Compartir
Publicidad
Publicidad

'Secret Sunshine', un lugar aburrido

'Secret Sunshine', un lugar aburrido
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'Secret Sunshine' es el título internacional que ha recibido 'Milyang', película coreana que a su vez toma prestado el nombre de la ciudad donde fue filmada para su título original. Se trata de la nueva película (y eso contando que ya tiene dos años) de Lee Chang-dong, director de prestigio que hasta ahora ha firmado cuatro películas, todas ellas ganadoras de un buen puñado de premios. La presente se ha hecho con los galardones de mejor película, director y actriz en los Asian Film Awards, que son algo así como los Oscars asiáticos. Además, en el Festival de Cannes de hace dos años se alzó con el premio a la mejor actriz, Jeon Do-yeon, sin duda lo mejor de 'Secret Sunshine', y también lo único.

A veces me sorprendo de las buenas críticas que recibe tal o cual película, algo que se acentúa sobremanera cuando el título en cuestión procede de tierras orientales. Es curioso, pues el rasero parece cambiar cuando las películas provienen de allí, como si poseyeran la capacidad de hipnosis para convencer a todo el mundo de que son buenas. Bien es cierto que si no fuera por muchas perlas provenientes de allí (yo aún le debo a mi compañero Caviaro el descubrimiento de muchas de ellas) algunos cinéfilos andaríamos enfadados todo el día por la mediocridad reinante en el actual cine. Pero también desde allí nos importan peñazos, y éste es uno de ellos.

La historia de la película empieza con una joven mujer (Shin-ae) que, tras la muerte de su marido, decide viajar al pueblo natal (Milyang) de aquél con su hijo pequeño. Allí, donde es prácticamente una desconocida, comenzará una nueva vida, en la que recuperará una de sus pasiones, ser profesora de piano. Pero cuando las cosas empiezan más o menos a ir bien, el hijo de Shin-ae es secuestrado, y su mundo se derrumba. Este hecho tendrá fatales y destructoras consecuencias para Shin-ae, que encontrará consuelo en la religión.

'Secret Sunshine' es el claro ejemplo de película con trama interesante, pero cuya forma de exposición la convierte e una de las más insoportables que se hayan visto recientemente (y aquí pueden meterse en el mismo saco films de toda índole, ya que un peñazo lo es, sea un film de acción, sea un drama, sea una comedia, etc.). Siempre he defendido la idea de que da igual qué te cuenta una película, si ésta lo hace de una forma que te tenga atento a la pantalla. No me importa si es un western, un drama, un film de Sci-Fi, o todo junto a la vez. Me da igual si el argumento es el más complicado jamás visto, o la premisa más sencilla que se haya escrito, siempre y cuando lo hagan de forma atractiva. La forma hace el fondo. Cuando estos dos términos se separan a gran distancia, algo no funciona, y en el caso de 'Secret Sunshine' es el lentísimo y pesadísimo tratamiento de lo que cuenta.

secret-sunshine-2.jpg

Hablamos de una película de 142 minutos de duración, en los que el director se explaya demasiado con una historia que desde luego hubiera ganado muchísimo de haber sido condensada en su justa medida. De la otra forma, el film se diferencia en varios bloques que no terminan de encontrar el tono adecuado. La película empieza como un drama intimista, el de una mujer que busca una nueva vida aún echando de menos a su marido. De repente, y antes de que nos adentremos en un sueño profundo, cambia a lo que parece un thriller (el secuestro de su hijo), para terminar hablando de la monumental ceguera de algunos cuando se enganchan única y exclusivamente a la religión.

'Secret Sunshine' se aguanta a duras penas, gracias a la loable interpretación de su actriz principal, merecedora de todos los premios que ha llevado y más. Jeon Do-yeon pone toda la carne en el asador, haciendo pasar a su personaje por distintos estados de ánimo y conectando con el público. Es una pena que su trabajo quede oculto dentro de una película que pone a prueba la paciencia del espectador a lo largo y ancho del metraje. Do-yeon está muy por encima de su compañero de reparto, Song Kang-ho (visto en 'The Host' o 'Memories of Murder'), que da vida a uno de esos personajes que suelen quedarle tan bien: un hombre corto de miras que roza la estupidez. El problema es que aquí, no causa tanta fascinación como en otros trabajos suyos, y la relación con Shian-ae, de quien está bobamente enamorado, pierde fuelle al poco de comenzar, por no hablar de que es el aspecto más previsible y tópico del film.

La película ha conocido un estreno limitado y tardío en nuestras salas, destinado sobre todo a los fans del cine oriental, o todos aquellos que quieren ver algo distinto a lo que Hollywood nos suele ofrecer. No termino de encontrarle el sentido al estreno de un film dos años después de lo debido, cuando muchos aficionados lo habrán visto por otros métodos. Al final, es la pescadilla que se muerde la cola, estrenos tardíos que no funcionan porque parte de su público ya lo ha visto, lo que hace que las distribuidoras (las principales culpables del retraso de cualquier película, ellas y nadie más) se arriesguen cada vez menos a estrenar en cines films de esta índole, que tienen su público. Independientemente de que a mí me haya parecido una mala película (esas largas secuencias en plano general no llevan a ningún lado), 'Secret Sunshine' está destinada al olvido por culpa de una mala distribución, algo por lo que siempre hay que lamentarse. Mientras esta vez yo no me quejo demasiado me retiro a mis aposentos a escribir cómo han destrozado el universo creado por James Cameron.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos