Compartir
Publicidad
La importancia de llamarse Offred
Series de ficción

La importancia de llamarse Offred

Publicidad
Publicidad

Una de las series ya imprescindibles de esta primavera de 2017 es 'The Handmaid's Tale', 'El cuento de la criada', una producción que está consiguiendo poner en el foco a una Hulu que lleva tiempo trabajando para llamar la atención de los seriéfilos.

Esta adaptación de la novela de Margaret Atwood nos muestra una terrible e increíble distopía en la que los tiempos y realidades pueden confundirnos hasta que entendemos qué está pasando y en manos de qué tipo de seres ha caído el control de la sociedad. Elizabeth Moss borda al personaje protagonista: Offred, una mujer que cae de bruces en un mundo tan brutal como aséptico.

Ojo con los spoilers

Offred, la sirvienta
Handmaidstale2 Ed

Las mujeres fértiles son el bien más preciado pero, precisamente por ello, se transforman en instrumentos que usar como productoras de más y más bebés. Eso sí, para las familias pudientes que no pueden tener hijos. Obligadas a yacer con los comandantes, los señores de la casa, las criadas han de completar su misión con resignación y mutismo.

Offred es una de ellas. Es un personaje que ha perdido su individualidad para pasar a formar parte de un colectivo en pos de bien mayor. Cazadas y reeducadas para que sepan cumplir su papel sin dar ni un dolor de cabeza, pierden su identidad, su nombre y, por supuesto, su libertad.

La mujer es un objeto al que no se le permite ni siquiera leer y que debe ser obediente, servil y sumiso. Todas vestidas de igual forma, con los mismos sombreros y el mismo miedo que las paraliza. No pueden regresar a ningún lugar al que llamar hogar. Es así cómo, de alguna manera, encuentran en esa masa uniforme y agazapada, un reducto en el que sentir comunidad.

June, una mujer de su tiempo
170413 News Handmaidstale

Offred no se llama Offred realmente. Su verdadero nombre es June y a través de los flashbacks vemos el lugar, el cómo y el cuándo del que viene. No tan alejado del nuestro, y, por ello mismo, nos produce más desasiego. June es una chica como tantas, que se preocupa de su trabajo en una editorial, de sus relaciones, su familia.

Ni más lista, ni menos, ni más fuerte ni más cobadse. Es cualquiera de nosotros impelido por una realidad impuesta a golpe de violencia y ritos. La mirada de June es el espejo en el que se reflejan sus temores. Incertidumbre por lo que va a pasar pero también una extraña fuerza que sigue alerta en su interior y que le hace creer que el cambio es posible. Volver a encontrar a su hija es su gran motivación para seguir un día más en ese mundo.

En ¡Vaya Tele! | La importancia de llamarse

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio