pruebas válidas en un juicio, para lo que se necesitará una investigación submarina, que el ministerio de cultura no puede realizar por falta medios, algo que expone el drama de cómo una empresa privada tiene más músculo que el gobierno español.

'La fortuna' muestra la vulnerabilidad en la modestia de un país que sigue sin tener la gloria de la que a veces presume en su vocalización de la palabra patria. Sin embargo, Amenábar sabe sacar orgullo de la miseria y cede la confianza al siempre convincente Karra Elejalde, cuyo ministro se viene arriba y se refleja en divertidísimos cabreos con mezcla de inglés y español como el elocuente "i'll talk with their president, ¡cojones!" que de muestra en una sola frase el ímpetu frente a la posición real de todo un estado.

Amenabare

El episodio 3 acerca más a sus dos protagonistas, confrontando más sus posiciones y haciendo algunas revelaciones. Lucía revela a Álex su homosexualidad hablando se su antigua novia, cuando este le tira una ficha en una cena informal en su casa. Esto aumenta la tensión entre ellos y su forma de actuar. Lucía achaca a Álex su inmovilismo, que este enmascara como una diplomacia estratégica, ambas formas de proceder parecen lógicas en una situación, finalmente, cuando Lucía colapsa por la situación Álex le apoya, mostrando el tono feel good que sabe imprimir un Amenábar abierto a un cine más cordial.

Guerra sucia y mediática

Álex , Lucía y Pierce deciden tomar la delantera e inspeccionar el Pioneer, mientras, Atlantic selecciona las fotos de su botín que deben enseñar por imperativo legal para enmascarar la identidad del pecio esquilmado y contradecir la versión de Pierce, además de organizar un circo con una embarcación cruzando la línea para mover a la opinión pública y retratar la actuación del gobierno español, tensando la situación diplomática. Pero el juego sucio de EE.UU. no cuenta con la filtración de un amigo a Álex, sobre vuelos secretos de terroristas a Guntánamo con personas implicadas que tocan directamente el caso.

Una foto de su amigo con Davis, también muestra a la mujer que presiona a Álex (Blanca Portillo), dejando ver intereses ocultos de España y esa tercera en discordia de los servicios de inteligencia, y por otro lado, consiguen fotos de los registros de Atlantis (con una treta de picaresca española muy de 'El ministerio del tiempo') que coinciden con el inventario de la fortuna, obteniendo así pruebas suficientes para entrar en una batalla legal, pero Wild tiene un as en la manga que implica a los descendientes de los tripulantes de la fragata.

Tucci

Nos encontramos ante el inicio del nudo principal de la historia de la serie de Movistar+, una dinámica de golpe y contragolpe que deriva en una frenética lucha de poder, ingenio y malas artes para ganar la posición. La aventura es más secundaria que la emocionante guerra de intrigas, traiciones y sombras de conspiración de maniobras ocultas al público. 'La fortuna' se consolida así como un vigoroso thriller político con el trasfondo de carrera de arqueólogos con sabor a Indiana Jones acuático, pero en vez de grandes escenas de acción hay vibrantes jugarretas de despacho y estrategia mediática.

Temas
Inicio