Compartir
Publicidad
'UnReal', más cinismo, más polémica  y más intrigas tras las cámaras en su segunda temporada
Series de ficción

'UnReal', más cinismo, más polémica y más intrigas tras las cámaras en su segunda temporada

Publicidad
Publicidad

El verano pasado hubo dos series que se llevaron todo el ruido en redes sociales. los elogios de los críticos y que centraban la mayoría de las conversaciones de los seriéfilos: 'Mr. Robot' y 'UnReal'. La primera destacó por la apuesta formal que hacía para contar la historia de su protagonista, un hacker con problemas de socialización y una oscura visión del mundo. La segunda presentaba algo que no se había visto hasta ahora en televisión; el drama detrás de las cámaras de un dating show.

No sabemos cómo volverá 'Mr. Robot' en su segunda temporada (que USA no estrena hasta el 13 de julio), pero sí que tenemos ya el primer vistazo a lo que 'UnReal' nos tiene preparado para la temporada de su confirmación. El primer episodio de su segunda temporada se lanza de cabeza a seguir profundizando en las intrigas, las manipulaciones y las guerras de egos que hay entre los que hacen 'Everlasting'.

AVISO SPOILERS: A partir de este punto habrá spoilers del primer capítulo de la segunda temporada de 'UnReal'.

Las reinas de 'UnReal'

Y guerras de egos parece que va a haber unas cuantas. Rachel y Quinn son las nuevas jefas supremas del reality show, pero eso sólo les granjea más pugnas internas por el control, o por ceder el control. Ambas tienen una idea revolucionaria para mantener 'Everlasting' vigente y atraer la atención del público después de tantos años en antena, que el próximo pretendiente sea negro, y eso acarrea toda una nueva serie de problemas.

En la inspiración real de la serie, 'The Bachelor', no ha habido un pretendiente negro en sus 14 años en antena (sí ha habido concursantes negras), y las reticencias hacia eso que vemos en el arranque de la temporada pueden darnos una idea de por qué. Desde luego, optar por ese jugador de la NFL (interpretado por B.J. Britt) para centrar 'Everlasting' abre para 'UnReal' toda una nueva avenida de tensiones entre sus personajes, además de la posibilidad de hacer comentarios sociales más directos que en la primera entrega.

'Everlasting' tiene un pretendiente negro, algo que 'The Bachelor' no ha tenido nunca en sus 14 años en antena

Sin embargo, de momento, lo que vemos es cómo la nueva posición de poder de Quinn y Rachel se va a ver amenzada por Chet, que regresa de un hilarante retiro "paleolítico" para recuperar su "reino". De hecho, hay varios frentes abiertos detrás de las cámaras de 'Everlasting'. Está Rachel intentando hacerse valer como nueva showrunner, está un rencoroso Jeremy socavando la autoridad de Rachel siempre que puede y, por supuesto, está Chet tramando todo lo que puede para quitarle a Quinn el control del programa.

Y la relación entre Quinn y Rachel no va a hacerse más sencilla ni a fortalecerse en lazos de amistad. En la primera temporada ya vimos que se quieren tanto como se odian, que se necesitan tanto como discuten y chocan, y que Quinn no termine de ceder las riendas del show a Rachel no va a traer nada bueno para todos los demás. Lo mejor de 'UnReal' es ver a Shiri Appleby y Constance Zimmer compartir pantalla y, especialmente, asistir a todas las maneras que la segunda tiene de decir frases ingeniosas y realmente terribles.

A por la consolidación

Unreal Quinnrachel

La segunda temporada de las series que consiguen una gran repercusión en la primera siempre es complicada. Mantener el nivel suele ser más difícil, y 'UnReal' parece dispuesta no sólo a eso, sino a elevar sus dosis de cinismo y puñaladas por la espalda. Rachel, por ejemplo, parece estar más cerca de sufrir una nueva crisis nerviosa que de afianzar su nueva posición de poder, y la guerra entre Quinn y Chet da miedo no tanto por todas las cosas rastreras que él pueda hacer, sino porque ella lo asesina con la mirada cada vez que lo tiene delante.

Las tácticas de manipulación de las concursantes y de las productoras (como esa Madison que, muy probablemente, se ha metido en una situación que la supera por completo) son bastante más crueles que las que vimos en la primera temporada (y ya es decir), y la política racial que va a desplegarse alrededor del pretendiente, con esa sureña con un bikini con la bandera confederada y una activista contra la brutalidad policial contra la comunidad afroamericana, puede ser realmente interesante de ver.

'UnReal' busca consolidarse entre los dramas más provocativos de la televisión, después de haber conseguido saltarse parte de las reticencias que suele despertar su canal, Lifetime. Desde luego, ahora mismo, pocas series hay menos complacientes y más crudas en televisión, y con unas protagonistas más complejas y difíciles. ¿Hasta dónde caerán Quinn, Rachel y Chet por conseguir sus propósitos?

En ¡Vaya Tele! | 'UnReal' es renovada por una tercera temporada antes incluso de estrenar la segunda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio