Compartir
Publicidad
Publicidad
Descubriendo a Thomas Jane: diez papeles que demuestran que es mucho más que Punisher
Actores y actrices

Descubriendo a Thomas Jane: diez papeles que demuestran que es mucho más que Punisher

Publicidad
Publicidad

Lejos quedan los tiempos de los héroes de acción de una pieza. Tan lejos, que les ha dado tiempo de crecer, triunfar, decaer, desaparecer, hibernar y resurgir, unos con más fortuna que otros. Chuck Norris como caricatura memética, Schwarzenegger simplemente volviendo (que para eso dijo que volvería), Stallone exprimiendo el ciclo completo con 'Los mercenarios' y Van Damme... bueno, siendo Van Damme.

Sin embargo, en el interín hemos necesitado otros héroes de acción, no tan graníticos como los de los ochenta, pero igualmente efectivos. Algunos de ellos (Nicolas Cage, Samuel L. Jackson, Hugh Jackman, Liam Neeson) han combinado cine dramático con la épica de la pólvora. Otros (Dwayne Johnson, Vin Diesel, Jason Statham) han funcionado como herederos de aquellos héroes canónicos y estólidos.

En un curioso punto intermedio está Thomas Jane, un héroe de acción con cierto trasfondo dramático. Un tío mazas que funciona como mole resistente a las balas pero que también es capaz de dar cierta fragilidad a sus papeles, como demuestran sus ocasionales incursiones en géneros ajenos a la acción y al thriller.

Hoy te proponemos un paseo por su filmografía con diez papeles que abarcan todos los estilos pero que, sobre todo, demuestran una versatilidad que debería haberle garantizado cierto estatus más allá de la condena a los bajos presupuestos donde parece estar estancado. Una turbia vida personal y algo de mala suerte le han distanciado de un status de estrella que parece resistírsele.

La última vez que me suicidé (1997)

Tras aparecer en películas como el largometraje de 'Buffy, la cazavampiros' o la secuela de 'El cuervo', Jane estuvo ocupado durante 1997. Sus papeles secundarios comenzaron a destacar en producciones como 'Face/Off' o 'Boogie Nights', y protagonizó este drama de Stephen Kay acerca de Neal Cassady, uno de los escritores más prominentes de la Generación Beat y famoso por una significativa carta que escribió a Jack Kerouac. En la película se habla de sus relaciones y esquiva personalidad, y Jane le da al personaje una imprevisibilidad juvenil muy interesante.

La velocidad de la vida (1998)

Antes de dar el salto a la acción con 'Deep Blue Sea', Thomas Jane sigue apareciendo en papeles dramáticos en películas conocidas, como 'La delgada línea roja', o protagonizando producciones decididamente menores, como el thriller humorístico 'Jueves' o el drama ligero (pero sórdido) 'La velocidad de la vida', donde da vida a un gigoló amigo del actor porno enfermo de SIDA Valentino (Vincent D'Onofrio).

Deep Blue Sea (1999)

Tiburones superinteligentes, una base de investigación submarina y una aventura con mucha sorna son los ingredientes de una de las primeras películas de acción pura de Jane. Una estimable y muy sólida aventura, claustrofóbica y previa a la ridícula fiebre de megatiburones actual, y que tiene una de las mejores escenas de muerte de una personaje de la historia. Los que la habéis visto sabéis de qué hablo.

Rodada por un Renny Harlin muy inspirado pero con una carrera que ya daba bandazos tras el fracaso de 'Memoria letal', es una de las producciones más revisables de Jane. En ella interpreta a un personaje en el que se especializaría: el tipo duro, carismático, pero con trasfondo dramático y mirada triste.

El cazador de sueños (2003)

Un estrepitoso fracaso de taquilla que relegó a las adaptaciones de Stephen King a la serie B, un nicho del que solo está saliendo una década después y en el que ha habido excepciones como, curiosamente, la también interpretada por Jane 'La niebla'. Aquí, el actor es parte de un reparto coral notable (Morgan Freeman, Jason Lee, Timothy Olyphant, Tom Sizemore, Donnie Wahlberg) en una historia algo desnortada de ultracuerpos y telepatía.

El Castigador (2004)

Uno de los papeles más conocidos de Jane es también uno de los que mejor encajan con su personalidad. Distanciándose del vengador de una pieza que encarnó Dolph Lundgren en la (estupenda) primera adaptación del personaje Marvel, Jane le dio una psicología trágica al personaje imprescindible para no convertirlo en una caricatura.

Jane repitió como Frank Castle en el extraordinario corto fan 'Dirty Laundry' (en muchos sentidos, superior a la película), y aunque ya ha avisado de que no le interesa recuperar al personaje, su interpretación queda como la más emocional y dramática del mismo. Si te gusta le película, mucho ojo a los extras del DVD, donde se narra el durísimo proceso que Jane llevó a cabo para interpretar a Castle, hasta llegar un punto en que la película se rodaba movida por su absoluta implicación.

La niebla (2007)

Una de las mejores adaptaciones recientes de Stephen King cuenta con un Thomas Jane entonadísimo y que, en lo personal, estaba atravesando un infierno de adicción al alcohol. Jane consigue crear un héroe tridimensional, lo que sin duda añade personalidad a este estpuendo relato de una invasión de la Tierra que empieza con la típica situación claustrofóbica con ecos de John Carpenter y acaba con algunas de las imágenes más memorables del cine fantástico de la época.

Crónicas mutantes (2008)

En 2008 Jane decidió acabar con su adicción cuando fue detenido tres veces consecutivas por quedarse dormido otras tantas veces al volante de su coche cuando volvía ebrio del funeral de un amigo. Fue ahí donde se dio cuenta de que debía cambiar su vida. Paradójicamente, también fue uno de sus años con más estrenos, aunque los tiempos de coqueteo con el cine mainstream gracias a 'El Castigador' o 'La niebla' ya no volverían.

'Crónicas Mutantes' es una modestísima producción de ciencia-ficción basada en un juego de rol y planteada para el mercado doméstico. Acompañan a Jane Ron Perlman y John Malkovich, y entre los tres dignifican la historia de una máquina llegada del espacio llegada al planeta hace diez mil años y que convierte a los humanos en mutantes.

Give 'em Hell Malone (2008)

En la última década, y salvo alguna excepción concreta, Jane se ha visto inmerso en thrillers y dramas de bajo presupuesto siendo a menudo el tercer vértice en un triángulo de actores o de comparsa con actores de primera fila en horas bajas, como Bruce Willis en la divertida 'Vice' o John Cusack en la costrosilla 'Fuga al límite'.

Uno de sus últimos papeles protagonistas fue en 'Give 'em Hell Malone', un sentido homenaje a la serie negra en la que Jane encaja como un guante y donde le acompañan Ving Rhames y Elsa Pataky. En esta curiosa y sardónica película tenemos una maleta de contenido misterioso que va cambiando de manos, unas cuantas masacres y el habitual carisma de un Jane más taciturno que nunca.

I Melt with You (2008)

Ya casi definitivamente condenado a las producciones menores, cuando no decididamete amateurs, esta película tiene, sin embargo, interés por lo que tiene de autobiográfica y que Jane también coprodujo. Habla de un trío de amigos (Jane, Jeremy Piven y Rob Lowe) que una vez al año se sumergen en una espiral de drogas y que en esta ocasión, cómo no, acaba mal. Jane ha reconocido que rodar algunas secuencias de intoxicación máxima de la película (por lo demás, un drama muy menor) le resultó especialmente doloroso.

Hung (Superdotado) (2009-2011)

El último papel protagonista de relevancia de Thomas Jane fue para HBO. 'Hung (Superdotado)' es una tragicomedia acerca de un entrenador de baloncesto en la ruina que se ve forzado a trabajar como gigoló y sacar partido de sudotación física. Sus dudas y su peculiar relación con un par de ayudantes será el núcleo de una serie semi-olvidada pero que bien merece una revisión, sobre todo para comprobar el nunca demasiado explotado talento de Jane para la comedia de baja intensidad.

Jane está sumergido de forma más o menos definitiva en películas menores, como las producciones de acción 'Acorralados' u 'Hombres de valor', o las de terror 'El velo' y 'Somnia'. Pero hay espacio para la esperanza: en marzo se reveló su presencia en la esperadísima 'The Predator' de Shane Black. Sería una estupenda oportunidad para ver a Jane reconvertido en ese héroe de acción que, como todos sus personajes y él mismo, ha pasado por demasiadas tragedias personales.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos