Publicidad

MTV invierte los roles de las series de instituto con 'Faking it'

MTV invierte los roles de las series de instituto con 'Faking it'
7 comentarios

Publicidad

Publicidad

Si algo tenemos asimilados como espectadores de ficciones americanas, es qué reglas rigen los institutos. Las chicas guapas, si son animadoras, suelen estar en el estrato social de más arriba junto a los deportistas y algún niño rico mono; los asiáticos son unos ases en matemáticas; y a las fiestas más molonas la gente del montón no tiene invitación, sobre todo aquellos que sufren algún tipo de discriminación por ser distintos. ¿Pero os imagináis un mundo al revés donde estos tópicos no se cumplieran? Pues esta es la idea de ‘Faking it’, la nueva comedia de MTV que ofrece una vuelta de tuerca a este subgénero tan conocido.

Este proyecto se sitúa en Texas, un estado bastante conservador donde nos cuentan que hay un oasis progresista, la ciudad de Austin. Allí no se rigen por los mismos valores y el instituto es una muestra representativa de ello: cualquier persona un poquito diferente lo tiene más fácil para ser popular mientras que la gente guapa simplemente pasa desapercibida. Por ejemplo, un chico gay domina un panorama social donde predomina la aceptación mientras que la rubia cristiana y antipática, que en una película como ‘Chicas Malas’ tiranizaría todo el centro, no encaja y ni tan siquiera tiene opciones a convertirse en la reina del baile.

Es en esta realidad prácticamente utópica donde Amy y Karma llevan tiempo intentando ser un poquito más populares. No necesitan ser las abejas reinas del instituto pero tampoco les importaría que la demás gente supieran de su existencia. ¿Su problema? Que son dos chicas blancas, monas e inteligentes pero no destacan por nada en concreto. Por esto, cuando un buen día las confunden por una pareja de lesbianas, aprovechan su oportunidad. Descubren que como heterosexuales son unas nadie y en cambio como pareja son las únicas lesbianas del instituto y, por lo tanto, les hacen caso. Así que deciden vivir esta mentira.

Un universo con potencial

El universo que ofrece ‘Faking it’ es muy llamativo y original. Es refrescante ver una serie de adolescentes que da la vuelta a los tópicos, donde se puede ver a un homosexual o una enana como líderes de la escuela y no necesariamente como personas un tanto discriminadas, como suele ocurrir en estas series (el gay siempre tiene que salir del armario y la aceptación suele tardar en llegar). Pero, curiosamente, ‘Faking it’ tampoco lo termina de explotar en los tres primeros episodios.

Es lo que tiene ser una comedia que se aleja del modelo de la sitcom. Prácticamente tiene una estructura dramática resumida en veinte minutos y, como tenía la obligación de explicar las bases de esta amistad entre Karma y Amy, el malentendido y presentar el universo, pues se quedan cortos a la hora de ser realmente cómicos. Es una característica que comparte con otra serie de MTV, ‘Awkward’, aunque la serie sobre Jenna Hamilton era más efectiva y aguda a la hora de hacer las presentaciones. Ese falso suicidio tenía mucha gracia y rápidamente Sadie se ganaba al público con sus borderías y sus “you’re welcome”.

¿Hasta cuándo puede durar la farsa?
Además, también juega en su contra que el punto de partida es una buena idea también es muy básica. Suena a sketch, suena incluso a película chorra de noventa minutos, pero no parece que pueda alargarse demasiado. A pesar de que haya cierto giro al final del piloto que le podría dar cierta profundidad, al ver ‘Faking it’ no pude evitar pensar que me gustaría ver más de ese oasis social y escuchar hablar menos de la relación lésbica y de cómo las dos chicas tienen que fingir en público. Sobre todo porque las situaciones cómicas no rematan y esto, al fin y al cabo, es una comedia.

Esto no quita que ‘Faking it’ es una muy buena compañera de programación para ‘Awkward’, que es más cínica y también ofrece una óptica distinta del género. Tiene la ambición de ser una serie teen más o menos adulta, es consciente y los personajes tienen potencial. Pero también debe aprender a ser divertida y rematar las bromas, algo que ‘Awkward’ sí supo lograr desde un principio (otra cosa es que tuviera temporadas más flojas, pero sabíamos que el talento estaba), y no le iría mal un poquito más de acidez para no convertirse una especie de ’10 razones para odiarte’.

Y, ya puestos, será interesante ver hasta qué punto ‘Faking it’ se refiere a la relación de las dos protagonistas, que fingen ser lesbianas y pareja, o podrá transformarse en algo más general. Los adolescentes suelen basar gran parte de su vida en las apariencias, evitando que no se noten las inseguridades, y probablemente la serie ganará cuando el título sea más general y se refiera menos a esta relación. Porque la relación, por jugosa que parezca, no puede durar eternamente.

En ¡Vaya Tele! | 'Awkward': menos Jenna, más diversión

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir