Compartir
Publicidad
Publicidad

Los cortometrajes de Santiago Segura

Los cortometrajes de Santiago Segura
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El estreno este pasado viernes de 'Torrente 5: Operación Eurovegas' (2014) ha devuelto a Santiago Segura a los titulares de todos los medios de nuestro país, algo que ya empezó a suceder antes de que rodase 'Torrente, el brazo tonto de la ley' (1998), su primer largometraje como director. Eso sí, no lo hizo sin experiencia tras las cámaras, pues ya tenía en su haber cuatro cortometrajes: 'Relatos de la medianoche' (1989), 'Evilio' (1992), 'Perturbado' (1993) y 'Evilio vuelve -El purificador-' (1994).

Aprovechando la llegada a los cines de su discreto quinto largometraje, hemos querido echar la vista atrás y recuperar esos cuatro cortometrajes que sirvieron a Santiago Segura para ir entrando de forma paulatina en la industria del cine español, donde no ha dejado de demostrar su capacidad para sacar adelante grandes éxitos -esta semana ha sumado otro-. Más complicados fueron sus comienzos y si queréis saber más sobre ellos, no dudéis en seguir leyendo.

'Relatos de la medianoche'

Segura tenía apenas 14 años cuando se hizo con una cámara de Super 8 en el Rastro de Madrid, tardando bien poco en rodar varias cosas con sus amigos, pero lo primero en trascender fue 'Relatos de la medianoche'. De hecho, incluso consiguió un premio económico en un Festival de Valencia, siendo ahí cuando Fernando Trueba conoció su obra. En el corto se nota la notable falta de medios -no podría criticar a nadie que usase la palabra cutre para describirlo-, pero es una obra curiosa y hasta cierto punto simpática.

Por cierto, si tenéis tiempo, os recomendaría ver el vídeo completo de más arriba -por desgracia, me ha sido imposible encontrar 'Relatos de la medianoche' de forma aislada-, ya que además de recopilar todos sus cortometrajes -y con una introducción para cada uno de ellos-, también muestra muchas más cosas sobre sus inicios. Luego os gustará más o menos, pero como mínimo hay que reconocer que sabe reírse de sí mismo -pero hacerlo de verdad y no en una entrevista con todo ya prefijado-, algo muy poco habitual en la industria del cine español.

'Evilio'

Trueba aconsejó a Segura que rodase sus siguientes trabajos en 35mm, lo cual le llevó a participar en diferentes concursos de televisión -aquí podéis ver su participación en 'No te rías que es peor'- para conseguir la financiación necesaria para sacar adelante esta historia de un mendigo psicópata que ataca a jovencitas. No es particularmente original, pero está contado con pulso y su desenlace, donde Segura cuenta con dos cameos de lujo -recurso que no dudó en explotar al máximo en futuros trabajos-, funciona bastante bien.

'Perturbado'

Ganador del Goya al mejor cortometraje de ficción, 'Perturbado' es un título que homenajea sin rubor a esa obra maestra del séptimo arte titulada 'Psicosis' ('Psycho', Alfred Hitchcock, 1960). Se aprecia, dentro de lo burdo que es en algunos momentos, una mejora en el trabajo de dirección y Segura está muy convincente dando vida al obseso sexual protagonista -atención al peculiar look utilizado para resaltar aún más su condición-, pero no es, ni de lejos, lo que uno esperaría del ganador de un Goya. Por cierto, si os llamado la atención el momento en el que está viendo la televisión, pinchad aquí.

'Evilio vuelve (El purificador)'

El más profesional al ser en el que Segura contó con mayores medios -para algo tenía que servir el Goya-, pero también un tanto decepcionante, tanto por lo ridículo que resulta en momentos puntuales -ese jo de cierto personaje o la reacción del protagonista ante el vómito de una de sus víctimas- como por lo poco estimulante y excesivamente obvia que resulta su carga de crítica social. El personaje en sí mismo sigue resultado atractivo, pero da la sensación de que Segura quiso ir un poco a lo seguro y no terminó de salirle bien la jugada.

Apenas pasarían unos meses desde la finalización de 'Evilio vuelve (El purificador)' hasta que Santiago Segura consiguió un jugoso papel secundario en 'El día de la bestia' (Álex de la Iglesia, 1995). Su aparición como delirante satánico de Carabanchel no solamente le hizo ganar otro Goya, en esta ocasión el reservado al mejor actor revelación -tres años después volvería a alzarse con la estatuilla reservada al mejor director novel-, sino que le alejó de forma definitiva del mundo del cortometraje para aprovecharse de su recién adquirida popularidad como actor.

¿Cuál de los cuatro cortometrajes de Segura os ha gustado más?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos