'Pesadilla en el paraíso 2': la tercera gala ha presentado dos expulsiones, un duelo de altura y alguien quemándose el pelo por husmear en el horno
Telecinco

'Pesadilla en el paraíso 2': la tercera gala ha presentado dos expulsiones, un duelo de altura y alguien quemándose el pelo por husmear en el horno

Telecinco, cada vez más, es ese niño que después de meter los dedos en el enchufe y pegarse un calambrazo, lo intenta con un tenedor a ver si así sí. ¿Por qué digo esto? Porque en sus redes sociales ya empiezan a tontear con la idea de una tercera edición de 'Pesadilla en el paraíso', dos semanas después de empezar la segunda y sin que los datos de audiencia hagan presagiar nada más que un sonoro fracaso. Como siempre, os contamos lo que ha pasado en una gala que ha mezclado expulsiones inesperadas, duelos de titanes y un sorprendente abandono. Vamos que nos vamos.

Adiós con el corazón

Si 'Pesadilla en el paraíso' pretendía aumentar las semanas de edición, lo va a tener más complicado de lo que esperaba. Y es que al expulsado por el público se une Pablo Sebastián, más conocido por todos como "el pianista de Parada". También ayuda a ver un poco el nivel de lo que se considera VIP en Mediaset estos días.

La cosa es que durante la prueba de capataz, Sebastián, envuelto como un burrito, se cayó de morros contra el suelo, y la doctora de la granja le propuso que sanara mejor fuera para evitar infecciones. Sabiendo que lo de ganar estaba muy difícil, el antiguo amigo de Parada decidió abandonar, algo que, os lo juro, predijo el maestro Joao unos días antes. Es casi como si estuviera escrito de antemano, ¿eh?

Pesadilla

Ya desde plató, Sebastián ha tenido que aguantar que le pusieran un vídeo con sus compañeros llamándole de todo menos guapo, afirmando que después de unas cuantas semanas sin dar palo al agua había aprovechado para tirarse y marcharse de manera digna. Francamente, tiene 78 años y ha decidido participar en una prueba física. Bastante que lo ha intentado antes de pegarse el morrazo. Por cierto, la prueba, que tres concursantes no pudieron jugar por saltarse las normas, la ganó Borja Estrada y Antonio Montero la de inmunidad, por si había alguien comiéndose las uñas al respecto.

No es la elegida de dios

La semana pasada, los concursantes decidieron dejar en la casilla de salida a Kiko Jiménez y su suegra, Maite Galdeano. Ambos dedicaron esta semana a pasar un buen rato, e incluso presumieron de las costillas que pudieron comer como premio: Tania, la exconcursante de 'La isla de las tentaciones', se enfadó tanto que terminó esparciendo los huesos de las mismas por sus camas. Vamos, un perrenque que ni en un campamento de verano.

Pesadilla

Los porcentajes anunciaban al principio de la noche un 42% frente a un 58%, y poco variarían: al final, con un 55% de los votos del público, Maite Galdeano se ha despedido después de gritar por activa y por pasiva que ella quería hacer el concurso sola. "Me da mucha pena, pero tengo muchas ganas de ver a mi gente, me voy feliz", ha dicho en el discurso estándar de despedida de un reality Telecinquero.

Al final, la ya exconcursante decidió nominar directamente a José Antonio Avilés (un habitual de 'Viva la vida'), mientras que el resto de concursantes hicieron piña otra vez para nominar a Kiko, que no paraba de acusarles de pacto. Los dos no han parado de discutir durante toda la semana, así que vaya quien se vaya, el programa girará 180 grados. Y viendo Twitter, es bastante fácil adivinar quién será el que haga las maletas.

En esta granja cuántas cosas podrás hacer

Las cuatro horas de gala han dado para más cosas, claro. Durante las nominaciones, Avilés ha mandado un recado a Terelu Campos (aquí nadie se queda sin cenar) que ha causado el cabreo y posterior nominación de Borja Estrada: "Investiga una casa que ha vendido Pipi por un millón de euros". La cosa es que el hijo de Pipi le dio la información con la condición de que no la soltara en directo, pero claro, si puede liarla, pues la lía. Al final, por lo visto, el piso era de la madre. Ojalá hablar de millones con la tranquilidad con la que habla esta gente, la verdad.

Además, Antonio Montero casi se ha quemado el pelo al acercarse demasiado al horno, y Silvina acabó cortándoselo para evitar males mayores. En plató, Tom Brusse y Marta Peñate, que pasaban por ahí, se han lanzado un par de reprimendas. Nada espectacular, no os voy a engañar: él la ha llamado "mejor pescadora de pulpo" y ella "sugar daddy". Originalísimo.

Y hasta aquí la gala 3 de 'Pesadilla en el paraíso'. Poco a poco, y hasta que a Telecinco le apetezca volver a alargarlo para enganchar con 'Supervivientes 2023', seguiremos viendo semana a semana los desmanes, dimes y diretes de la granja en cuestión. ¡La semana que viene, más!

Temas
Inicio