Publicidad

'Misfits' se consolida tras su brillante regreso

'Misfits' se consolida tras su brillante regreso
29 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Los nuevos capítulos de ‘Misfits’ están sentando como agua de mayo entre los seguidores. Con tanta expectación y con el precedente de la magnífica primera temporada, los guionistas tenían una papeleta difícil en la segunda temporada de la serie, teniendo que crear nuevos episodios que reunieran las fórmulas del éxito del principio junto a nuevas historias que enganchen al espectador. Lo bueno es que, para esta nueva tanda, ya sabían cuáles eran los atractivos que veían los espectadores en la serie, y en base a ellas se están desarrollando los nuevos capítulos.

Y es que si ‘Misfits‘ es Dios, Nathan Young es su profeta. En los dos episodios emitidos hasta el momento, Nathan se está llevando casi todo el protagonismo muy por encima de sus cuatro compañeros. En primer lugar, por la resolución de la “inoportuna” situación en que le dejamos la temporada pasada; y en segundo lugar, por la aparición de un nuevo familiar que no haría más que meterle en problemas. Todo ello aderezado con la aparición de un misterioso personaje con la firme misión de protegerlos a todos.

La verdad, pensaba que la exhumación de Nathan iba a tardar más tiempo en producirse, pero en los primeros minutos ya teníamos al de rizos cachondeándose de sus compañeros mientras se sacudía el producto intestinal de sus pantalones. Nathan, como siempre, genial hasta en la muerte. Pero si consiguió salir de ahí fue gracias a un misterioso ¿ninja? que mandó un mensaje a sus compañeros para que lo desenterraran. La pregunta es: ¿Quién es ese personaje enmascarado?

Lo primero que se me vino a la cabeza, por pura asociación lógica, es que podría ser el nuevo trabajador social que controla a los chicos, pero una vez visto el segundo capítulo, es bastante probable que la cosa no sea así. Con el cambio de poderes que se produjo tras el efecto de la pastilla que les dio el hermano de Nathan, Curtis viajó al futuro, y no sé si es cosa mía pero el traje que llevaba en ese momento, muy de superhéroe, se asemejaba mucho al que usa nuestro misterioso personaje. ¿Sería posible que el enmascarado fuese el propio Curtis regresado desde el futuro? No me extrañaría nada que así fuera.

Simon

Lo nuevo de ‘Misfits’ está teniendo muchísima acción; probablemente en estos dos capítulos ha habido más escenas de acción que en toda la primera temporada, pero están sabiendo combinarlo de forma perfecta con sus vidas personales, sobre todo de Nathan. Su hermano ha aparecido casi por sorpresa, simplemente para morir unas horas después, pero solventando uno de los asuntos clave del joven Young: su relación con su padre. Parece que la reconciliación es plena, y por fin Nathan podrá dejar de vivir en el centro comunitario.

En cuanto al resto de los chicos, no hay mucho que contar, y es una pena. Alisha y Curtis están siendo casi figurantes en estos primeros capítulos, aunque tampoco es que tengan mucho que aportar. Simon (mi favorito tras Nathan) tuvo que confesar que había asesinado a la antigua trabajadora social, y además tuvo que lidiar con su antigua “compañera de locuras” que se lo hizo pasar canutas; un buen capítulo, sin duda, pero Simon tiene mucho más que decir, y espero que pronto le den la oportunidad. Por último, lo más interesante (y lo único) de Kelly quizá está siendo su relación con Nathan, que no deja de tener altibajos y que, en caso de tener resolución esta temporada, no lo hará hasta el último capítulo. Han encontrado un buen filón en esta relación y, lógicamente, hay que explotarla.

En el aspecto técnico, me da la sensación de que los efectos han mejorado mucho con respecto a la primera temporada, y mención especial se merece la espectacular banda sonora con que nos están deleitando, mucho más cañera y abundante. Y para aquellos preocupados por las audiencias, decirles que el primer capítulo consiguió más del doble de espectadores que su estreno la pasada temporada, por lo que salvo sorpresa, tendremos ‘Misfits’ para tiempo, aunque quizá deba ser con un relevo generacional. Quedan cuatro semanas para que nuestro chicos acaben su servicio a la comunidad. ¿Qué pasará a partir de entonces?

En ¡Vaya Tele! | La importancia de llamarse Nathan Young

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir