Compartir
Publicidad
Publicidad
'Gran Hermano': el complicado matrimonio entre televisión y Twitter
Telecinco

'Gran Hermano': el complicado matrimonio entre televisión y Twitter

Publicidad
Publicidad

El pasado jueves 18 de diciembre terminó la edición número quince de uno de los concursos más longevos de la televisión: 'Gran Hermano'. El reality consiguió batir récords en su final y alcanzó un share de un 27,7% de la audiencia, que congregó a casi tres millones y medio de espectadores. Eso sí, hemos de tener en cuenta que no tenía enfrente a su gran rival de temporada: 'Águila roja'.

Es hora de pasar a analizar los detalles de una edición bastante irregular cuya fase final se ha precipitado de una manera que asombró a los fans, y que, como siempre, ha tenido muchas polémicas a su alrededor, aunque, este año, han sido los propios seguidores quienes se han molestado en muchas ocasiones con la organización, y que ha vivido en Twitter una feroz lucha que nos habla de la importancia del share social.

Reconvertirse es difícil

Yoli Ale

Cada nueva edición de 'Gran Hermano' ha de luchar por superarse a sí misma, y ahí viene su gran reto. No se trata sólo de tener un casting potente, sino de conseguir que la dinámica del juego resulte apasionante para el público. Este año se introdujo una novedad muy llamativa, los concursantes participarían por parejas y el resultado de este experimento fue bastante agradable.

Personalmente, tenía muchas dudas sobre si ésta era una buena idea para un programa como 'Gran Hermano' pero creo que finalmente, se consiguieron historias y giros que no habíamos visto hasta esta edición. Otro de los aciertos que considero es que se ha jugado con un grupo de concursantes que conocíamos desde el primer día (a excepción de la reserva que entró la segunda semana). No han ido entrando concursantes nuevos constantemente, una práctica que se llevó al extremo en la temporada pasada y que provocó que, por esa casa, pulularan personas a las que apenas llegábamos a conocer.

Algo destacable de la edición ha sido una recta final vivida a toda velocidad en la que en dos programas se marcharon cinco concursantes. Creo que fue una manera de salvar la situación cuando se vio que muchos de los concursantes que quedaban no gustaban entre el público, pues los consideraban "muebles", es decir, aburridos, es decir, todo lo contrario a lo que 'Gran Hermano' necesita.

Necesita mejorar

Gran Hermano

Y es que el casting ha sido un gran problema de la edición. Los seguidores seguramente recordéis con cariño aquella temporada 12+1 que nos dejó tantos momentos divertidos. El nivel rozó a mucha altura, consiguió alargarse y crear incluso un nuevo programa: 'El reencuentro'; pero el nivel general de las dos ediciones posteriores no ha conseguido acercarse al carisma de ésta.

'El debate' también ha resultado problemático. Más de treinta colaboradores para que siempre acabáramos oyendo las mismas voces. Éste es un protagonismo sobrevenido que incluso ha conseguido sacar de quicio a la audiencia, pues algunos de estos personajes jugaban el papel de "colaborador con todas las de la ley" o "fans del programa" a conveniencia.

Las aportaciones del Súper Maligno no han sido todo lo buenas que se esperaban. Florentino Fernández es uno de los mejores showmans de la televisión, pero en 'Gran Hermano' parecía desubicado y torpe, con meteduras de pata increíbles, como cuando se le escapó aquel secreto entre dos concursantes que el público sí sabía pero los participantes no.

Por último, a nivel personal, tengo que decir que las pruebas semanales me han parecido flojas. En comparación con las primeras entregas de este programa, la evolución no ha ido a mejor precisamente. Además, los concursantes ya no sufren cuando no pasan una prueba, no les afecta, sólo había que ver los taitantos paquetes de pasta y galletas que guardaba la alacena.

Twitter en el punto de mira

Paula Lucia Gran Hermano

'Gran Hermano' se vive los jueves en la gala. Pero, a lo largo de toda la semana, las 24 horas del día, es Internet el escenario de dimes y diretes, de carpetas y luchas entre fans. La web de Telecinco es un caldero en ebullición y Twitter la red social por excelencia en la que los comentaristas más agudos ven crecer sus followers como la espuma.

Telecinco no debería quitar ojo al movimiento que se genera en la red y, al menos, escuchar lo que tienen que decir esos seguidores que lo dan todo (de forma literal) por 'Gran Hermano'. Ya os hablamos de la polémica surgida a raíz de #TimoGH15, pues bien, nos podemos imaginar la cara que se le quedó a todos esos fans cuando vieron el tiempo que se otorgaba a cada concursante en la final. Una acción que tuvo como consecuencia el resultado que todos conocéis.

En ¡Vaya Tele! | 'Gran Hermano 15' y sus ganas de seguir sorprendiendo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos