Publicidad

La permanente irregularidad de 'The Walking Dead'

La permanente irregularidad de 'The Walking Dead'
23 comentarios

Publicidad

Publicidad

Pocas series tienen tanta sinergía con la dinámica de las cadenas de cable básico como ‘The Walking Dead’. Me explico, en cuanto una serie supera los trece episodios la norma general es la de dividir la temporada en dos bloques para emitir en distintos momentos del año (por ejemplo las series de USA Network, ABC Family y en menor medida TNT). Desde la tercera temporada ‘The Walking Dead’ sigue este mismo modelo, y lo ha sabido adaptar a sus arcos argumentales.

O lo que es lo mismo: en cada temporada de 'The Walking Dead' tenemos cada año dos planteamientos, dos inicios, con sendos nudos y desenlaces navegando con dos estilos y dos fórmulas distintas. Todo sin dejar de lado la esencia de 'The Walking Dead', sea esta cual sea.

Así en esta cuarta temporada, que acaba de terminar, hemos tenido dos sagas: la primera mitad de la temporada trataba la supervivencia en la cárcel tanto con el enemigo interno --una epidemia-- como con el externo --el regreso del Gobernador en lo que puede que sean los mejores episodios de toda la temporada-- y la consecuente explosión de la olla a presión. Lo que nos llevaba al segundo arco: la diáspora de los protagonistas y el camino hacia Terminus.

¿La desunión hace la fuerza?

THE WALKING DEAD

Permitidme, eso sí, usar las mismas palabras con las que tituló José su fantástico –-a pesar de no compartir su opinión-- análisis de la temporada para cuestionar, precisamente, la elección de Scott Gimple y su equipo de guionistas de estructurar esta segunda parte de la temporada de esta manera. Vaya por delante que me parece una decisión muy buena e incluso necesaria para cualquier tipo de serie. Repasemos primero el terreno argumental, con este éxodo desde la cárcel hasta Terminus.

Tras la batalla de la prisión, los protagonistas de ‘The Walking Dead’ salieron en estampida. Rick (Andrew Lincoln) y Carl (Chandler Riggs) intentaron acomodarse, junto a Michonne (Danai Gurira) en una casa hasta que vino otra banda de supervivientes y las cosas se torcieron. Daryl (Norman Reedus) y Beth (Emily Kinney) van por su cuenta hasta que ésta es secuestrada misteriosamente. Daryl encontrará la banda de forajidos antes mencionada capitaneada por Joe (Jeff Kober) y se unirá a ellos. Tyresse (Chad Coleman) se ha llevado a las niñas –Lizzie, Mika y Judith—y se reencontrará con Carol (Melissa McBride), ofreciéndonos una situación realmente interesante.

THE WALKING DEAD

Por otro lado tendremos a los enamorados Maggie (Lauren Cohan) y Glenn (Steven Yeun) que iniciarán sendas búsquedas mutuas. La primera lo hará junto a Bob (Lawrence Gilliard Jr.) y Sasha (Sonequa Martin-Green) mientras que el segundo, ayudado por Tara (Alanna Masterson), se encontrará con un trío de supervivientes de corte militar liderado por Abraham (Michael Cudlitz) embarcados en la misión de escoltar a un científico, Eugene (Josh McDermitt), con la clave para salvar la humanidad, a Washington DC.

El propósito de Gimple era, con esta división, cambiar la dinámica de la serie y profundizar a través de estas tramas “de duetos” en los personajes y cómo afrontan este apocalipsis zombi y las desagradables situaciones que han de vivir, así como los conflictos internos de cada personaje. Algo que no sólo es necesario sino imprescindible en una serie como 'The Walking Dead', donde más allá de su argumento su tema principal trata sobre la humanidad, la naturaleza del hombre y el instinto de supervivencia.

'The Walking Dead' o cómo profundizar sin interesar

THE WALKING DEAD rick

El problema viene a la hora de perfilar estos conflictos. Y al caso de Rick granjero/Rick guerrero me refiero por ser el usado en el último episodio. Esta dualidad presentada en la primera mitad de la temporada --recordemos lo bien que se lo pasaba Rick llegando de matar zombis para a continuación dar de comer al marranico-- regresa, por alguna extraña razón que todavía no me explico, en el season finale como puro relleno... bueno, por lo general toda la temporada de Rick ha sido similar.

Si bien el caso de Rick es un caso de "profundización mal planteada", con el resto de personajes mientras que sí que han atinado con los temas, fallan a la hora de ejecutar. La evolución de Daryl es magnífica --de hecho, uno de los personaje mejor escritos en esta temporada-- pese a que el episodio que comparte con Beth se queda bastante grande. Y lamentablemente esta es la dinámica de cada episodio con sus respectivos personajes.

Entre lo angustioso y lo ridículo

THE WALKING DEAD

Otra de las grandes características de 'The Walking Dead' es que es una serie que nos presenta, de golpe, situaciones que solo puedo definir como chungas. El espíritu efectista que le impregnó Robert Kirkman al cómic se ve perfectamente trasladado a su adaptación, para bien y para mal. Voy a poner dos ejemplos de situaciones chungas que hemos visto esta tanda, escritos ambos por el jefe, Scott Gimple:

  • Lizzie apuñala a su hermana Mika en 'The Groove' (4x14)
  • El asalto/intento de violación a Carl y Michonne en 'A' (4x16)

Son dos momentos muy chungos sobre el papel. Sin embargo, la construcción de cada uno varía de tal forma que mientras el segundo es una de las escenas más angustiosas que he visto, el primero roza la ridiculez. Si Gimple quería quitar hierro al polémico asunto de que una niña trastornada apuñale a su hermana porque quiere demostrar que se puede hacer amigos de los caminante, se ha pasado de ligereza y el resultado queda en una banalidad que solo sirve para deshacerse de dos actrices de un plumazo.

Precisamente estas dos situaciones y cómo se manejan son el ejemplo perfecto de por qué 'The Walking Dead' es una serie que se mueve en una permanente irregularidad. Una serie capaz de darte de forma casi aleatoria momentos soberbios con otros en los que te da vergüenza ajena. Se ve a la legua que si bien los guionistas tienen muy claras qué quieren contar se pierden en el cómo.

THE WALKING DEAD

¿Este segundo tramo ha sido mejor que el primero? Sí, sin duda. Creo que esta división de personajes le ha venido bien a la serie pese a que a mí no me han logrado cautivar. Es algo que suele pasar con 'The Walking Dead': que al intentar hacer episodios de exploración de personajes se olvidan de que no es incompatible el entretenimiento. Y mientras sigan fallando a la hora de equilibrar la profundización en sus temas con el entretenimiento de sus tramas, 'The Walking Dead' seguirá siendo una eterna aspirante a ser buena sin reservas.

En ¡Vaya Tele! | 'The Walking Dead', la desunión hace la fuerza

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir