Publicidad

No hay nada como la cruda telerrealidad

No hay nada como la cruda telerrealidad
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Los espectadores habituales de los realities americanos seguro que vieron ‘Siberia’ y automáticamente detectaron todas sus similitudes con el concurso de supervivencia ‘Survivor’. Es una serie sobre un programa de competición y la presentación de los personajes, el montaje del episodio y las pruebas siguen estrictamente el formato de telerrealidad, sólo que en este caso absolutamente todo es mentira. Están en Rusia, hay sucesos extraños y, curiosamente, no tiene un ritmo tan ágil.

No es raro. Puede que a menudo se critique que los realities siguen un guión, pero no existe nada como la naturalidad de los retratados por las cámaras. Les pondrán las circunstancias adecuadas para que salten chispas, pero nadie les elige las palabras que salen de sus bocas y ya hemos visto varias veces en televisión series de ficción que intentan plagiar el formato de forma anecdótica y sin tanto éxito. Aquí vienen unos cuantos ejemplos.

‘Queen of Jordan’ y ‘The Real Housewives’

No existía nada más meta-televisivo que ’30 Rock’. Tina Fey ambientó su serie dentro de un canal de televisión y hablaba de un programa del estilo de ‘Saturday Night Live’. Y sus críticas a los contenidos fueron habituales. Destacaría esa parodia de ‘Survivor’ que fue ‘MILF Island’, acertadísima, pero no le salió tan bien la jugada cuando dedicó un episodio entero a plagiar la franquicia de ‘The Real Housewives’, que ya tiene sede en Atlanta, O.C., Nueva York, Beverly Hills, Miami y New Jersey. Puede que la mujer de Tracy Jordan tuviese gracia como nueva rica que no se muerde la lengua, pero por alguna razón NeNe Leakes es toda una celebrity en los Estados Unidos:

‘Ghostfacers’ y ‘Ghost Hunters’

En la tercera temporada de ‘Supernatural’, Sam y Dean Winchester toparon con los Ghostfacers, unos chavales que buscaban hacerse famosos persiguiendo fantasmas. El canal CW hasta estuvo a punto de darles un spin-off y este episodio, grabado como si fuese un docurreality, prácticamente servía de piloto. Pero el proyecto no siguió adelante y puede entenderse. Puestos a ver personajes peculiares persiguiendo fenómenos paranormales, en Estados Unidos ya tienen a los ‘Ghost Hunters’. Está protagonizado por Jason Hawes, el fundador de The Atlantic Paranormal Society (TAPS) y es más cachondo porque existe de verdad.

‘Grey’s Anatomy’ y ‘Bellvitge Hospital’

‘Anatomía de Grey’ siempre enfatiza las emociones a flor de piel y los comentarios de cariz personal por encima del argot médico. ¿Qué pasaría entonces si les pusiéramos unas cámaras delante a los médicos y les filmasen para un programa documental? Pues Shonda Rhimes creyó que era una buena idea e hizo un docurreality de una hora (7x07) sobre cómo los cirujanos del Seattle Grace se recuperaban del atentado que vivieron al final de la sexta temporada. Sirvió para que viésemos a los protagonistas de otra forma, pero se me hizo más largo que un día sin pan y no transmitía tan bien los sentimientos como sí hizo, por ejemplo, ‘Bellvitge Hospital’ en TV3 en 1999. Un programa muy humano.

‘Siberia’ y ‘Survivor’

He hablado de las comparaciones al principio, pero tenía que hablar de ellas otra vez. La primera demuestra hasta qué punto la sociedad americana tiene asimilados los perfiles de concursante del segundo: está el arrogante, el mayor que cree saberlo todo, la chica que quiere utilizar a los hombres y los ingenuos que realmente quieren disfrutar de la experiencia. Y 'Survivor' juega con ventaja respecto a 'Siberia' porque la bondad y la maldad son mucho más efectivas cuando las consecuencias son reales. Lo más divertido, sin embargo, es comparar la cabecera de ‘Siberia’ añadida arriba con la cabecera de una edición de ‘Survivor’ elegida al azar.

La influencia de ‘Cops’

Cuando un programa lleva en antena más de veinte años es normal que algunas series quieran rendirle homenaje como es el caso de 'Cops' (1989). De forma cómica, ‘Expediente X’ fingió adaptarse al formato y unas cámaras siguieron a Mulder y Scully mientras procuraban capturar al monstruo de la semana. Y ‘Me Llamo Earl’ también grabó un par de episodios donde los protagonistas eran retratados por las cámaras del programa.

¿Creéis que en algún caso las parodias fueron mejores que el original? ¿O sois de la opinión que la falsa telerrealidad paradójicamente tiene mucho menos ritmo?

En ¡Vaya Tele! | 'Survivor', oro televisivo en forma de reality

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir